Los hi­jos de Jano

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Los in­de­pen­den­tis­tas sa­ben que no po­drán con­se­guir la in­de­pen­den­cia con la Cons­ti­tu­ción en la mano, por­que prohí­be la se­gre­ga­ción de par­te al­gu­na de lo que hoy cons­ti­tu­ye Es­pa­ña; por ello uti­li­zan la Cons­ti­tu­ción has­ta don­de les sir­ve pa­ra sus pro­pó­si­tos y la de­jan de la­do y aun la pi­so­tean cuan­do se opo­ne a su cau­sa. «No es nues­tra Cons­ti­tu­ción. A ver si se en­te­ran de una vez; no se tra­ta de re­for­mar­la sino de sa­cu­dír­nos­la de en­ci­ma», di­ce el in­de­pen­den­tis­ta. Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas con­si­de­ran a los in­de­pen­den­tis­tas an­ti­cons­ti­tu­cio­na­lis­tas por­que uti­li­zan la Car­ta Mag­na has­ta don­de les con­vie­ne y nie­gan que sea la su­ya cuan­do les mo­les­ta, y ven es­to co­mo una con­tra­dic­ción, una fal­ta de ló­gi­ca, por­que mi­ran to­do des­de la Cons­ti­tu­ción.

«Lo que cuen­tan los in­de­pen­den­tis­tas es un mi­to que lo in­ven­tó [fu­lano de tal]; eso no es his­to­ria», di­cen los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Mi­to o his­to­ria es la ex­pre­sión de un de­seo, de un ideal, cons­cien­te o in­cons­cien­te, de una par­te, gran­de o pe­que­ña, del pue­blo. En po­lí­ti­ca lo que cuen­ta es el mi­to fun­da­cio­nal, la his­to­ria im­preg­na­da de emo­ti­vi­dad, no la ver­da­de­ra his­to­ria que es­tu­dia los he­chos tal co­mo han su­ce­di­do. A los in­de­pen­den­tis­tas les im­por­ta poco que la in­de­pen­den­cia va­ya a su­po­ner un desas­tre eco­nó­mi­co. Sa­ben que los idea­les cues­tan, co­mo cuesta ser li­bre. «Que nos sa­li­mos de la Unión Eu­ro­pea: tam­bién se sa­len los bri­tá­ni­cos, no pa­sa na­da, ya vol­ve­re­mos a en­trar o la Unión se des­hi­la­cha», me di­jo uno de ellos.

«No­so­tros no pi­so­tea­mos la Cons­ti­tu­ción de na­die, sino que tra­ta­mos de sa­cu­dir­nos de en­ci­ma el yu­go que unos ex­tran­je­ros quie­ren im­po­ner­nos. La Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la es pa­ra los es­pa­ño­les, pe­ro no­so­tros no so­mos es­pa­ño­les sino ca­ta­la­nes», me con­tó un po­lí­ti­co in­de­pen­den­tis­ta. Es­tos di­cen que ac­túan le­gal­men­te, que cum­plen un man­da­to del pue­blo que los ha ele­gi­do. Pien­san: «Esas son las le­yes que nos so­me­ten, que nos opri­men. So­mos de­nos­ta­dos y re­cha­za­dos por te­ner ra­zón an­tes de tiem­po, co­mo los he­re­jes. Nues­tro pro­ce­der en­cie­rra el fu­tu­ro de los pue­blos». El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta les con­tes­ta: «Ocu­rre que el Par­la­ment se ha otor­ga­do po­de­res que la Cons­ti­tu­ción no le da y sus le­yes no pue­den con­tra­de­cir la ley su­pre­ma de los es­pa­ño­les».

Mien­tras pue­dan, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas tra­ta­rán de ha­cer cum­plir la ley a to­dos los es­pa­ño­les; los con­de­na­rán a una pe­na y los in­ha­bi­li­ta­rán pa­ra pues­tos pú­bli­cos en el es­ta­do ac­tual de co­sas. Lle­ga­do el mo­men­to, cuan­do los dos ban­dos en li­ti­gio con­si­de­ren que han lle­ga­do al fi­nal del ca­mino, o uno de ellos ce­de, o dia­lo­gan y los dos ce­den en par­te o los in­de­pen­den­tis­tas van perdiendo fuer­za por­que sus se­gui­do­res se ha­yan har­ta­do de pro­me­sas, o acu­den al em­pleo de la fuer­za pa­ra im­plan­tar el cum­pli­mien­to de sus nue­vas le­yes. De mo­men­to, el in­ten­to del Go­bierno es que se frían en su pro­pia sal­sa y el pue­blo los aban­do­ne por ago­ta­mien­to y abu­rri­mien­to.

Des­de den­tro, las dos ma­ne­ras de pen­sar son cohe­ren­tes. El con­flic­to sur­ge cuan­do ca­da uno juz­ga al otro des­de su pun­to de vis­ta. Nin­guno de ellos se pue­de po­ner en la piel del otro. «Es el úl­ti­mo in­ten­to de un gru­po de lí­de­res, nue­vos y vie­jos, de de­mos­trar y ama­rrar su po­der y lim­piar su nom­bre. Pa­ra ello quie­ren ha­cer creer al pue­blo que es­tán in­ves­ti­dos de una mi­sión di­vi­na. Los in­de­pen­den­tis­tas son hi­jos de Jano, tie­nen dos caras. Su­cum­bi­rán des­pués de co­ger to­dos los ca­mi­nos fal­sos po­si­bles guia­dos por fan­tas­mas. So­lo en el mundo ima­gi­na­rio se pue­de dis­fru­tar de la ple­na li­ber­tad», di­jo el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. «Na­die ja­más ma­ta­rá del to­do a los fan­tas­mas; se en­car­nan y se con­vier­ten en ele­men­tos de la reali­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.