El pre­sun­to ho­mi­ci­da de Boi­ro ya ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con la Guar­dia Ci­vil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - Á. S.

Sa­muel V. P., el pre­sun­to ho­mi­ci­da de la se­xa­ge­na­ria Car­men Dies­te Dies­te, no era un des­co­no­ci­do pa­ra la Guar­dia Ci­vil del pues­to de Boi­ro, cuer­po que se en­car­gó de de­te­ner­lo du­ran­te la ma­dru­ga­da del pa­sa­do lu­nes. El tam­bién ve­cino de la lo­ca­li­dad bar­ban­za­na ya ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con las fuer­zas de se­gu­ri­dad, al igual que con otros ve­ci­nos que tam­bién acu­dían a la vi­vien­da de la fa­lle­ci­da, en el lu­gar de Tri­ñáns.

Su­pues­ta­men­te, el bar­ban­zano se de­di­ca­ba de vez en cuan­do al fur­ti­vis­mo en las concesiones de la co­fra­día de Ca­bo de Cruz. Al pa­re­cer, es­ta ac­ti­vi­dad ile­gal le ha­bía gran­jea­do pro­ble­mas con los vi­gi­lan­tes de la en­ti­dad pes­que­ra, que eran in­ca­pa­ces de con­tro­lar­lo. Se­gún apun­ta­ron los pro­pios ve­ci­nos del nú­cleo de Tri­ñáns, el bar­ban­zano ha­bía lle­ga­do a en­ca­rar­se con al­guno de los guar­da­pes­cas, aun­que se des­co­no­ce si ha­bía agre­di­do a al­guno.

La Guar­dia Ci­vil tam­bién se ha­bía vis­to las ca­ras con Sa­muel V. P. ha­ce me­ses, en una in­ter­ven­ción lle­va­da a ca­bo por los agen­tes, cuan­do el boi­ren­se se mos­tró ex­ce­si­va­men­te vio­len­to, por lo que les fue muy com­pli­ca­do con­tro­lar­lo. Se­gún apun­ta­ron di­ver­sas fuentes, los su­pues­tos pro­ble­mas que te­nía con la dro­ga lo con­ver­tían en una per­so­na ex­ce­si­va­men­te agre­si­va, so­bre to­do cuan­do mez­cla­ba va­rias sus­tan­cias con al­cohol.

Otras tri­ful­cas

Ade­más, se­gún co­men­ta­ron al­gu­nos re­si­den­tes, el hombre tam­bién ha­bía te­ni­do dis­cu­sio­nes im­por­tan­tes con otras per­so­nas que acu­dían con fre­cuen­cia a la ca­sa de la víc­ti­ma, su­pues­ta­men­te to­dos ellos pa­ra con­su­mir dro­ga.

Se­gún afir­ma­ron, en una oca­sión ha­bía ame­na­za­do a uno de ellos, al que su­pues­ta­men­te es­tu­vo a pun­to de agre­dir. Es­to lla­mó la aten­ción de los ve­ci­nos, que oye­ron los gri­tos. «Era moi agre­si­vo. Ao con­tra­rio que Car­men Dies­te, que nun­ca ti­vo un pro­ble­ma con nin­guén», ma­ni­fes­tó una ve­ci­na.

To­do apun­ta a que el pre­sun­to ho­mi­ci­da se­rá pues­to es­ta ma­ña­na a dis­po­si­ción judicial en Ri­bei­ra. El boi­ren­se ha pa­sa­do es­tas dos no­ches en los ca­la­bo­zos del pues­to de la Guar­dia Ci­vil de Boi­ro, tras ser de­te­ni­do po­co des­pués de pro­du­cir­se el su­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.