Re­ti­rar­se a tiem­po

La Voz de Galicia (Ourense) - - Al Sol - INÉS REY

So­bre­vi­ví a la pre edad del pavo en­tre par­ti­dos de pa­las en la pla­ya co­mo cam­peón ab­so­lu­to. Cin­co ve­ra­nos con­se­cu­ti­vos in­vic­to, y aun­que mi ma­yor nú­me­ro de vic­to­rias qui­zás fue­sen den­tro del seno fa­mi­liar va­ca­cio­nal, res­tar­le mé­ri­to a mi ha­za­ña se­ría al­go in­jus­to. Des­me­re­ce­dor.

Me re­ti­ré a tiem­po, no co­mo Mick o Paul. Fue jus­to an­tes de la pri­me­ra derrota en la va­rian­te de aquel jue­go mo­derno: atra­par una pe­lo­ta con un ca­cha­rro fo­rra­do de vel­cro. Vi co­mo los ojos de una de mis tías, en un úl­ti­mo in­ten­to de ga­nar­me ra­que­ta de ma­de­ra en mano, me mi­ra­ban ame­na­zan­tes di­cién­do­me muy ba­ji­to: «Mi­ra, es­to es tu fu­tu­ro, per­der con un ni­ño». Plan­té mi ca­rre­ra co­mo cam­peón en un arre­ba­to de no que­rer ser co­mo los ma­yo­res. To­dos nos pro­me­ti­mos no ser co­mo esos ma­yo­res. Lo ma­lo de pro­me­ter es que no sa­bes si po­drás cum­plir­lo.

Gas­té to­das mis fuer­zas in­fan­ti­les en mi ca­rre­ra co­mo ju­ga­dor de fút­bol sa­la, que es la va­rian­te que a prio­ri a to­do el mundo se le da me­jor. De una ma­ne­ra in­com­pren­si­ble por mis con­di­cio­nes fí­si­cas mez­cla de del­ga­dez, mio­pía y un amor pro­pio que mi­ra­ba al res­to de ni­ños por de­ba­jo del hom­bro, aque­llo de la pe­lo­ta me re­sul­ta­ba sen­ci­llo. Los re­ga­tes sa­lían so­los de mis pier­nas, y a pe­sar de no parar de co­rrer arri­ba y aba­jo el cam­po du­ran­te ca­da mi­nu­to de ca­da par­ti­do, nun­ca me sen­tía can­sa­do.

Unos ami­gos, ma­yo­res que yo y me­jo­res fut­bo­lis­tas, pen­sa­ron que po­dría unir­me a su equi­po pa­ra ju­gar al­gu­nos ma­ra­to­nes -par­ti­dos sin fin du­ran­te un día en­te­ro- con ellos aquel ve­rano. Ga­na­mos el pri­mer tor­neo sin mu­cho apu­ro. Creo que has­ta mar­qué un par de go­les en los pocos mi­nu­tos de jue­go que me ce­dían los ti­tu­la­res pa­ra es­ca­par del ca­lor so­fo­can­te de los pri­me­ros días de sep­tiem­bre.

Nos apun­ta­mos a dos o tres más, mien­tras es­pe­rá­ba­mos a que lle­ga­se el día 8, el día en que el equi­po ga­na­dor re­ci­bi­ría vein­te mil pe­se­tas. Era mi 15 cum­plea­ños. Ca­si se po­día oler la vic­to­ria des­de la ban­da don­de ca­len­tá­ba­mos a rit­mo de co­reo­gra­fía. Nos pro­cla­ma­mos cam­peo­nes aun­que no me de­ja­ron ju­gar un so­lo mi­nu­to. Du­ran­te la ce­le­bra­ción me pre­sen­ta­ron al se­ñor J&B, tu­vi­mos una co­ne­xión ins­tan­tá­nea y aban­do­né mi ca­rre­ra de fut­bo­lis­ta por la de Dj. Otro de­por­te dis­tin­to. En la Cos­ta da Mor­te hoy vi­ven uno de sus días grandes. Los ve­ci­nos de Ca­ba­na de Ber­gan­ti­ños se van de ro­me­ría, co­mo ca­da 1 de agos­to, pa­ra pa­sar el día en fa­mi­lia y dis­fru­tar de la co­mi­da ba­jo los bi­duei­ros. La al­ga­ra­bía co­men­za­rá de bue­na ma­ña­na, con los gai­tei­ros de O Son do Cas­tro. Des­pués, a las 13.00 ho­ras, mi­sas so­lem­nes y, a con­ti­nua­ción, la in­ter­pre­ta­ción del Himno a San Fins.

No fal­ta­rá la tra­di­cio­nal ba­ta­lla de vino, en la que los jó­ve­nes aca­ban con la ro­pa he­cha ji­ro­nes, ni tam­po­co una de las or­ques­tar más re­cla­ma­das por los con­ce­llos ga­lle­gos, el Com­bo Do­mi­ni­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.