La is­la de la doc­to­ra Moreau

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - Eduar­do Ga­lán Blan­co

Ha muer­to una mu­sa. La Ca­lío­pe del ci­ne fran­cés. Una is­la en el con­ti­nen­te de los años se­sen­ta. Fue la sa­cer­do­ti­sa de una ge­ne­ra­ción. Los jo­ven­ci­tos que, me­no­res de edad aún, íba­mos a los ci­ne­clu­bes du­ran­te los es­ter­to­res del fran­quis­mo, que­da­mos ob­nu­bi­la­dos cuan­do se ci­ñó las me­dias ne­gras so­bre su piel le­cho­sa en Dia­ro de una ca­ma­re­ra de Bu­ñuel, don­de el in­dis­cre­to de­sen­can­to de la bur­gue­sía ha­cía un arre­ba­ta­dor fe­ti­che de los za­pa­tos —las bo­tas de cor­do­nes— de la pa­ri­si­na.

Los pies de Jeanne Moreau fue­ron cé­le­bres. Y, a su vez, los pies la per­se­guían. Ella be­só y aca­ri­ció los del afor­tu­na­do Jean-Marc Bory, en sin­gu­lar ac­to ama­to­rio de Los aman­tes, la pe­lí­cu­la de Louis Ma­lle que lan­zó a la fa­ma a la dio­sa fran­ce­sa a fi­na­les de los cin­cuen­ta, cuan­do la nou­ve­lle va­gue co­men­za­ba. En aque­lla pe­lí­cu­la, su es­pal­da des­nu­da era un ma­pa en blan­co que nun­ca ha­bía­mos vis­to en las pan­ta­llas del Ré­gi­men.

La doc­to­ra Moreau era es­tric­ta go­ber­nan­ta de sus aman­tes, Ma­ta Ha­ri, per­fec­ta ve­nus de las pie­les de Ma­soch, una Eva que hi­zo su­frir de lo lin­do —¡nun­ca la tor­tu­ra sen­ti­men­tal fue más her­mo­sa!— a Stan­ley Ba­ker, en­tre­ga­do pe­le­le, tí­pi­co per­so­na­je sir­vien­te de Jo­seph Lo­sey.

So­fis­ti­ca­da y dra­má­ti­ca. Más­ca­ra su­pre­ma del rí­mel y el rou­ge. No lo ol­vi­de­mos, ella se des­ma­qui­lló an­tes que Glenn Clo­se, ma­da­me de Mer­teuil de re­la­cio­nes pe­li­gro­sas.

El lu­to tam­bién le era con­sus­tan­cial. Trans­mu­tó en viu­da ne­gra ven­ga­ti­va pa­ra el Truf­faut de La no­via ves­tía de ne­gro, ar­ma­da con el ar­co y las fle­chas de Dia­na ca­za­do­ra. Su ves­ti­do de fies­ta aza­ba­che se hi­zo La no­che pa­ra An­to­nio­ni, pu­ro exis­ten­cia­lis­mo y angst sar­triano. ¡Ay, Jeanne ves­ti­da con ese abe­tu­na­do ba­tín kaf­kiano, ten­di­da so­bre la ca­ma en la que Ant­hony Per­kins se aso­ma­ba a los abis­mos de El pro­ce­so!

Sí, la os­cu­ri­dad, pe­ro tam­bién la luz. Moreau, de tan os­cu­ra, era lu­mi­no­sa. No en vano di­ri­gió Lu­mié­re y la ol­vi­da­da L’ado­les­cen­te, una pe­lí­cu­la so­bre el des­per­tar a la vi­da, a la luz. De al­gu­na ma­ne­ra, el trágico y sui­ci­da trián­gu­lo amo­ro­so de Ju­les y Jim, con esa ca­rre­ra, puen­te a tra­vés, de los dos aman­tes per­si­guien­do a Jeanne dis­fra­za­da de chi­co, si­gue sien­do un har­mo­nio­so can­to a la vi­da. Y en ¡Viva Ma­ría! fue sím­bo­lo fes­ti­vo de la re­vo­lu­ción. Por­que Moreau es, pa­ra siem­pre, pu­ra lu­mi­nis­cen­cia vi­tal, echa­da so­bre el enor­me odre vie­jo del Fals­taff de We­lles en Cam­pa­na­das a me­dia­no­che. In­ten­tan­do re­vi­vir la ju­ven­tud perdida a un vie­jo de men­te jo­ven al que el cuer­po no res­pon­de ya. «¡La de co­sas que he­mos vis­to!», doc­to­ra Moreau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.