El cam­peón del hu­mor ado­les­cen­te

Go­lle, es­tu­dian­te vi­gués de 17 años, arra­sa en Ins­ta­gram con sus ví­deos so­bre la vi­da co­ti­dia­na, su­peran­do los 700.000 se­gui­do­res, y pre­pa­ra el sal­to a You­Tu­be

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - BEGOÑA R. SOTELINO

Jo­sé Luis Vi­lar Ga­lle­go di­ce que es­tá acos­tum­bra­do a sa­lir en la pren­sa. Cuan­do to­da­vía era un mo­co­so, era ha­bi­tual ver­le en las pá­gi­nas de de­por­tes, co­mo ni­ño pro­di­gio del kar­ting que a los 10 años de­ja­ba atrás a com­pe­ti­do­res ma­yo­res que él. Sie­te años des­pués, el cha­val ha aban­do­na­do los cir­cui­tos pe­ro si­gue pi­san­do a fon­do el pe­dal del éxi­to, aun­que por una vía que a la fa­mi­lia le sa­le mu­cho más ba­ra­ta.

Aho­ra, Jo­sé Luis es co­no­ci­do en las re­des so­cia­les co­mo Go­lle GZ (seu­dó­ni­mo que sa­le de un cam­bio de le­tras en su se­gun­do ape­lli­do al que ha aña­di­do la re­fe­ren­cia a Ga­li­cia). De­cir co­no­ci­do es que­dar­se cor­to. En Ins­ta­gram, el cha­val es una es­tre­lla. La se­ma­na pa­sa­da subió unos pel­da­ños más y al­can­zó al ci­fra de 700.000 se­gui­do­res.

Go­lle, vi­gués de na­ci­mien­to, aun­que vi­vió en Baio­na has­ta los 13, es un ado­les­cen­te que co­mo to­dos los de su ge­ne­ra­ción, co­mien­za ocho de ca­da diez fra­ses con la ex­pre­sión «en plan» y lle­va la fa­ma sin pro­ble­mas, com­bi­nán­do­la con ac­ti­vi­da­des pro­pias de su edad, co­mo acu­dir ca­da día al IES Cas­te­lao, don­de cur­sa 2.º de ba­chi­lle­ra­to por la ra­ma de cien­cias so­cia­les, ir a la aca­de­mia de in­glés y que­dar con sus ami­gos. Aho­ra, po­co más tiem­po le que­da.

To­do em­pe­zó co­mo una bro­ma. «El ve­rano pa­sa­do gra­bé un ví­deo con mi ve­cino y con mi pri­mo. Se que­dó en la ga­le­ría del mó­vil y me­ses des­pués lo subí», re­cuer­da. «Em­pe­cé a ha­cer más por­que me lo pa­sa­ba bien y po­co a po­co los fue vien­do más gen­te». La bo­la fue cre­cien­do co­mo una ola gi­gan­te. De su en­torno, el círcu­lo se fue am­plian­do has­ta de­jas le­jos su ba­rrio de O Cal­va­rio. Ins­ta­gram in­for­ma al usua­rio de la pro­ce­den­cia de las vi­si­tas y lo cu­rio­so es que el 80 % de las en­tra­das se pro­du­cen des­de Madrid. Le si­gue Bar­ce­lo­na y des­pués, Vi­go. Eso en Es­pa­ña, por­que tam­bién tie­ne fans en Ar­gen­ti­na y en Mé­xi­co.

El bum ex­plo­tó es­te ve­rano. «Cam­bié la te­má­ti­ca y au­men­ta­ron las vi­si­tas en ca­si me­dio mi­llón. Pa­sé de ser na­die a ser otro na­die más co­no­ci­do», ex­pli­ca. Su ma­dre, Sonia, le acom­pa­ña a la en­tre­vis­ta y co­mo to­da ma­dre de ar­tis­ta, le echa un ca­bo pa­ra el au­to­bom­bo, que a él le re­pa­tea. Di­ce que es buen es­tu­dian­te y es­pe­ra que si­ga sién­do­lo y que no se cie­gue por un ra­to de éxi­to. «Pe­ro el año pa­sa­do fui­mos en Na­vi­dad a Madrid y la gen­te le pa­ra­ba por la ca­lle. Alu­ci­né», re­co­no­ce. Aho­ra le pa­ran en to­das par­tes. No le pi­den au­tó­gra­fos por­que no se lle­va, pe­ro sí le re­cla­man sel­fies. Si Jo­sé Luis era rá­pi­do al vo­lan­te, aho­ra es ágil mon­tan­do mi­cro pe­lí­cu­las, aun­que en su ver­sión es «un ge­ne­ra­dor de con­te­ni­dos pa­ra que la gen­te pa­se el ra­to». En reali­dad, lo que ha­ce es po­ner en es­ce­na esas si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na que pa­re­ce que so­lo le pa­san a uno has­ta que se da cuen­ta de que le ocu­rren a to­do el mun­do y en­ton­ces sur­ge la ri­sa. El fo­co del hu­mor de Go­lle es­tá pues­to en su en­torno y el par­ti­cu­lar acen­to vi­gués de O Cal­va­rio aña­de gra­cia. Com­par­te glo­ria me­diá­ti­ca con fa­mi­lia y com­pa­ñe­ros co­mo Po­llo, Ri­ki, Ro­ber, San­dra, Né­li­da o Haunz. Su ma­dre sa­le en al­gu­nos.

XOÁN C. GIL

Jo­sé Luis Vi­lar, «Go­lle», po­sa an­te uno de los ví­deos que le han he­cho fa­mo­so en las re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.