La im­por­tan­cia de ca­mi­nar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Fran­cis­co Gon­zá­lez Fran­cis­co Gon­zá­lez es di­rec­tor del Mar­cos Val­cár­cel.

La cul­tu­ra es una he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra trans­for­mar las ciu­da­des. De he­cho, la cul­tu­ra trans­for­ma el mun­do. En Ou­ren­se, la cul­tu­ra es un ele­men­to es­tra­té­gi­co, aun­que mu­chos la de­nos­ten. So­mos una ciudad con ca­ren­cias in­dus­tria­les pe­ro con un gran pe­so del sec­tor co­mer­cial y de ser­vi­cios, lo que nos ha­ce te­ner una es­truc­tu­ra so­cial mu­cho más pro­pen­sa a las ac­ti­vi­da­des so­cio­cul­tu­ra­les. Es co­no­ci­do y va­lo­ra­do en el sec­tor que Ou­ren­se tie­ne una vi­da cul­tu­ral mu­cho más ac­ti­va que la in­men­sa ma­yo­ría de las ciu­da­des de su di­men­sión po­bla­cio­nal. Y lle­va­mos to­da la vi­da pre­su­mien­do de que po­see­mos uno de los ma­yo­res pa­tri­mo­nios de Es­pa­ña en Ro­má­ni­co (so­lo su­pe­ra­dos por Pa­len­cia), pe­ro nun­ca lo he­mos pues­to en va­lor. El Mu­seo de Ar­te Me­die­val pue­de ser esa oca­sión don­de el vi­si­tan­te en­cuen­tre una se­lec­ción de nues­tro gran­dio­so pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co ro­má­ni­co y gó­ti­co. Tam­bién ser­vi­rá pa­ra com­ple­tar la ofer­ta de San Fran­cis­co co­mo un nue­vo po­lo cul­tu­ral (au­di­to­rio, bi­blio­te­ca, archivo, es­te mu­seo, es­cue­la de tea­tro…)

La ro­da de afiar es otro ele­men­to que nos sin­gu­la­ri­za, al­go esen­cial pa­ra un mu­seo. Mos­trar al­go que so­lo te­ne­mos no­so­tros es la cla­ve de un pri­mer pa­so. Y es po­pu­lar, muy po­pu­lar. Y es pa­tri­mo­nio de nues­tro pa­sa­do más re­cien­te, de la his­to­ria del si­glo XX ou­ren­sano, que nos lle­vó por el mun­do en bus­ca de un fu­tu­ro. Ser­vi­rá tam­bién pa­ra re­cu­pe­rar un edi­fi­cio en el co­ra­zón del cas­co vie­jo, edi­fi­cio que se­gu­ra­men­te —por sus di­men­sio­nes— pue­da dar pa­ra al­go más. Y di­na­mi­zar esa zo­na (lás­ti­ma que si­ga ce­rra­do el edi­fi­cio reha­bi­li­ta­do por la Fun­da­ción Cas­de­mi­ro, de Ogan­do Váz­quez y se­ño­ra, en las pro­xi­mi­da­des). La ge­ne­ro­si­dad de Flo­ren­cio de Ar­boi­ro con la do­na­ción de su cui­da­da co­lec­ción ha­ce el res­to. Lo que no me en­ca­ja tan­to es un mu­seo pa­ra los Bo­le­chas en Ou­ren­se. No lo veo. Y no di­go que no va­ya a fun­cio­nar, al me­nos en una pri­me­ra fa­se, pe­ro me pa­re­ce muy co­yun­tu­ral. An­tes de los Bo­le­chas fue el Xa­ba­rín, se acuerdan. ¿Y si ma­ña­na la TVG de­ja de pro­gra­mar­los? In­clu­so me asal­ta una du­da ju­rí­di­ca y éti­ca a la vez: los Bo­le­chas son una crea­ción de Pe­pe Ca­rrei­ro pe­ro tam­bién un pro­duc­to co­mer­cial. Y me re­sul­ta di­fí­cil en­ca­jar que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas des­ti­nen fon­dos pa­ra fi­nan­ciar un mu­seo que a la pos­tre se­rá una pu­bli­ci­dad gra­tui­ta y per­ma­nen­te de es­tos per­so­na­jes que, por otra par­te, me pa­re­cen mag­ní­fi­cos. Di­go es­to por­que no me gus­ta­ría ver­nos de nue­vo an­te una in­ver­sión fa­lli­da. Eso sí, la ven­ta­ja es que el edi­fi­cio ya es­tá reha­bi­li­ta­do. El Ar­queo­ló­gi­co si­gue sien­do una de nues­tras asig­na­tu­ras pen­dien­tes, co­mo el ho­tel bal­nea­rio o re­cu­pe­rar la vie­ja cár­cel. Son muy loa­bles los pro­yec­tos anun­cia­dos pe­ro no por ello de­je­mos de in­sis­tir, de per­se­ve­rar en ese ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co. No es­tá na­da mal ir dan­do otros pa­sos co­mo los que aca­ban de anun­ciar. Aún sa­bien­do que na­da es per­fec­to, ca­mi­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.