Ya hay dos par­ti­dos so­cia­lis­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En su pri­me­ra en­car­na­ción co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez re­ci­bía una se­ria crí­ti­ca in­ter­na: no ha­bla­ba con sus lí­de­res re­gio­na­les. Él mis­mo lo re­co­no­ció en de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Go­ber­na­ba el par­ti­do co­mo un au­tó­cra­ta, sin pe­dir opi­nión, sin dar ex­pli­ca­cio­nes e in­clu­so sin po­ner­se al te­lé­fono. Y cuan­to más pa­ta ne­gra era un ba­rón, más le­jos pa­re­cía es­tar del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. El re­sul­ta­do fue que se que­dó sin alia­dos y la con­se­cuen­cia, la derrota en el la­men­ta­ble Co­mi­té Fe­de­ral del pa­sa­do mes de oc­tu­bre.

Aho­ra Sán­chez em­pie­za a co­me­ter el mis­mo pe­ca­do, pe­ro agra­va­do por su ad­mi­nis­tra­ción del li­de­raz­go. Co­mo si con­fun­die­se su nue­va au­to­ri­dad, ad­qui­ri­da des­pués de las pri­ma­rias que le de­vol­vie­ron el po­der, con au­to­ri­ta­ris­mo, es­tá ha­cien­do un par­ti­do a su ima­gen y se­me­jan­za y con una di­rec­ción po­lí­ti­ca que con­tra­di­ce gran par­te de la tra­di­ción so­cia­lis­ta. Ape­la a las ba­ses, que es don­de es­tu­vo y qui­zá es­té su fuer­za, pe­ro mar­gi­na o cas­ti­ga a sus opo­nen­tes y a to­dos aque­llos que per­te­ne­cen al vie­jo PSOE y ha­ce lo con­tra­rio de lo que hi­zo la ges­to­ra du­ran­te la lar­ga in­te­ri­ni­dad.

Sus úl­ti­mos ac­tos han si­do elo­cuen­tes. Si la ges­to­ra ten­día a apo­yar al Go­bierno en aras de la es­ta­bi­li­dad, Sán­chez se dis­tin­gue por su ob­se­sión por de­rri­bar a Ra­joy. Si la ges­to­ra de­nun­cia­ba que el PSOE se es­ta­ba po­de­mi­zan­do y que­ría dis­tan­ciar­se de Po­de­mos, Sán­chez se es­fuer­za en coin­ci­dir con Pa­blo Igle­sias. En cuan­to a las per­so­nas, no le tem­bló el pul­so pa­ra ce­sar a Al­fon­so Gue­rra en la pre­si­den­cia de la Fundación Pa­blo Igle­sias e hi­zo el va­cío a Eduar­do Ma­di­na has­ta con­se­guir su re­nun­cia co­mo dipu­tado y su aban­dono de la po­lí­ti­ca. Y en cuan­to a la gran cues­tión de es­te tiem­po, que es la te­rri­to­rial, se em­bar­có en la plu­ri­na­cio­na­li­dad, más en la lí­nea de Pa­blo Igle­sias que en la tra­di­ción del pen­sa­mien­to so­cia­lis­ta. Es­te fin de se­ma­na se pu­do com­pro­bar que la dis­tan­cia en­tre él y Susana Díaz, por no ci­tar a Abel Ca­ba­lle­ro y otros di­ri­gen­tes, es tan gran­de co­mo la que le se­pa­ra del PP.

Pe­dro Sán­chez tie­ne to­do el de­re­cho, por su­pues­to, a in­ten­tar ha­cer el Par­ti­do So­cia­lis­ta que cree con­ve­nien­te y ne­ce­sa­rio. Tie­ne in­clu­so la obli­ga­ción de re­fun­dar­lo, da­da la cri­sis arras­tra­da por ese par­ti­do. Qui­zá sea el úni­co con au­to­ri­dad pa­ra in­ten­tar­lo. Pe­ro con in­te­li­gen­cia y cau­te­la. No se ha­ce par­ti­do pres­cin­dien­do del ta­len­to, co­mo el de Ma­di­na y el de Gue­rra, por ma­yor que sea don Al­fon­so. No se ha­ce par­ti­do asu­mien­do prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos del gran ad­ver­sa­rio, que es Po­de­mos. Y no se ha­ce par­ti­do lan­zán­do­se a al­go tan se­rio co­mo la plu­ri­na­cio­na­li­dad sin el de­bi­do con­sen­so in­terno. Si se lan­za, ocu­rre lo vis­to en An­da­lu­cía: que no pa­re­ce que hay un Par­ti­do So­cia­lis­ta, sino dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.