La au­to­vía que en­cau­zó el fu­tu­ro

La AG-11, inau­gu­ra­da en el 2008, fa­ci­li­tó so­bre­ma­ne­ra el trans­por­te pa­ra las em­pre­sas de la zo­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Constantes Vitales - R. DONIZ

Ha­ce ocho años, con­cre­ta­men­te en di­ciem­bre del 2008, que la co­mar­ca en­tró por la puer­ta gran­de y con al­go de re­tra­so en el si­glo XXI. El mo­ti­vo no fue otro que la pues­ta en marcha de la au­to­vía de Bar­ban­za, co­no­ci­da ofi­cial­men­te den­tro de la red via­ria ga­lle­ga co­mo AG-11. Las dos cal­za­das que, pro­ce­den­tes de Pa­drón, ha­cen ac­to de pre­sen­cia en Rian­xo pa­ra tra­zar un re­co­rri­do que se mue­ve a mi­tad de ca­mino entre la ría y las pa­re­des ro­co­sas de la sie­rra, pa­ra fi­na­li­zar en Ri­bei­ra, o vi­ce­ver­sa, su­pu­so un cam­bio pa­ra to­dos los ve­ci­nos de la co­mar­ca, tan­to pa­ra quie­nes re­si­den a lo lar­go del año en Arou­sa nor­te co­mo los que vie­nen en ve­rano. Una me­jo­ría im­por­tan­te que, a la vez, fa­ci­li­tó mu­cho el tra­ba­jo del gran te­ji­do em­pre­sa­rial que se re­par­te por los cua­tro mu­ni­ci­pios ba­ña­dos por la ría de Arou­sa a los que afec­ta de for­ma di­rec­ta, pe­ro tam­bién a otros con­ce­llos pró­xi­mos que se vie­ron, y ven, be­ne­fi­cia­dos con es­ta ar­te­ria.

No pue­de ne­gar­se que la AG11 tam­bién ha su­pues­to un im­por­tan­te atrac­ti­vo pa­ra las em­pre­sas asen­ta­das en la zo­na o pa­ra otras que vie­nen de fue­ra a re­co­ger mer­can­cía a la ho­ra de fa­ci­li­tar el trans­por­te de los mu­chos y va­ria­dos pro­duc­tos que sa­len de las fá­bri­cas o las lon­jas que se re­par­ten por es­te tra­mo del li­to­ral co­ru­ñés. Una de las em­pre­sas, aten­dien­do a su ele­va­do vo­lu­men de pro­duc­ción, que me­jor pue­de va­lo­rar el cam­bio que su­pu­so la en­tra­da en fun­cio­na­mien­to de la au­to­vía es Con­gal­sa, que tie­ne plan­tas de tra­ta­do de ali­men­tos en A Po­bra y Ri­bei­ra.

Uno de sus má­xi­mos res­pon­sa­ble, Ra­món Do­val, ex­pli­ca que el cam­bio su­pu­so un ade­lan­to pa­ra la zo­na sin pre­ce­den­tes, La au­to­vía AG-11 des­ta­ca tam­bién por su buen man­te­ni­mien­to

so­bre to­do pa­ra los trans­por­tes pe­sa­dos que re­par­ten por bue­na par­te de Es­pa­ña el pro­duc­to que ge­ne­ran. Do­val aña­de que en el ca­so de Con­gal­sa, y del res­to de em­pre­sas de la zo­na, «im­pli­có un sal­to cua­li­ta­ti­vo pa­ra lle­gar an­tes a la au­to­pis­ta AP-9 y a la me­se­ta. Per­so­nal­men­te lo con­si­de­ro el ma­yor lo­gro de los úl­ti­mos 25 años».

