Tras el sue­ño en el avión

La Voz de Galicia (Ourense) - - Relatos De Verán -

El se­me­jan­te rui­do en­sor­de­ce­dor hi­zo que sa­lie­se dis­pa­ra­da de mi sue­ño. En­ton­ces fue cuan­do abrí los ojos, to­do es­ta­ba os­cu­ro, so­lo lo­gra­ba ver una luz te­nue a unos me­tros de mí. Ilu­mi­na­ba lo que pa­re­cía un pa­si­llo, aun­que no era ca­paz de dis­tin­guir las co­sas de aquel mis­te­rio­so lu­gar. Al poco ra­to, em­pe­cé a oír una voz, ¿que­ría de­cir que no es­ta­ba so­lo? Creo que que­ría de­cir­me al­go, pe­ro era inin­te­li­gi­ble. Em­pe­zó a so­nar una mú­si­ca que me re­sul­ta­ba co­no­ci­da, era una can­ción que yo me sa­bía, pe­ro es­ta­ba des­per­tan­do y no po­día de­cir cuál era. De re­pen­te, unas lu­ces se en­cen­die­ron y me per­mi­tie­ron em­pe­zar a di­vi­sar al­go a mi al­re­de­dor. Yo es­ta­ba ro­dea­da de per­so­nas, mu­chas de ellas des­co­no­ci­das pa­ra mí. To­das es­ta­ban can­tan­do la can­ción de cum­plea­ños fe­liz, ¡la es­ta­ban can­tan­do pa­ra mí! Yo me ha­bía que­da­do dor­mi­da en el avión, pues tu­vi­mos que via­jar de ma­dru­ga­da. Mi ma­dre ha­bía pe­di­do a los pa­sa­je­ros que can­ta­ran la can­ción al ate­rri­zar. Por fin lle­ga­mos a la ca­sa de mi abue­la en Madrid. Tim­bré y cuan­do ella abrió la puer­ta nos abra­za­mos, he de re­co­no­cer que al­gu­na lá­gri­ma sí se me es­ca­pó. Ese día fue in­creí­ble, y es­to no es to­do, pues me hi­cie­ron una gran fies­ta sor­pre­sa esa mis­ma tar­de, a la que asis­tió to­da mi fa­mi­lia. EM­MA VÁZ­QUEZ LINOS 13 años. Fe­rrol. Es­tu­dian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.