Las rías exi­gen una apues­ta de­ci­di­da por el sa­nea­mien­to

Las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro de los es­tua­rios de Arou­sa y Mu­ros-Noia han me­jo­ra­do con las úl­ti­mas ac­tua­cio­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Constantes Vitales - M. GÓ­MEZ

Si hu­bie­ra que ele­gir un úni­co sec­tor co­mo prin­ci­pal in­dus­tria en el área bar­ban­za­na, ese se­ría sin du­da el mar. Por eso, las rías exi­gen una apues­ta de­ci­di­da y un com­pro­mi­so real con su sa­nea­mien­to, al­go fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro de to­da la co­mar­ca que, has­ta ha­ce un tiem­po, no era más que pa­pel mo­ja­do. Las úl­ti­mas in­ver­sio­nes rea­li­za­das pa­ra po­ner coto a las emi­sio­nes de aguas re­si­dua­les han me­jo­ra­do las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro de los es­tua­rios de Arou­sa y Mu­ros-Noia y, si bien la si­tua­ción aún es­tá le­jos de ser la ideal, esas ac­tua­cio­nes mar­can el ca­mino a se­guir.

La obra más de­ter­mi­nan­te pa­ra el sa­nea­mien­to de la ría arou­sa­na ha si­do la pues­ta en mar- cha de la de­pu­ra­do­ra de Ri­bei­ra. To­da­vía es­tá en fa­se de prue­bas y los pro­ble­mas, fun­da­men­tal­men­te derivados de los ma­los olo­res y de ver­ti­dos pun­tua­les, se su­ce­den, pe­ro su en­tra­da en fun­cio­na­mien­to evi­ta que va­ya a pa­rar a una de las rías más pro­duc­ti­vas del mun­do un im­por­tan­tí­si­mo vo­lu­men de aguas re­si­dua­les que, has­ta aho­ra, iban al mar sin ape­nas tra­ta­mien­to. Los pro­ble­mas en A Ri­bei­ri­ña es­tán re­suel­tos con la ins­ta­la­ción del al­can­ta­ri­lla­do, y so­lo Rian­xo es­tá pen­dien­te de me­jo­ras en su es­ta­ción de­pu­ra­do­ra.

Tam­po­co la ría de Mu­ros-Noia es aje­na a las me­jo­ras en es­te cam­po. La vi­lla noie­sa es­tre­nó ha­ce me­ses una nue­va red se­pa­ra­ti­va, mien­tras que en Porto do Son es­tá ya ope­ra­ti­va una nue­va es­ta­ción de tra­ta­mien­to que su­po­ne un pa­so más ha­cia el sa­nea­mien­to in­te­gral del mu­ni­ci­pio mien­tras es­tán en pro­yec­to otras dos ins­ta­la­cio­nes pa­ra tra­tar las aguas re­si­dua­les del mu­ni­ci­pio. El dra­ga­do de la ría noie­sa afec­ta­rá al tra­mo ur­bano La ría de Noia es el gran ban­co na­tu­ral pro­duc­tor de ber­be­re­cho, un bi­val­vo del que ade­más los ma­ris­ca­do­res pue­den pre­su­mir por su ca­li­dad. Sin em­bar­go, y pe­se a fi­gu­rar una y otra vez en los pro­gra­mas elec­to­ra­les de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos por tra­tar­se del prin­ci­pal mo­tor eco­nó­mi­co de Noia y de su co­mar­ca, tan­to en lo que res­pec­ta al ma­ris­queo co­mo por su atrac­ti­vo pa­ra el turismo, la re­ge­ne­ra­ción del es­tua­rio si­gue sien­do la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te.

Un pri­mer pa­so ha si­do la ins­ta­la­ción del sa­nea­mien­to, unos 4 mi­llo­nes de in­ver­sión que aho­ra ha­brá que com­ple­tar con me­jo­ras en la es­ta­ción de­pu­ra­do­ra y el pro­yec­to de lim­pie­za de la ría, que pa­re­ce en­ca­mi­na­do. Es­tá pre­vis­ta una pri­me­ra fa­se de los tra­ba­jos de dra­ga­do pa­ra el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.