La­be­rin­to pa­ra me­di­tar en el Ca­mino

La ca­na­dien­se Lau­ra Den­nett man­tie­ne abier­to des­de ha­ce tres años el pri­mer jar­dín tran­qui­lo de Es­pa­ña, que han vi­si­ta­do cien­tos de per­so­nas en Pe­dra­fi­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - DO­LO­RES CE­LA

La es­cri­to­ra ca­na­dien­se Lau­ra Den­nett pu­so en mar­cha ha­ce aho­ra tres años en A La­goa, Pe­dra­fi­ta, el pri­mer es­pa­cio de Es­pa­ña de la red mun­dial de jar­di­nes tran­qui­los, in­te­gra­da en la or­ga­ni­za­ción The Quiet Gar­den Trust, que na­ció con la fi­lo­so­fía de man­te­ner­los abier­tos a la con­tem­pla­ción y a la ora­ción. Des­de en­ton­ces han pa­sa­do cen­te­na­res de per­so­nas, la mayoría pe­re­gri­nos, por el jar­dín del la­be­rin­to, que es co­mo fi­gu­ra en la guía en la que apa­re­cen unos 300 es­pa­cios de es­te ti­po, per­te­ne­cien­tes a par­ti­cu­la­res, igle­sias, es­cue­las y hos­pi­ta­les. En el año 2015, que fue el úni­co en el que la in­ves­ti­ga­do­ra del Ca­mino de San­tia­go lle­vó la cuen­ta, 115 se de­tu­vie­ron a con­tem­plar el im­pre­sio­nan­te pai­sa­je que se di­vi­sa des­de el ban­co que co­lo­có pa­ra la me­di­ta­ción.

La de­no­mi­na­ción con la que fi­gu­ra en la guía el es­pa­cio de la es­cri­to­ra obe­de­ce a que re­pro­du­ce, con se­tos, el la­be­rin­to de la ca­te­dral de Char­tres, en Fran­cia. En es­ta ciu­dad Den­nett ini­ció una pe­re­gri­na­ción a Com­pos­te­la que la lle­vó, años des­pués, a ins­ta­lar­se de for­ma per­ma­nen­te en una al­dea de ape­nas me­dia do­ce­na de ca­sas, pró­xi­ma al Ca­mino.

Que­ma­do por la he­la­da

El la­be­rin­to hu­bo que re­cor­tar­lo es­ta pri­ma­ve­ra, des­pués de que las he­la­das del mes de ma­yo lo de­ja­ran com­ple­ta­men­te que­ma­do, al igual que las hor­ten­sias. To­das las plan­tas han re­vi­vi­do, pe­ro su evo­lu­ción no se co­rres­pon­de con la pro­pia de la es­ta­ción.

La en­tra­da a es­te jar­dín es li­bre y tie­ne su pro­pio claus­tro de abe­du­les, co­mo de­fi­ne la es­cri­to­ra al pa­seo a la som­bra de dos fi­las de ár­bo­les de es­ta es­pe­cie. No hay que lla­mar a la puer­ta pa­ra pe­dir per­mi­so pa­ra en­trar, sen­tar­se en el ban­co y con­tem­plar la na­tu­ra­le­za. El ac­ce­so es­tá mar­ca­do por el le­tre­ro de Quiet Gar­den y la úni­ca nor­ma, se­gún Lau­ra Den­nett, es no de­jar ba­su­ra y no lle­var­se plan­tas.

Hos­pi­ta­li­dad

Des­de el ban­co si­tua­do fren­te al la­be­rin­to se di­vi­san los pi­cos de Os An­ca­res lu­cen­ses y leo­ne­ses. «Es­te es­pa­cio —se­ña­la su due­ña— con­mue­ve e in­du­ce a la con­tem­pla­ción por su gran be­lle­za». «Aquí —aña­de— es po­si­ble des­cu­brir la paz, el con­sue­lo y la ale­gría. Es un lu­gar apar­ta­do del mundo y no so­lo quie­ro dis­fru­tar­lo, sino tam­bién com­par­tir­lo».

Den­nett no acos­tum­bra a sa­lir de su ca­sa pa­ra ha­blar con quie­nes usan su jar­dín. Ejer­ce un dis­cre­to con­trol y so­lo en oca­sio­nes en­ta­bla con­ver­sa­ción con los vi­si­tan­tes, co­mo las seis as­tu­ria­nas que acu­die­ron a su pro­pie­dad a ver los ace­bos en su ple­ni­tud, re­ple­tos de bo­las ro­jas.

Den­nett cuen­ta otros en­cuen­tros, co­mo las 12 mu­je­res que per­te­ne­cen a The Quiet Gar­den Trust, que lle­ga­ron a la fin­ca con la in­ten­ción de que­dar­se diez mi­nu­tos y pa­sa­ron hora y me­dia, o un gru­po de bra­si­le­ños a los que acom­pa­ña­ba un sa­cer­do­te, que apro­ve­cha­ron es­te es­pa­cio pa­ra el re­zo co­mu­ni­ta­rio. No es al­go ex­tra­ño, por­que la idea de crear es­ta red par­tió de un pas­tor an­gli­cano, el re­ve­ren­do Phi­lip Ro­de­rick. Ac­tual­men­te, los 300 jar­di­nes, re­par­ti­dos en 18 paí­ses, es­tán abier­tos a la paz y a la re­fle­xión de gen­tes de to­das las creen­cias.

La es­cri­to­ra se en­car­ga per­so­nal­men­te de to­dos los cui­da­dos que re­quie­ren sus plan­tas. «No de­di­co mi vi­da —se­ña­ló— a un jar­dín de re­vis­ta». «Al fi­nal de la es­ta­ción y al prin­ci­pio —se­ña­la— vie­ne una per­so­na que tra­ba­ja­ba pa­ra los an­ti­guos due­ños de la ca­sa pa­ra po­ner­lo a dor­mir y pa­ra des­per­tar­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.