«Las re­des so­cia­les son al­go la­bo­ral»

Pro­ta­go­nis­ta La ou­ren­sa­na lle­va más de ocho años tra­ba­jan­do pa­ra una em­pre­sa en Barcelona

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - LAU­RA PA­RA­DA, R. N.

Noa Cid Blan­co (Ourense, 1989), afin­ca­da en Barcelona des­de ha­ce ocho años, se de­fi­ne co­mo una chi­ca tra­ba­ja­do­ra y a la que le en­can­ta apren­der, aun­que tam­bién re­co­no­ce que es de­ma­sia­do pru­den­te a la hora de afron­tar nue­vos pro­yec­tos. «Quie­ro es­tar se­gu­ra de al­go an­tes de ha­cer­lo», sen­ten­cia. Pe­ro tam­bién re­co­no­ce que con la ma­du­rez es­tá in­ten­tan­do co­rre­gir esa ten­den­cia y vol­ver­se más arries­ga­da.

Ac­tual­men­te ocu­pa el pues­to de plat­form ma­na­ger de VICE Es­pa­ña, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­nal con con­te­ni­do di­ri­gi­do prin­ci­pal­men­te a los jó­ve­nes. Un re­to que em­pe­zó ha­ce cin­co años y que ha con­se­gui­do que con es­fuer­zo y tiem­po sea par­te de su vi­da. «Me en­can­ta el es­ti­lo que tie­ne VICE, la for­ma que te­ne­mos de ha­blar­le al pú­bli­co, co­mo si te ha­bla­se un ami­go. A mí es­to me gus­tó y fue lo que me lla­mó la aten­ción», con­fie­sa.

Pe­ro Noa no siem­pre en­ca­mi­nó su vi­da al mundo de la co­mu­ni­ca­ción. Es­tu­dió Pu­bli­ci­dad y, tras un tiem­po tra­ba­jan­do en va­rias agen­cias, des­cu­brió que real­men­te ese no era su lu­gar. «En el año y poco que es­tu­ve tra­ba­jan­do en agen­cias me di cuen­ta de que el len­gua­je pu­bli­ci­ta­rio era al­go que no me lle­na­ba por com­ple­to. Cuan­do en­tré en VICE en­tré des­de lo más ba­ji­to, sien­do una be­ca­ria y sen­tí que es­ta­ba en mi lu­gar, en un lu­gar que me iden­ti­fi­ca­ba».

Pa­ra ella ca­da pro­yec­to que em­pren­de tie­ne que es­tar en con­so­nan­cia con su esen­cia, con su per­so­na­li­dad, por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal «es sen­tir­se có­mo­do con ca­da co­sa que ca­da uno ha­ga». En eso, es­ta ou­ren­sa­na tie­ne las co­sas muy cla­ras: «Lo más im­por­tan­te de un tra­ba­jo y en ge­ne­ral de cual­quier pro­yec­to que lle­ve­mos a ca­bo es ha­cer al­go que te re­pre­sen­te, ya que al fi­nal to­do lo que ha­gas va a ser tú y se­rá cuan­do lo dis­fru­tes, sien­do tú mis­mo y sin­tién­do­te iden­ti­fi­ca­do con los pla­nes que em­pie­ces».

Fue es­te mo­do de en­ten­der la vi­da lo que la ani­mó a de­ci­dir que el mundo de la pu­bli­ci­dad no era el lu­gar con el cuál se sen­tía más a gus­to y por ello se rein­ven­tó pa­ra con­se­guir ser la pri­me­ra en­car­ga­da de re­des so­cia­les de VICE Es­pa­ña. «No­té que se con­fia­ba en mi cri­te­rio, y aun­que tu­ve que te­ner un pe­río­do de apren­di­za­je pa­ra cap­tar el tono VICE, me die­ron la po­si­bi­li­dad de im­plan­tar to­do lo que yo sa­bía. Con­fia­ron en mí y con­se­guí que mis ideas se es­cu­cha­ran».

De es­ta for­ma su tra­ba­jo es­tá li­ga­do a con­se­guir que el con­te­ni­do de la em­pre­sa lle­gue al ma­yor pú­bli­co po­si­ble, uti­li­zan­do pa­ra ello las re­des so­cia­les. Lo cu­rio­so es que, se­gún cuen­ta, su tra­ba­jo tam­bién ha oca­sio­na­do una re­la­ción de amor-odio en­tre ella y es­tos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción so­cial. «Des­de un prin­ci­pio las re­la­cio­né con el tra­ba­jo y no las he he­cho tan mías», co­men­ta. Di­ce que si tu­vie­se que ele­gir se de­can­ta­ría más por Ins­ta­gram, tan­to pa­ra con­su­mir con­te­ni­do co­mo pa­ra pu­bli­car sus pro­pias imá­ge­nes. En cam­bio Fa­ce­book y Twit­ter fue­ron las pri­me­ras re­des que uti­li­zó pa­ra tra­ba­jar por eso siem­pre las aso­cia con un uso más la­bo­ral.

Noa lle­va va­rios años fue­ra de Ourense y aun­que vuel­ve en va­ca­cio­nes, hay una co­sa que echa de me­nos de la ciu­dad. «To­da la

CE­DI­DA

Noa Cid Blan­co, «plat­form ma­na­ger» de VICE Es­pa­ña, en la redacción de la em­pre­sa en Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.