La Fundación Fran­co anun­cia que las vi­si­tas a Mei­rás mos­tra­rán la «gran­de­za» del dic­ta­dor

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

«con la pre­sen­cia ve­ra­nie­ga del je­fe del Es­ta­do du­ran­te la to­ta­li­dad de su man­da­to, ho­nor al que nin­gu­na otra re­gión es­pa­ño­la tu­vo ac­ce­so».

Co­mo Fe­li­pe II

ra ob­te­ner «o am­pa­ro das ins­ti­tu­cións de­mo­crá­ti­cas do país» an­te la fundación con el nom­bre del dic­ta­dor, «en­ti­dad de no di­si­mu­la­do ca­rác­ter fas­cis­ta y prác­ti­ca an­ti­de­mo­crá­ti­ca».

La dipu­tada del PS­deG Con­cep­ción Bur­go di­jo que la ges­tión del pa­zo des­de la ci­ta­da fundación es «una bur­la a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra y una pro­vo­ca­ción a to­da la ciu­da­da­nía». Y pa­ra En Ma­rea la elec­ción es un es­per­pen­to y «un­ha con­ti­nua­ción» del ex­po­lio de la fa­mi­lia.

El BNG ha pues­to a la Xun­ta en el cen­tro de la po­lé­mi­ca al acu­sar­la de ser cóm­pli­ce de la exis­ten­cia de un «par­que te­má­ti­co fran­quis­ta [...] pa­ra fa­cer apo­lo­xía do di­ta­dor». En­tien­den los na­cio­na­lis­tas que la ges­tión del pa­zo por esa en­ti­dad «é un es­can­da­lo­so exem­plo da im­pu­ni­da­de co que se mo­ve quen fai apo­lo­xía do te­rro­ris­mo fas­cis­ta», al­go im­pen­sa­ble en otros paí­ses de Eu­ro­pa, co­mo Ale­ma­nia o Ita­lia. Fue­ron to­dos a la bo­da ves­ti­dos con tra­jes com­pra­dos en Ita­lia des­pués de que Ibe­ria per­die­se sus ma­le­tas en un vue­lo de Vi­go a Flo­ren­cia. Son tres ma­tri­mo­nios vi­gue­ses y de­man­da­ron a la ae­ro­lí­nea: ga­na­ron el plei­to y la com­pa­ñía los com­pen­sa­rá con ca­si 4.000 eu­ros.

Los seis afec­ta­dos via­ja­ron des­de Vi­go, hi­cie­ron es­ca­la en Barcelona y ate­rri­za­ron en Flo­ren­cia, don­de no apa­re­ció nin­gu­na de las ma­le­tas. Se en­con­tra­ron so­lo con lo pues­to, sin los ves­ti­dos de ga­la ni los tra­jes de ca­ba­lle­ro que iban a lu­cir en la ce­re­mo­nia nup­cial. Pa­ra acu­dir al con­vi­te, los tres ma­tri­mo­nios co­rrie­ron a las tien­das a com­prar ur­gen­te­men­te ro­pa. Así sa­lie­ron del pa­so, pues sus ma­le­tas tar­da­ron cua­tro días en lle­gar, cuan­do los no­vios ya es­ta­ban de via­je de luna de miel.

Pa­ra col­mo, tras re­cu­pe­rar sus per­te­nen­cias, la com­pa­ñía vol­vió a per­der por se­gun­da vez el equi­pa­je en el vue­lo de re­gre­so.

El plei­to se re­mon­ta a fe­bre­ro, cuan­do los afec­ta­dos reunie­ron to­das las fac­tu­ras con los gas­tos pa­ra jus­ti­fi­car los per­jui­cios del ex­tra­vío no una, sino dos ve­ces. Con­tac­ta­ron con un bu­fe­te vir­tual de re­cla­ma­cio­nes en lí­nea y el Juz­ga­do de lo Mer­can­til nú­me­ro 3 de Pontevedra, con se­de en Vi­go, dio la ra­zón a los seis via­je­ros afec­ta­dos. El juez con­de­na a la ope­ra­do­ra Ibe­ria a abo­nar 630 eu­ros a ca­da per­ju­di­ca­do. La com­pa­ñía pa­ga­rá en to­tal 3.780 eu­ros por los gas­tos rea­li­za­dos en ro­pa.

Los de­man­dan­tes re­cla­ma­ron más di­ne­ro por los da­ños mo­ra­les oca­sio­na­dos al pa­sar el apu­ro psi­co­ló­gi­co de te­ner que acu­dir sin ro­pa a una bo­da en un país ex­tran­je­ro, pe­ro el juez lo de­ne­gó por fal­ta de prue­bas.

El juz­ga­do de Vi­go ha tra­mi­ta­do en lo que va de año más de un cen­te­nar de re­cla­ma­cio­nes de pa­sa­je­ros con­tra ae­ro­lí­neas por pér­di­da de equi­pa­je, re­tra­sos o can­ce­la­cio­nes, y su­po­nen el 40 % del tra­ba­jo de los jue­ces. Los usua­rios ca­si siem­pre ga­nan es­tos plei­tos y per­ci­ben de me­dia 600 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.