Re­cha­zo mun­dial a la Cons­ti­tu­yen­te

Es­ta­dos Uni­dos con­ge­la los ac­ti­vos de Ma­du­ro tras la «frau­du­len­ta elec­ción» de la asam­blea

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

El Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos in­clu­yó al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, en la lis­ta de san­cio­na­dos por la Ofi­ci­na de Con­trol de Ac­ti­vos Ex­tran­je­ros del De­par­ta­men­to del Te­so­ro, lo que im­pli­ca que no po­drá es­ta­ble­cer nin­gu­na re­la­ción co­mer­cial con em­pre­sas de ese país o in­gre­sar a su te­rri­to­rio; y los ac­ti­vos que pu­die­ra te­ner en Es­ta­dos Uni­dos que­dan con­ge­la­dos, se­ña­ló la Ca­sa Blan­ca en un co­mu­ni­ca­do, «des­pués de la frau­du­len­ta elec­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te en Venezuela».

El cas­ti­go de Es­ta­dos Uni­dos a Ma­du­ro es la reac­ción más du­ra de las mu­chas con­tra­rias a los co­mi­cios pa­ra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que ha sus­ci­ta­do un re­cha­zo ca­si ab­so­lu­to en to­do el mundo. «Las elec­cio­nes ile­gí­ti­mas del do­min­go con­fir­man que Ma­du­ro es un dic­ta­dor que no res­pe­ta la vo­lun­tad del pue­blo ve­ne­zo­lano. Al san­cio­nar a Ma­du­ro, Es­ta­dos Uni­dos deja cla­ra la opo­si­ción a las po­lí­ti­cas de su ré­gi­men, así co­mo nues­tro apo­yo al pue­blo de Venezuela, que as­pi­ra a que su país re­gre­se a una de­mo­cra­cia ple­na y prós­pe­ra», se­ña­la el co­mu­ni­ca­do fir­ma­do por Steven Mnu­chin, se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos.

Ma­du­ro se ha­bía an­ti­ci­pa­do ya a las po­si­bles san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos: en un dis­cur­so te­le­vi­sa­do en la ma­dru­ga­da del lu­nes des­de la pla­za Bo­lí­var de Ca­ra­cas, don­de ce­le­bró con un cen­te­nar de se­gui­do­res los re­sul­ta­dos de la Cons­ti­tu­yen­te, reite­ró el ca­rác­ter «an­ti­im­pe­ria­lis­ta» de la Asam­blea, y se­ña­ló: «Nos im­por­ta un ca­ra­jo (lo que di­ga] Do­nald Trump».

La con­su­ma­ción del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te en Venezuela ha si­do re­cha­za­da por bue­na par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do Es­pa­ña, cu­yo mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res la­men­tó que «el Go­bierno de Venezuela ha­ya de­ci­di­do se­guir ade­lan­te con un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que no es acep­ta­do por la mayoría de los ve­ne­zo­la­nos y con­cul­ca prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos esen­cia­les». So­lo la iz­quier­da ra­di­cal, con Al­ber­to Gar­zón y Pa­blo Igle­sias a la ca­be­za, se po­si­cio­nó al la­do del ré­gi­men de Ma­du­ro, lla­man­do gol­pis­tas a los opo­si­to­res y dan­do to­da la le­gi­ti­mi­dad a la vo­ta­ción del do­min­go.

En lí­nea con Es­pa­ña, se po­si­cio­na­ron, en­tre otros, Ar­gen­ti­na, Brasil, Chi­le, Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Mé­xi­co, Pe­rú y Pa­ra­guay. El Go­bierno del pre­si­den­te pe­ruano, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, con­vo­có una reunión de can­ci­lle­res de al me­nos 12 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, que con­fir­ma­ron su asis­ten­cia y que dis­cu­ti­rán el te­ma ve­ne­zo­lano el pró­xi­mo mar­tes en Li­ma.

La Unión Eu­ro­pea, en tan­to, en­vió un co­mu­ni­ca­do mu­cho más sua­ve que los pre­vios a la vo­ta­ción de ayer, se­ña­lan­do que «ha au­men­ta­do la di­vi­sión y des­le­gi­ti­ma­rá más a las ins­ti­tu­cio­nes ele­gi­das de­mo­crá­ti­ca­men­te en Venezuela», di­jo en un co­mu­ni­ca­do un por­ta­voz del ser­vi­cio ex­te­rior de la UE.

La al­ta re­pre­sen­tan­te de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la UE, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, «es­tá tra­ba­jan­do en una res­pues­ta con­jun­ta de la UE que cu­bre la cues­tión de la po­si­bi­li­dad de san­cio­nes», co­mo ha­bía pe­di­do Es­pa­ña si es­tos co­mi­cios lle­ga­ban a ce­le­brar­se. Se­gún fuen­tes ex­tra­ofi­cia­les, 27 de los 28 paí­ses de la Unión (con la ex­cep­ción de Por­tu­gal, cu­yo Go­bierno so­cia­lis­ta tu­vo in­gen­tes ne­go­cios tan­to con Ma­du­ro co­mo con su an­te­ce­sor, el fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez) es­tán a fa­vor de san­cio­nar a fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos.

Tan­to la UE co­mo EE. UU., co­mo ha se­ña­la­do el se­na­dor estadounidense Mar­co Ru­bio, bus­can ma­xi­mi­zar el cas­ti­go a fun­cio­na­rios y mi­ni­mi­zar­lo a los ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos, que ya pa­de­cen gra­ves pri­va­cio­nes de ali­men­tos y me­di­ci­nas.

La pe­lea se­gui­rá

En tan­to, los par­la­men­ta­rios opo­si­to­res de la Asam­blea Na­cio­nal y la fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Lui­sa Or­te­ga Díaz, pe­lea­rán por sus car­gos, des­pués de que el do­min­go por la no­che Ma­du­ro se­ña­la­ra que la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te les re­ti­ra­rá la in­mu­ni­dad a los dipu­tados opo­si­to­res y los en­via­rá a «cár­ce­les o psi­quiá­tri­cos»; y que des­ti­tui­rá a Or­te­ga, a quien el Go­bierno cha­vis­ta con­si­de­ra «trai­do­ra».

Or­te­ga ya anun­ció ayer que ig­no­ra­rá los re­sul­ta­dos de la ANC, y se­ña­ló que «lo que anun­cia­ron fue una bur­la al pue­blo y a su so­be­ra­nía»; y que los nú­me­ros en­tre­ga­dos por el Con­se­jo Elec­to­ral fue­ron frau­du­len­tos; mien­tras, la Asam­blea Na­cio­nal se reunió, qui­zás por úl­ti­ma vez, en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo. Su vicepresidente, Freddy Guevara (a quien Ma­du­ro lla­ma «enano» y ha ame­na­za­do con en­viar­lo a la cár­cel) in­di­có que «tie­nen las ar­mas y pue­den to­mar el pa­la­cio, pe­ro que no lo van a ha­cer sin re­sis­ten­cia». Las ad­ver­ten­cias de Ma­du­ro al­can­za­ron tam­bién a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción crí­ti­cos, a los que avi­só de un po­si­ble cierre co­mo re­pre­sa­lia.

JUAN BARRETO

Jó­ve­nes manifestantes huyen de una car­ga policial du­ran­te una con­cen­tra­ción de pro­tes­ta con­tra la Cons­ti­tu­yen­te el do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.