El mun­do sim­bó­li­co de San An­drés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Palabras -

icho­so mes que en­tra en To­dos los San­tos y sa­le con San An­drés, re­za el vie­jo re­frán tra­tan­do de ani­mar al per­so­nal, que ve có­mo de mo­do im­pa­ra­ble se­gui­mos día a día avan­zan­do ha­cia el sols­ti­cio de in­vierno. Sir­va en­ton­ces su ono­más­ti­ca pa­ra ha­blar de un san­to que go­za de am­plia po­pu­la­ri­dad en Ga­li­cia; su ex­pre­sión más se­ña­la­da es­tá en San An­drés de Tei­xi­do, san­tua­rio que in­clu­so com­pi­te con San­tia­go, tan­to en ser lu­gar de pe­re­gri­na­je (vi­vos ou mor­tos) co­mo en que el ca­mino ha­cia allí ten­ga re­fle­jo entre las es­tre­llas. Ri­va­li­da­des po­pu­la­res a un la­do —pues no con­vie­ne en­trar en pe­lea por dos após­to­les—, es un per­so­na­je al que la tra­di­ción ca­tó­li­ca asig­na un martirio sin­gu­lar: lo ata­ron a una cruz en for­ma de as­pa, pe­ro sin cla­var­le ma­nos y pies pa­ra que du­ra­se más. Di­cen que así se pa­só tres lar­gos días has­ta su muer­te, sin de­jar de pre­di­car el cris­tia­nis­mo a los que pa­sa­ban.

Y la cruz de san An­drés se ha con­ver­ti­do en uno de los sím­bo­los más re­cu­rri­dos en he­rál­di­ca y ve­xi­lo­lo­gía (es­tu­dio de las ban­de­ras), dis­ci­pli­nas don­de tam­bién se lla­ma so­tuer, sau­tor y cruz as­pa­da. Pa­ra em­pe­zar, pa­re­ce que ese es el ori­gen de la ban­de­ra de Ga­li­cia. La co­sa co­men­zó en 1845, cuan­do se apro­bó co­mo ban­de­ra de la pro­vin­cia ma­rí­ti­ma de Co­ru­ña una cruz de san An­drés en azul so­bre fon­do blan­co. Por en­ton­ces, el an­ti­guo Reino de Ga­li­cia ha­bía de­ja­do de exis­tir ofi­cial­men­te, con lo que ya no se veían sus sím­bo­los en pú­bli­co, y los emi­gran­tes ga­lle­gos en La Ha­ba­na co­men­za­ron a usar co­mo si fue­se la ban­de­ra ga­lle­ga aque­lla que veían en sus bar­cos. Pe­ro sur­gió un pro­ble­ma, por­que aque­lla mis­ma en­se­ña ma­rí­ti­ma ser­vía pa­ra iden­ti­fi­car los bu­ques de la Ma­ri­na Im­pe­rial de Ru­sia; pa­ra evi­tar la con­fu­sión, un de­cre­to de 1891 eli­mi­nó uno de los bra­zos de la cruz en la ban­de­ra de nues­tros bar­cos, que con­ti­nuó sien­do em­ble­má­ti­ca pa­ra los emi­gran­tes. El pro­ce­so de asi­mi­la­ción del nue­vo sím­bo­lo, pro­mo­vi­do por los ga­lle­gos en el ex­te­rior, tar­dó más de me­dio si­glo y tu­vo sus di­fi­cul­ta­des, pe­ro al fi­nal (1984) dio co­mo re­sul­ta­do la ac­tual ban­de­ra de Ga­li­cia, que en su ver­sión ofi­cial in­cor­po­ra el es­cu­do.

Mu­chas otras ban­de­ras, co­mo las de Es­co­cia, del Reino Uni­do o del País Vas­co, man­tie­nen el sau­tor, so­lo o en com­pa­ñía de otros sím­bo­los. Una men­ción es­pe­cial, con re­cien­te re­fe­ren­cia parlamentaria, me­re­ce la ver­sión co­no­ci­da co­mo cruz de Bor­go­ña, en la que se evi­den­cian los nu­dos de las ra­mi­fi­ca­cio­nes en los le­ños. De uno u otro co­lor, des­de 1506 con Fe­li­pe el Her­mo­so, has­ta Juan Car­los I la cruz bor­go­ño­na for­mó par­te de es­cu­dos de ar­mas de los re­yes de Es­pa­ña, y de ban­de­ras de los re­gi­mien­tos has­ta 1785, aun­que ya no fi­gu­ra en el es­cu­do de Fe­li­pe VI. Ese sím­bo­lo en ver­de so­bre blan­co se­ría sím­bo­lo de na­cio­na­lis­tas vas­cos, en ro­jo so­bre blan­co fue la ban­de­ra adop­ta­da por los car­lis­tas, y co­mo ban­de­ra tra­di­cio­na­lis­ta ya lle­ga­ron a ver­la quie­nes aho­ra dis­fru­tan de la ter­ce­ra edad.

Ade­más de for­mar par­te de es­cu­dos y ban­de­ras, la cruz de san An­drés es el ori­gen de nues­tro signo de mul­ti­pli­car. Así fue adop­ta­do por el ma­te­má­ti­co y mi­nis­tro an­gli­cano Wi­lliam Ough­tred, que tam­bién era afi­cio­na­do a la as­tro­lo­gía y a la al­qui­mia, y es­ta­ba muy preo­cu­pa­do por la sim­pli­fi­ca­ción de los sím­bo­los. Él fue tam­bién el pri­me­ro que uti­li­zó la le­tra grie­ga pi (π) pa­ra ex­pre­sar la re­la­ción entre la lon­gi­tud de una cir­cun­fe­ren­cia y su diá­me­tro. Ough­tred uti­li­za el as­pa co­mo signo de mul­ti­pli­car por pri­me­ra vez en su obra Cla­vis mat­he­ma­ti­cae, pu­bli­ca­da en 1631 y que fue li­bro de tex­to pa­ra Isaac New­ton. La pro­pues­ta tu­vo éxi­to, pe­ro no de mo­do ge­ne­ral. Hu­bo otros ma­te­má­ti­cos, co­mo Leib­niz, que pre­fe­rían usar co­mo signo un pun­to en me­dio de los dos fac­to­res, adu­cien­do que la cruz en as­pa po­día con­fun­dir­se con la le­tra X. Ahí ra­di­ca el pe­li­gro de los sím­bo­los sen­ci­llos, que pue­den pres­tar­se a con­fu­sio­nes y múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes. Una vez más, lo im­por­tan­te es el con­cep­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.