De­re­cho fren­te a educación

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La in­sis­ten­cia de la pren­sa en co­men­tar es­tos días el ca­che­te que una ma­dre pro­pi­nó a su hi­jo re­ve­la que se tra­ta de un te­ma con tras­fon­do. Pe­ro, en mi opi­nión, no se quie­re en­trar en el meo­llo del asun­to, que es la dis­pa­ra­ta­da ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y aca­dé­mi­cas, pro­pi­cia­da por la Ley de Pro­tec­ción Ju­rí­di­ca del Me­nor y el de­cre­to de de­re­chos y de­be­res de los alum­nos. De­re­cho y pe­da­go­gía son dis­ci­pli­nas ne­ce­sa­rias, am­bas; pe­ro sus com­pe­ten­cias no pue­den coin­ci­dir. El de­re­cho pre­vé la con­fron­ta­ción de in­tere­ses; la pe­da­go­gía pre­su­po­ne co­mu­nión de in­tere­ses.

Me­dian­te la educación los adul­tos pro­cu­ra­mos tras­va­sar a los ni­ños lo me­jor de no­so­tros mis­mos: sen­ti­mien­tos, va­lo­res, costumbres, a lo que lue­go los chi­qui­llos apli­ca­rán su pro­pio fil­tro pa­ra adap­tar­los a su mo­men­to. Di­cho tras­va­se re­quie­re co­mu­nión de in­tere­ses, una cier­ta com­pli­ci­dad. al con­tra­rio del de­re­cho, que es im­po­si­ti­vo, pro­mul­ga­do.

Es muy pe­li­gro­so con­fun­dir la educación con el de­re­cho, por­que es muy di­fe­ren­te apren­der a con­tro­lar­se que acep­tar que te con­tro­len. Lo pri­me­ro siem­pre es loa­ble; lo se­gun­do, no siem­pre.

Y las so­lu­cio­nes de­ben ser acor­des con la na­tu­ra­le­za de los pro­ble­mas. Dar so­lu­cio­nes ju­di­cia­les a pro­ble­mas pe­da­gó­gi­cos es un dis­pa­ra­te que ori­gi­na in­fi­ni­dad de dis­pa­ra­tes.

Si una ma­má da un ca­che­te a su hi­jo, lo nor­mal es que lo ha­ga pa­ra co­rre­gir­le, co­mo sos­pe­cho que ocu­rrió en el ca­so co­men­ta­do. El desaho­go que pue­da aña­dir es al­go muy hu­mano, pe­ro na­da edu­ca­ti­vo, por­que en­se­ñar a con­tro­lar­se re­quie­re sa­ber con­tro­lar­se. A un ca­che­te le bas­ta con ser un ges­to, tan ple­tó­ri­co de sig­ni­fi­ca­do que per­mi­ta mi­ni­mi­zar lo que tie­ne de agre­sión.

Pe­ro lo que me pa­re­ce to­tal­men­te fue­ra de lu­gar son la mayoría de co­men­ta­rios que se han aña­di­do al asun­to y que sue­nan a adoc­tri­na­mien­to. Co­mo, por ejem­plo, re­pro­char al chi­qui­llo que es­tam­pa­ra con­tra el sue­lo un mó­vil «que cos­tó 800 eu­ros que mu­chos cu­rran­tes no ga­nan en un mes» en vez de re­cri­mi­nar ese mis­mo dis­pen­dio a quien se lo com­pró. O cen­su­rar la «ac­ti­tud fría» del chi­qui­llo an­te el tri­bu­nal en vez de cues­tio­nar una ley que pro­pi­cia el que pa­dres e hi­jos y edu­ca­do­res y edu­can­dos se de­nun­cien a tro­che y mo­che, co­mo si el de­re­cho pe­nal ya no fue­ra su­fi­cien­te. O que le acha­quen el «sín­dro­me del em­pe­ra­dor», dan­do em­pa­que cien­tí­fi­co a ta­ma­ña char­lo­ta­da, en vez de evi­tar que ta­les au­gu­rios es­tig­ma­ti­cen a los críos.

Se ve que a no to­dos des­agra­da el que se mul­ti­pli­que cier­to ti­po de con­flic­tos, que se han vuel­to muy ren­ta­bles por los in­tere­ses pro­fe­sio­na­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos que sus­ci­tan. Co­mo lo ve­ni­mos com­pro­ban­do con la pro­pa­gan­da y el már­ke­ting que le es­tán apli­can­do al bull­ying.

Lle­vo mu­chos años pre­gun­tán­do­me si la le­gis­la­ción so­bre me­no­res es la so­lu­ción al des­ma­dre o es la prin­ci­pal de sus cau­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.