El Estado Is­lá­mi­co y el trá­fi­co de per­so­nas

Los ex­per­tos ven un lu­cra­ti­vo ne­go­cio en la red de in­mi­gra­ción en la que se in­te­gra­rían los de­te­ni­dos en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

La red de in­mi­gra­ción ile­gal del Estado Is­lá­mi­co (EI) en la que pre­sun­ta­men­te es­ta­rían in­te­gra­dos los dos ar­ge­li­nos de­te­ni­dos es­te lu­nes en Ar­tei­xo y Vi­mian­zo su­po­ne una actividad «muy lu­cra­ti­va» pa­ra los te­rro­ris­tas, que apro­ve­chan es­tas re­des pa­ra in­fil­trar re­tor­na­dos en Eu­ro­pa, una vez que los te­rri­to­rios que con­tro­lan en Si­ria e Irak em­pie­zan a es­tre­char­se y a ser ca­da vez más in­se­gu­ros. Ca­ro­la Gar­cía-Cal­vo, in­ves­ti­ga­do­ra del Real Ins­ti­tu­to Elcano es­pe­cia­li­za­da en te­rro­ris­mo glo­bal y yiha­dis­ta, y en la pre­sen­cia del Estado Is­lá­mi­co en Es­pa­ña, asu­me que el trá­fi­co de per­so­nas es una de las fuen­tes de fi­nan­cia­ción del EI. «Sa­be­mos que se han va­li­do de los flu­jos de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos pro­ce­den­tes de Orien­te Me­dio pa­ra in­fil­trar te­rro­ris­tas en Eu­ro­pa y fa­ci­li­tar el re­torno de com­ba­tien­tes te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros a sus paí­ses de Eu­ro­pa, fa­ci­li­tán­do­les do­cu­men­ta­ción fal­sa, tan­to por la ru­ta de los Bal­ca­nes co­mo a tra­vés de Gre­cia», ex­pli­ca.

Otra zo­na muy im­por­tan­te en la red ile­gal de in­mi­gra­ción de los yiha­dis­tas es Li­bia, don­de es­ta or­ga­ni­za­ción yiha­dis­ta con­tro­la na­da me­nos que 150 ki­ló­me­tros de cos­ta en la pro­vin­cia de Sir­te «y co­bra a los in­mi­gran­tes que tra­tan de al­can­zar las cos­tas eu­ro­peas un al­to pre­cio por su pa­sa­je», ase­gu­ra Gar­cía-Cal­vo.

La ame­na­za po­ten­cial de que los 7.000 eu­ro­peos que fue­ron a lu­char en las fi­las del EI re­tor­nen al­gún día pa­ra aten­tar en los paí­ses oc­ci­den­ta­les preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. De acuer­do con las in­for­ma­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil, los dos ar­ge­li­nos de­te­ni­dos en Ga­li­cia for­ma­rían par­te de es­ta red, que se ha pro­ba­do que in­tro­du­jo en Eu­ro­pa a te­rro­ris­tas de los aten­ta­dos de París. No obs­tan­te, el uso de re­des co­mu­nes con re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes no de­be­ría ser una dis­cul­pa pa­ra cri­mi­na­li­zar a unos co­lec­ti­vos que, en mu­chos ca­sos, son tam­bién víc­ti­mas de las ac­cio­nes bé­li­cas del Estado Is­lá­mi­co en Si­ria e Irak.

¿A qué se de­be la pri­me­ra de­ten­ción de yiha­dis­tas en Ga­li­cia y que am­bos sean ar­ge­li­nos, una na­cio­na­li­dad de la que ape­nas hu­bo de­te­ni­dos des­de fe­bre­ro del 2013, cuan­do el EI se se­pa­ra de Al Qai­da? ¿Qui­zás es­tán bus­can­do lu­ga­res en los que dis­fru­ten de una me­nor pre­sión po­li­cial? Ca­ro­la Gar­cía-Cal­vo ex­pli­ca a La Voz que no se ha de­tec­ta­do por el mo­men­to una es­tra­te­gia en es­te sen­ti­do. «Es más, los te­rro­ris­tas yiha­dis­tas, tam­bién los re­la­cio­na­dos con el Estado Is­lá­mi­co, tien­den a con­cen­trar­se en zo­nas más ur­ba­nas, ade­más de por ser áreas tra­di­cio­nal­men­te re­cep­to­ras de in­mi­gra­ción, tam­bién por ser ám­bi­tos más pro­pi­cios pa­ra pa­sar inad­ver­ti­dos y go­zar de un ma­yor ano­ni­ma­to», aña­de.

