Cher­nó­bil en­tie­rra sus fan­tas­mas

El nue­vo sar­có­fa­go evi­ta­rá las fugas ra­diac­ti­vas du­ran­te un si­glo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. R.

El reac­tor nú­me­ro 4 de Cher­nó­bil, cu­ya ex­plo­sión el 26 de abril de 1986 cau­só el ma­yor ac­ci­den­te nu­clear de la his­to­ria, ha de­ja­do de ser un pe­li­gro. O al me­nos de­ja­rá de ser­lo du­ran­te un si­glo, el tiem­po de vi­da pa­ra el que fue di­se­ña­do su nue­vo sar­có­fa­go, una bó­ve­da de ace­ro cu­yas obras con­clu­ye­ron ayer y que ser­vi­rá de se­pul­cro de la ve­tus­ta ins­ta­la­ción ató­mi­ca. Su mi­sión fun­da­men­tal es evi­tar las fugas ra­diac­ti­vas, lo que la an­te­rior es­truc­tu­ra de hor­mi­gón, cu­ya cons­truc­ción cos­tó la vi­da a de­ce­nas de li­qui­da­do­res, no pu­do se­llar del to­do. Cher­nó­bil ya no es una ame­na­za.

La nue­va cú­pu­la, fa­bri­ca­da en Ita­lia con un cos­te de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros, re­po­sa so­bre dos vi­gas rec­tan­gu­la­res de ce­men­to y pe­sa 36.000 to­ne­la­das, tres ve­ces y me­dia el pe­so de la to­rre Eif­fel. Mi­de 108 me­tros de al­tu­ra, equi­va­len­tes a un edi­fi­cio de 30 pi­sos. No so­lo cuen­ta la can­ti­dad, sino, so­bre to­do, la ca­li­dad. Y en cien­cia no se mi­de por el nú­me­ro de ar­tícu­los que pu­bli­ca ca­da in­ves­ti­ga­dor, sino por las ci­tas que de su tra­ba­jo rea­li­zan los de­más cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do. Y es­te es el in­di­ca­dor que si­gue la agen­cia in­ter­na­cio­nal Thom­pson Reuters pa­ra ela­bo­rar la lis­ta de cien­tí­fi­cos más pres­ti­gio­sos del mun­do, entre los años 2004 y 2014, en fun­ción de sus dis­tin­tas áreas de es­pe­cia­li­dad. Son 3.000 en to­tal y, entre ellos, se han co­la­do cua­tro ga­lle­gos, de los que tres tra­ba­jan en Ga­li­cia. Se tra­ta del bió­lo­go de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go Da­vid Po­sa­da, de los ma­te­má­ti­cos de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go Juan Jo­sé Nie­to Roig y Ro­sa­na Ro­drí­guez y del quí­mi­co lu­cen­se Luiz Liz Mar­zán, que des­de ha­ce unos años di­ri­ge el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción CIC bio­maGUNE de San Se­bas­tián, al que lle­gó des­de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. Los cua­tro for­man par­te de los 55 es­pa­ño­les in­clui­dos en el rán­king.

«Es di­fí­cil lle­gar a la lis­ta, pe­ro más di­fí­cil aún es man­te­ner­se», ex­pli­ca Nie­to Roig, di­rec­tor del Gru­po de Ecua­cio­nes Di­fe­ren­cia­les no Li­nea­les de la USC, que lle­va va­rios años man­te­nién­do­se en ella de for­ma inin­te­rrum­pi­da. In­clu­so en al­gu­nos años lle­gó a ser con­si­de­ra­do co­mo el se­gun­do ma­te­má­ti­co de ma­yor im­pac­to mun­dial, aun­que des­de ha­ce al­gún tiem­po la lis­ta no es­ta­ble­ce una di­fe­ren­cia­ción por pues­tos. «Evi­den­cia —di­ce— el mo­men­to es­tu­pen­do en que se en­cuen­tran las ma­te­má­ti­cas en San­tia­go y en Ga­li­cia».

Otro ha­bi­tual de la lis­ta es Da­vid Po­sa­da, ya que for­ma par­te de ella des­de ha­ce 15 años de for­ma inin­te­rrum­pi­da. «Es un pre­mio al tra­ba­jo —di­ce— y un mé­ri­to del gru­po de per­so­nas que me ro­dea». Re­co­no­ce, en to­do ca­so, que «des­de Ga­li­cia es más di­fí­cil ha­cer cien­cia y es­tar bien si­tua­do que si tra­ba­jas des­de Cam­brid­ge», aun­que cree que des­de la co­mu­ni­dad tam­bién se pue­de ha­cer una in­ves­ti­ga­ción de ca­li­dad. Y con­fía en que los nue­vos in­ves­ti­ga­do­res pue­dan ac­ce­der a es­ta eli­tis­ta lis­ta. «Mi mi­sión se­rá —des­ta­ca— que mis alum­nos me su­peren».

GLEB GARANICH REUTERS

La nue­va bó­ve­da de ace­ro, que cu­bre el an­te­rior sar­có­fa­go, fue inau­gu­ra­da ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.