Con­sett, el pue­blo que se con­vir­tió en ta­pa­de­ra del porno y el jue­go en lí­nea

Cien­tos de sus ha­bi­tan­tes fi­gu­ran co­mo di­rec­ti­vos de un mi­llar de em­pre­sas fan­tas­ma

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - L. M.

La pe­que­ña ciudad de Con­sett, en el no­roes­te de In­gla­te­rra, fue un cen­tro bo­yan­te de la pro­duc­ción del ace­ro en Gran Bre­ta­ña. Hie­rro, car­bón y pie­dra ca­li­za se amon­to­na­ban ba­jo su sub­sue­lo y la in­dus­tria de trans­for­ma­ción flo­re­ció. Pe­ro en los años 80 las fá­bri­cas ce­rra­ron y Con­sett, de 25.000 ha­bi­tan­tes, se con­vir­tió en una ciudad dor­mi­to­rio con ta­sas de pa­ro que do­bla­ban la me­dia na­cio­nal.

Hoy en día, cien­tos de sus ju­bi­la­dos y des­em­plea­dos go­zan del pri­vi­le­gio de ser di­rec­ti­vos de un mi­llar de com­pa­ñías, gra­cias a la prós­pe­ra in­dus­tria de In­ter­net. Sin em­bar­go, mu­chos ase­gu­ran des­co­no­cer a qué ac­ti­vi­da­des se de­di­can. De­trás de sus em­pre­sas fan­tas­ma se en­cuen­tran nu­me­ro­sas pá­gi­nas de porno, pó­ker, ci­tas, via­jes y ven­ta de pro­duc­tos die­té­ti­cos que van des­de co­mi­da sa­na a pro­duc­tos lim­pia­do­res de co­lon.

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción desa­rro­lla­da por la agen­cia Reuters y de la que se ha­ce eco es­tos días la pren­sa bri­tá­ni­ca, gran par­te de los di­rec­ti­vos del pue­blo no ha­cían más que pres­tar su nom­bre a las com­pa­ñías, de ori­gen ex­tran­je­ro, pa­ra que es­tas pu­die­ran ope­rar en Eu­ro­pa. Ale­gan al­gu­nos que ni si­quie­ra sa­bían a qué se de­di­ca­ban las com­pa­ñías que su­pues­ta­men­te di­ri­gían y a las que se ha­bían apun­ta­do por con­se­jos de otros ve­ci­nos.

Ellos se li­mi­ta­ban a re­ci­bir 58,7 eu­ros en efec­ti­vo por po­ner sus nom­bres co­mo di­rec­to­res y otros 176 eu­ros por re­en­viar los co­rreos de su com­pa­ñía a la ofi­ci­na de Si­mon Dow­son, el pro­mo­tor de es­te en­tra­ma­do. Dow­son, de 35 años, des­mien­te las acu­sa­cio­nes for­mu­la­das con­tra él y ase­gu­ra que to­das las per­so­nas ha­bían si­do pun­tual­men­te in­for­ma­das de en qué con­sis­tía la actividad pa­ra la cual pres­ta­ban sus nom­bres. Él per­ci­bía entre 2.900 y 3.500 eu­ros por ca­da com­pa­ñía fan­tas­ma que ad­mi­nis­tra­ba, que lle­ga­ron a ser 1.200 en su mo­men­to de ma­yor es­plen­dor. Sus ne­go­cios lle­ga­ron a fac­tu­rar más de un mi­llón de eu­ros al año.

Dow­son ase­gu­ró a Reuters que su co­me­ti­do era «ayu­dar a co­mer­cian­tes en lí­nea cu­yas ac­ti­vi­da­des eran con­si­de­ra­das de al­to ries­go por las com­pa­ñías de cré­di­to». Con su in­ter­ven­ción, las em­pre­sas, con se­de en Áfri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca mu­chas de ellas, se adap­ta­ban a los re­que­ri­mien­tos del mer­ca­do bri­tá­ni­co al pro­por­cio­na­les una ba­se eu­ro­pea.

Los ciu­da­da­nos con­ver­ti­dos en di­rec­ti­vos afir­man aho­ra que veían es­ta op­ción co­mo la po­si­bi­li­dad de te­ner unos in­gre­sos ex­tra pa­ra com­ple­tar unas pen­sio­nes exi­guas con el sim­ple com­pro­mi­so de re­en­viar al­gu­nos co­rreos.

Un mi­llar de em­pre­sas fan­tas­ma tie­nen su se­de en la ciudad de Con­sett, se­gún ave­ri­guó Reuters, si bien no cuen­tan con plan­ti­lla en Gran Bre­ta­ña ni rea­li­zan ope­ra­cio­nes reales. La agen­cia ci­ta co­mo ejem­plo a John Maw­son, un ex em­plea­do de su­per­mer­ca­do y su mu­jer, que ges­tio­nan entre los dos un to­tal de quin­ce fir­mas. Ase­gu­ran que des­cu­brie­ron por sor­pre­sa, bus­can­do un día en In­ter­net, que una de ellas era en reali­dad una pá­gi­na de porno ex­tre­mo que te­nía, ade­más, otra pe­cu­lia­ri­dad: ofre­cía a sus clien­tes tres días de prue­ba gra­tui­ta pa­ra a con­ti­nua­ción, una vez ob­te­ni­dos los da­tos de su tar­je­ta de cré­di­to, car­gar­les un to­tal de 37,6 eu­ros men­sua­les.

Las ac­ti­vi­da­des han si­do in­ves­ti­ga­das por el Go­bierno, pe­ro no se han pre­sen­ta­do car­gos con­tra Dow­son ni sus di­rec­ti­vos.

SCOTT HEPPELL REUTERS

Si­mon Dow­son lle­gó a ad­mi­nis­trar 1.200 com­pa­ñías y a fac­tu­rar más de un mi­llón al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.