La mor­tal atrac­ción de ir a con­tem­plar los acan­ti­la­dos de Val­do­vi­ño

Cuatro per­so­nas per­die­ron la vi­da en los úl­ti­mos tres años mien­tras ob­ser­va­ban la ma­jes­tuo­si­dad de las olas en Mei­rás

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - CAR­ME­LA LÓ­PEZ

El mar se­gó la vi­da de cuatro per­so­nas en los úl­ti­mos años en los acan­ti­la­dos exis­ten­tes en las in­me­dia­cio­nes del faro Pun­ta Frou­xei­ra, en la pa­rro­quia val­do­vi­ñe­sa de Mei­rás. Pe­ro no fue­ron las úni­cas víc­ti­mas que se re­cuer­dan, co­mo así lo ates­ti­gua una cruz, siem­pre con flo­res, en me­mo­ria de otra per­so­na que mu­rió aho­ga­da en esa zo­na.

El úl­ti­mo de­ce­so se pro­du­jo el pa­sa­do do­min­go, cuan­do un ve­cino de Lu­go de 70 años cu­ya iden­ti­dad res­pon­de a las ini­cia­les A.T. fue arras­tra­do por una ola —ha­bía ma­re­ja­da—, se gol­peó en la ca­be­za y su ca­dá­ver tu­vo que ser res­ca­ta­do por una lan­cha de la Cruz Ro­ja de Ce­dei­ra. El hombre se en­con­tra­ba en las ro­cas en com­pa­ñía de un fa­mi­liar que co­rrió me­jor suer­te, pues­to que lo­gró sa­lir ile­so.

Sin se­ña­li­za­ción

El Con­ce­llo de Val­do­vi­ño tie­ne en vi­gor desde el año pa­sa­do un pro­to­co­lo que se ac­ti­va los días de fuer­te tem­po­ral, si bien en la zo­na no exis­te nin­gu­na se­ña­li­za­ción que ad­vier­ta del ries­go que se co­rre en los acan­ti­la­dos. La me­di­da que se apli­ca con­sis­te en ce­rrar la ca­rre­te­ra de ac­ce­so al faro. El pa­sa­do in­vierno la Po­li­cía Lo­cal lle­gó a for­mu­lar una de­nun­cia contra un vi­si­tan­te que se ne­gó a aban­do­nar la zo­na de pe­li­gro,

des­aten­dien­do las in­di­ca­cio­nes de los agen­tes.

El al­cal­de de Val­do­vi­ño, Al­ber­to Gon­zá­lez, es cons­cien­te del po­ten­cial y de los dis­gus­tos que pue­de dar el li­to­ral de su mu­ni­ci­pio. «La cos­ta es muy bo­ni­ta y atra­yen­te, un es­pec­tácu­lo en sí mis­ma, pe­ro es un pe­li­gro», ad­vier­te, aña­dien­do que to­das las pre­cau­cio­nes son po­cas.

La tra­ge­dia del Día de Re­yes

En esa mis­ma zo­na per­die­ron la vi­da el día 6 de enero del 2014 tres miem­bros de una mis­ma familia, ve­ci­nos de Mei­rás, que ha­cía tan so­lo unas semanas ha­bían lan­za­do allí al mar las ce­ni­zas del abue­lo y en una jor­na­da tan se­ña­la­da co­mo la de Re­yes de­ci­die­ron ir to­dos jun­tos a visitar la zo­na. Se tra­ta de Juan Car­los Be­do­ya Ló­pez, de 55 años; su hi­ja Pa­tri­cia, de 25; y su cu­ña­do Ro­dri­go Pe­na Ro­drí­guez, de 67. Los cuer­pos de los dos pri­me­ros no lle­ga­ron a apa­re­cer nun­ca, a pesar de la in­ten­sa bús­que­da por tie­rra, mar y ai­re, mien­tras que el ca­dá­ver de Ro­dri­go Pe­na fue lo­ca­li­za­do esa mis­ma no­che en la playa de A Frou­xei­ra. La tra­ge­dia po­dría ha­ber si­do in­clu­so ma­yor, por­que Noe­lia, hi­ja de Ro­dri­go Pe­na, tam­bién fue gol­pea­da por la ola, si bien lo­gró afe­rrar­se a las ro­cas.

To­do ocu­rrió en una jor­na­da mar­ca­da por una alerta ro­ja por fuer­tes vien­tos y tem­po­ral de mar. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en la zo­na del faro Pun­ta Frou­xei­ra se en­con­tra­ban mu­chas más per­so­nas de las ha­bi­tua­les. Y es que, el atractivo que ofre­ce la gran­de­za del mar en los acan­ti­la­dos de Mei­rás con­ci­ta la pre­sen­cia de mu­chos vi­si­tan­tes, que, de for­ma im­pru­den­te, se aso­man al bor­de o in­clu­so ba­jan por las ro­cas.

Las ho­ras que si­guie­ron a la des­apa­ri­ción en­tre el olea­je de esas tres vi­das fue­ron de­ses­pe­ran­tes, por la lu­cha de los res­ca­ta­do­res, que te­nían to­dos los ele­men­tos en su contra y por el dra­ma de una familia muy co­no­ci­da en la zo­na. La ima­gen en la zo­na del faro Pun­ta Frou­xei­ra era dan­tes­ca, con el mar em­bra­ve­ci­do co­mo nun­ca y los me­dios aé­reos tra­tan­do de arro­jar luz so­bre unas ro­cas en­tre las que se pre­veía que es­tu­vie­ran los des­apa­re­ci­dos.

Mar de fon­do

La bús­que­da de pa­dre e hi­ja re­sul­tó in­fruc­tuo­sa. En los días si­guien­tes so­lo se ha­lló un cha­que­tón en la zo­na en la que ha­bían si­do arre­ba­ta­dos por el mar y que la pro­pia ma­dre re­co­no­ció co­mo una de las pren­das que lle­va­ba Pa­tri­cia ese fa­tí­di­co día. Pe­ro el mar de fon­do im­pi­dió la in­mer­sión de los bu­zos del Gru­po Es­pe­cial de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (GEAS) de la Guar­dia Ci­vil, que pre­ten­dían ins­pec­cio­nar las grie­tas que for­man las ro­cas en la parte baja del acan­ti­la­do.

Á. M.

Dos tu­ris­tas se fo­to­gra­fían en los acan­ti­la­dos de Mei­rás, don­de un lu­cen­se mu­rió la se­ma­na pa­sa­da tras ser arras­tra­do por una ola.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.