Es­ce­na­rio ge­ne­ra­li­za­do

El desa­rro­llo de los po­lí­go­nos in­dus­tria­les que hay en Ri­bei­ra, A Po­bra, Boi­ro y Rian­xo tam­bién ha estado muy li­ga­do, en los úl­ti­mos ocho años, a es­ta ar­te­ria de as­fal­to cu­ya cons­truc­ción su­pu­so un im­por­tan­te es­fuer­zo eco­nó­mi­co pa­ra la Xun­ta. De he­cho, des­de las so­cie­da­des que ges­tio­nan los re­cin­tos in­dus­tria­les se­ña­la­dos no du­dan en va­lo­rar a la AG-11 co­mo el faro que ha fa­ci­li­ta­do enor­me­men­te su actividad a la ho­ra lo­grar nue­vos clien­tes por dos fac­to­res que es­tán re­la­cio­na­dos. El pri­me­ro es la cer­ca­nía a los puer­tos pes­que­ros, y el se­gun­do es que las pro­pias fá­bri­cas vin­cu­la­das a la ven­ta o tra­ta­mien­to de pro­duc­tos del mar es­tán a ti­ro de pie­dra de las zo­nas por­tua­rias y, a la vez, de una au­to­vía con bue­nos ac­ce­sos a los par­ques in­dus­tria­les.

Uno de los em­pre­sa­rios que me­jor co­no­ce es­ta si­tua­ción es el pre­si­den­te de la en­ti­dad que aglu­ti­na a los pro­pie­ta­rios de par­ce­las en el po­lí­gono po­bren­se de A To­ma­da, que no ha de­ja­do de cre­cer a pe­sar de los du­ros años vi­vi­dos a raíz de la cri­sis. Ma­nuel Du­rán, que ade­más es­tá re­la­cio­na­do con el ne­go­cio de los com­bus­ti­bles y los trans­por­tes, ex­pli­ca que la AG-11 «sim­bo­li­za el eje trans­for­ma­dor so­cial y eco­nó­mi­co de una co­mar­ca con tra­di­ción em­pre­sa­rial, pe­ro que gra­cias a es­ta co­mu­ni­ca­ción pu­do adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos con ga­ran­tías de fu­tu­ro».

Du­rán de­mues­tra ha­blar con co­no­ci­mien­to de cau­sa por el car­go que ocu­pa en A To­ma­da. Él aña­de que «hay em­pre­sas que so­lo va­lo­ran las co­mu­ni­ca­cio­nes que te­ne­mos aquí, al­go que, a ve­ces pien­so, ni no­so­tros mis­mos juz­ga­mos co­mo de­be­ría­mos pa­ra dar­nos cuen­ta de que so­mos unos pri­vi­le­gia­dos. En el ca­so de A Po­bra te­ne­mos que re­co­no­cer que gra­cias a la actividad por­tua­ria y del po­lí­gono he­mos po­di­do avan­zar pa­ra

no es­tan­car la eco­no­mía lo­cal. Pue­do de­cir, sin dar nom­bres, que re­cien­te­men­te una mul­ti­na­cio­nal ex­tran­je­ra am­plió su ca­si el do­ble del te­rreno que ya te­nía en A To­ma­da, y pue­do de­cir que fue por lo mu­cho que le gus­tan las co­mu­ni­ca­cio­nes que te­ne­mos y que fa­ci­li­tan la sa­li­da de su tra­ba­jo».

Com­pli­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va

El Con­ce­llo de Rian­xo es un cla­ro ejem­plo de có­mo se pue­den po­ner en va­lor las par­ce­las de su po­lí­gono in­dus­trial sub­ra­yan­do el he­cho de que es­tá a los pies de la AG-11, que a su vez es­tá a unos diez mi­nu­tos de Pa­drón y de la AP-9, y muy cer­ca de Boi­ro, A Po­bra y Ri­bei­ra. Es­ta for­ma de pro­mo­cio­nar la ven­ta de par­ce­las fue co­sa del eje­cu­ti­vo de Adolfo Muí­ños, que con el afán de ac­ti­var la in­dus­tria en Rian­xo uti­li­zó el ar­gu­men­to más ob­je­ti­vo y evi­den­te que te­nía a su al­can­ce: la AG-11.

FO­TO CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Las fir­mas fo­rá­neas di­cen que la AG-11 con­so­li­dó su actividad en la co­mar­ca Al­gu­nos con­ce­llos usan la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra po­blar sus po­lí­go­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.