La in­ves­ti­ga­do­ra del Real Ins­ti­tu­to Elcano apor­ta una ex­pli­ca­ción de la pre­sen­cia de los yiha­dis­tas en la co­mu­ni­dad que, cree, po­dría ser cir­cuns­tan­cial. «Has­ta la fe­cha no se ha­bía pro­du­ci­do nin­gu­na de­ten­ción en Ga­li­cia. La pre­sen­cia de uno de los de­te­ni­dos pa­re­ce res­pon­der a cau­sas de arrai­go fa­mi­liar, da­do que uno de los im­pli­ca­dos es­tá casado con una mu­jer oriun­da de Vi­mian­zo y em­pa­dro­na­do jun­to a ella. El ca­so del otro de­te­ni­do [el de Ar­tei­xo] pue­de res­pon­der a al­gu­na opor­tu­ni­dad de ca­rác­ter la­bo­ral», afir­ma. Ga­li­cia no es­tá en las zo­nas ca­lien­tes de la mo­vi­li­za­ción yiha­dis­ta en Es­pa­ña, que se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te

en la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na, Ceu­ta y Madrid.

¿Y el fac­tor ar­ge­lino? Gar­cía Cal­vo da al­gu­nas cla­ves so­bre el pa­pel de los ex­tre­mis­tas de Ar­ge­lia en el EI, y re­cuer­da que uno de los gru­pos yiha­dis­tas que ope­ra en ese país, el de­no­mi­na­do Sol­da­dos del Ca­li­fa­to, «ju­ró leal­tad al Estado Is­lá­mi­co tras es­cin­dir­se de Al Qai­da en el Ma­greb is­lá­mi­co en el 2014». En agos­to de es­te año, el Ejér­ci­to ar­ge­lino lan­zó una ofen­si­va con­tra es­te gru­po que imi­ta el sa­dis­mo y la pro­pa­gan­da del EI, y lo­gró ale­jar­los de las mon­ta­ñas si­tua­das al es­te de la ca­pi­tal, Ar­gel. En sep­tiem­bre del 2014, se­cues­tra­ron y de­ca­pi­ta­ron a un tu­ris­ta fran­cés, lo que pro­vo­có una im­por­tan­te ofen­si­va del Ejér­ci­to de Ar­ge­lia, que com­ba­te a los ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos co­mo si fue­ra una gue­rra abier­ta, co­mo hi­zo en su mo­men­to —en la dé­ca­da de los no­ven­ta— con el po­de­ro­so GIA (Gru­po Is­lá­mi­co Ar­ma­do), que se de­di­có a ma­sa­crar a los de­fen­so­res del estado lai­co ar­ge­lino. En cual­quier ca­so, es­to no de­be lle­var a pen­sar que los dos súb­di­tos de Ar­ge­lia de­te­ni­dos en Ga­li­cia for­man par­te del gru­po Sol­da­dos del Ca­li­fa­to. De he­cho, aún de­be pro­bar­se su per­te­nen­cia a la red de in­mi­gra­ción ile­gal del EI, cues­tión que se de­ter­mi­na­rá en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

La tra­di­ción ar­ge­li­na

Gar­cía-Cal­vo, que ela­bo­ró jun­to a Fer­nan­do Rei­na­res un am­plio per­fil de los yiha­dis­tas en el es­tu­dio Estado Is­lá­mi­co en Es­pa­ña, edi­ta­do por el Real Ins­ti­tu­to Elcano, ad­mi­te que la pre­sen­cia de los ar­ge­li­nos es mar­gi­nal entre los de­te­ni­dos en Es­pa­ña, pues no lle­ga al 1 % del to­tal. Pe­ro quie­re re­sal­tar la dra­má­ti­ca tra­di­ción is­la­mis­ta ex­tre­mis­ta en es­te país tan cer­cano a Es­pa­ña. «Las re­des yiha­dis­tas ar­ge­li­nas tu­vie­ron gran re­le­van­cia des­de me­dia­dos de los no­ven­ta has­ta el 2004. De he­cho, el pri­mer in­di­vi­duo con­de­na­do en nues­tro país por es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des fue pre­ci­sa­men­te un ar­ge­lino, vin­cu­la­do al GIA, de­te­ni­do en Bar­ce­lo­na en el año 1995. Dos años más tar­de, en 1997, se lle­vó a ca­bo la ope­ra­ción Apre­cia­te en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, que des­ar­ti­cu­ló una cé­lu­la del GIA es­ta­ble­ci­da en Es­pa­ña».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.