Los efec­tos per­ni­cio­sos de la to­xi­na van más allá del cie­rre de los po­lí­go­nos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Constantes Vitales -

La con­se­cuen­cia más di­rec­ta y evi­den­te de la pre­sen­cia de to­xi­na en las rías es el cie­rre de los po­lí­go­nos de ba­teas y, en con­se­cuen­cia, el pa­ro de la actividad en to­do el sec­tor y en las in­dus­trias que pro­ce­san el me­ji­llón. Sin em­bar­go, los efec­tos per­ni­cio­sos de la ma­rea ro­ja van más allá de las pér­di­das que aca­rrea la pa­ra­li­za­ción del tra­ba­jo en las pla­ta­for­mas flo­tan­tes. Des­de las agru­pa­cio­nes de ba­teei­ros se­ña­lan otras con­se­cuen­cias, co­mo el des­pren­di­mien­to de bi­val­vo.

La im­po­si­bi­li­dad de sa­car el mo­lus­co de las cuer­das a cau­sa de la to­xi­na mo­ti­va que se pro­duz­can des­pren­di­mien­tos de­bi­do al en­ve­je­ci­mien­to del me­ji­llón, y es­to se es­tá ha­cien­do no­tar en la ría de Mu­ros. El pa­trón ma­yor, que ade­más es ba­teei­ro, ci­fra­ba en un 10 % de la pro­duc­ción las pér­di­das. El por­cen­ta­je, aun­que ele­va­do, es­tá to­da­vía le­jos del 50 % que se al­can­zó en el ne­fas­to 2013 a cau­sa de la ma­rea ro­ja. En­ton­ces, los po­lí­go­nos de ba­teas mu­ra­da­nos per­ma­ne­cie­ron ce­rra­dos la frio­le­ra de 229 jor­na­das. No es inusual que una ría co­mo la de Mu­ros per­ma­nez­ca sin actividad me­ji­llo­ne­ra du­ran­te lar­gas tem­po­ra­das y el año pa­sa­do, sin ir más le­jos, fue­ron 198 los días en que no se pu­do tra­ba­jar en las ba­teas. A pe­sar de ello, la pro­duc­ción fue su­pe­rior a la del 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.