Aus­tria pue­de ser el pri­mer país de la UE con pre­si­den­te ul­tra­de­re­chis­ta

Nor­bert Ho­fer, del xe­nó­fo­bo FPÖ, fa­vo­ri­to en la se­gun­da vuel­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PATRICIA BAELO

Uno de los pri­me­ros en fe­li­ci­tar a Do­nald Trump por su vic­to­ria en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos fue Heinz-Ch­ris­tian Stra­che, je­fe del Par­ti­do de la Li­ber­tad (FPÖ), que pue­de jac­tar­se de ser el po­lí­ti­co aus­tría­co más po­pu­lar del mo­men­to. «La iz­quier­da y la in­trin­ca­da éli­te son cas­ti­ga­das una y otra vez en las ur­nas por los elec­to­res», es­cri­bió el 9 de no­viem­bre el lí­der xe­nó­fo­bo en su pá­gi­na de Fa­ce­book, que cuen­ta ya con cer­ca de 450.000 se­gui­do­res. El en­tu­sias­mo an­te la elec­ción del mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se se que­da­rá cor­to an­te la eu­fo­ria que po­drían ex­pe­ri­men­tar Stra­che y los su­yos si es­te do­min­go se cum­plen los pro­nós­ti­cos y Aus­tria se con­vier­te en el pri­mer país eu­ro­peo con un je­fe de Estado de ex­tre­ma de­re­cha.

En to­das las en­cues­tas, el can­di­da­to del FPÖ, Nor­bert Ho­fer, le sa­ca una ven­ta­ja de entre dos y seis pun­tos a su ri­val, el eco­lo­gis­ta Ale­xan­der Van der Be­llen, de ca­ra a la se­gun­da ron­da de las pre­si­den­cia­les aus­tría­cas. De ma­te­ria­li­zar­se su vic­to­ria, el 4 de di­ciem­bre que­da­rá re­gis­tra­do en los li­bros de his­to­ria co­mo una fe­cha ne­gra pa­ra to­do el con­ti­nen­te, que des­de que es­ta­lló la cri­sis mi­gra­to­ria su­fre por la de­ca­den­cia del bi­par­ti­dis­mo y, aún más, por el au­ge im­pa­ra­ble de la ul­tra­de­re­cha, que ha ca­pi­ta­li­za­do el re­cha­zo de la po­bla­ción a la lle­ga­da de re­fu­gia­dos. Una ten­den­cia que en Aus­tria pre­ci­pi­tó la re­nun­cia del je­fe del Go­bierno, el so­cial­de­mó­cra­ta Wer­ner Fay­mann, y que Bru­se­las ob­ser­va con preo­cu­pa­ción des­pués de que se hi­cie­ra evi­den­te con el bre­xit.

Pe­ro es que, ade­más, las au­to­ri­da­des del país al­pino, go­ber­na­do des­de 1945 por so­cia­lis­tas o con­ser­va­do­res, se lo han pues­to en ban­de­ja al xe­nó­fo­bo Ho­fer, que el pa­sa­do 23 de ma­yo per­dió por so­lo 30.000 pa­pe­le­tas fren­te al pro­gre­sis­ta Van der Be­llen. La ul­tra­de­re­cha im­pug­nó el re­sul­ta­do ale­gan­do fa­llos de pro­ce­di­mien­to y, dos me­ses des­pués, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal obli­gó a re­pe­tir la se­gun­da vuel­ta de los co­mi­cios, tras ha­ber con­fir­ma­do que hu­bo so­bres que se abrie­ron an­tes de tiem­po o fue­ron guar­da­dos de for­ma in­co­rrec­ta. Un epi­so­dio «pro­pio de una re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra», co­mo lle­ga­ron a de­cir los ana­lis­tas, que vie­ron su te­sis re­for­za­da cuan­do en sep­tiem­bre las au­to­ri­da­des aus­tría­cas anun­cia­ron que te­nían que re­tra­sar la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes, pre­vis­ta pa­ra el 2 de oc­tu­bre, de­bi­do a un pro­ble­ma con los ad­he­si­vos de los so­bres.

«Aus­tria, el tre­men­do ri­dícu­lo», re­za­ba un editorial del se­ma­na­rio ale­mán Der Spie­gel so­bre la tur­bu­len­ta cam­pa­ña pa­ra bus­car su­ce­sor a Heinz Fis­cher, que tras 12 años de­jó en ju­lio la pre­si­den­cia, un car­go sim­bó­li­co con es­ca­sas fun­cio­nes po­lí­ti­cas. Aun así, Eu­ro­pa es­tá muy pen­dien­te de los 6,4 mi­llo­nes de aus­tría­cos que es­tán lla­ma­dos a las ur­nas el do­min­go en me­dio de un cli­ma de ten­sión que ha lle­va­do a las au­to­ri­da­des a prohi­bir el ac­ce­so de la pren­sa a las sa­las de vo­ta­ción e in­clu­so a po­ner a Van der Be­llen ba­jo pro­tec­ción po­li­cial, des­pués de que fue­ra ame­na­za­do de muer­te por gru­pos neo­na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.