El TSXG ar­chi­va la que­re­lla de una ex­con­ce­ja­la con­tra el juez de­cano de Ou­ren­se

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

La Sa­la de lo Ci­vil y Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ga­li­cia (TSXG) ha ar­chi­va­do la que­re­lla que la ex­con­ce­ja­la de Ur­ba­nis­mo de Ou­ren­se, Áu­rea So­to, pre­sen­tó con­tra el juez de­cano, Leo­nar­do Ál­va­rez. Le atri­buía un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción por ha­ber­la en­cau­sa­do en un asun­to del que lue­go fue ab­suel­ta. «Se po­drá o no com­par­tir» el con­te­ni­do del au­to ju­di­cial que lle­vó al ban­qui­llo a la ex­con­ce­ja­la so­cia­lis­ta y aca­bó con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, obli­ga­da por su pro­pio par­ti­do a di­mi­tir, pe­ro «no se pue­de afir­mar» que ha­ya ha­bi­do «ar­bi­tra­rie­dad en su adop­ta­ción o ca­ren­cia de cual­quier abri­go de­ri­va­do de las di­li­gen­cias prac­ti­ca­das», di­ce el au­to del TSXG no­ti­fi­ca­do ayer.

La re­so­lu­ción es fir­me, pe­ro el asun­to aún es sus­cep­ti­ble de una se­gun­da par­te. El fis­cal man­tie­ne abier­tas unas di­li­gen­cias in­for­ma­ti­vas por las crí­ti­cas que la ex­con­ce­ja­la di­ri­gió al ins­truc­tor du­ran­te la vis­ta en el juz­ga­do de lo pe­nal. El ma­gis­tra­do, al co­no­cer los re­pro­ches de So­to, que es­ta con­cre­tó des­pués en la que­re­lla, ha­bía dicho que es­tu­dia­ría la po­si­bi­li­dad de em­pren­der ac­cio­nes con­tra ella. Aho­ra po­drá to­mar una de­ci­sión.

El ori­gen de es­te con­flic­to es­tá en la ac­tua­ción mu­ni­ci­pal que en el 2007 per­mi­tió le­ga­li­zar la ur­ba­ni­za­ción de la pla­za de san An­to­nio, con 88 vi­vien­das ame­na­za­das en­ton­ces de de­rri­bo. La sa­la de lo ci­vil y pe­nal, en un au­to del que ha si­do po­nen­te Fer­nan­do Ala­ñón, si­túa la ac­tua­ción de So­to, que con­tó con el ase­so­ra­mien­to ex­terno del abo­ga­do Car­los Her­nán­dez, «di­ri­gi­da a so­lu­cio­nar las gra­ves con­se­cuen­cias de una si­tua­ción irre­gu­lar cu­ya gé­ne­sis le era por com­ple­to aje­na», con la sal­ve­dad de que, aña­de, «no se apre­cia nin­gún pro­pó­si­to es­pu­rio, sino lo con­tra­rio, evi­tar las con­se­cuen­cias le­si­vas que de un muy cues­tio­na­ble pro­ce­der mu­ni­ci­pal pre­vio se ha­bían de­ri­va­do». La ges­tión de So­to y Her­nán­dez evi­tó eje­cu­tar una sen­ten­cia de de­rri­bo, aun­que aca­ba­ron acu­sa­dos de pre­va­ri­ca­ción, juz­ga­dos y ab­suel­tos. El ins­truc­tor de aque­lla cau­sa, di­ce el TSXG aho­ra al ar­chi­var la que­re­lla con­tra él, no ac­tuó «de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria y gra­tui­ta», su de­ci­sión de pro­ce­sar tie­ne am­pa­ro nor­ma­ti­vo y fác­ti­co, no es en ab­so­lu­to ar­bi­tra­ria y se apo­ya en una ra­zo­na­ble in­ter­pre­ta­ción de las di­li­gen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.