Los in­to­ca­bles

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - MA­RÍA XO­SÉ POR­TEI­RO

Cre­ci­mos es­cu­chan­do el si­len­cio con que se guar­da­ron los secretos de la gue­rra in­ci­vil y sus pos­tri­me­rías du­ran­te cua­ren­ta lar­gos años; la me­mo­ria del mie­do se ins­ta­ló en nues­tras fa­mi­lias pa­ra im­pe­dir­les con­tar­nos qué y có­mo vi­vie­ron aque­llos años os­cu­ros. La ge­ne­ra­ción que to­da­vía es­tá al man­do de la to­rre de con­trol de es­te país es­tá a pun­to de ju­bi­lar­se, o de­be­ría ha­ber­lo he­cho, pe­ro la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y de me­dios pa­ra ha­cer­nos ma­yo­res en me­jo­res con­di­cio­nes es uno de los re­sul­ta­dos del cam­bio so­cial y po­lí­ti­co que el tiem­po que lle­gó des­pués de­ja co­mo le­ga­do. En­tre esos lo­gros, sen­tir­nos am­pa­ra­dos por la Jus­ti­cia no ha si­do el me­nor. Es fun­da­men­tal, junto al de­re­cho a ele­gir o ser elegido re­pre­sen­tan­te del pue­blo so­be­rano, pa­ra ca­li­fi­car con no­ta­ble al mi­la­gro es­pa­ñol cuan­do se cum­plen otros cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia.

Pe­ro los jó­ve­nes de hoy, a di­fe­ren­cia de sus ma­yo­res, es­tán has­ta los fo­rros de la épi­ca de la Tran­si­ción, que no sien­ten co­mo su­ya. A ellos les to­ca mar­car su ca­mino, pe­ro es­tán cau­ti­vos de pe­nas que van a he­re­dar, ne­ce­si­ta­das de una re­for­ma in­ape­la­ble. La co­rrup­ción sis­té­mi­ca es una de las más gra­ves, de­cla­ra­da por la ONU co­mo un fenómeno cre­cien­te —pa­re­cie­ra que im­pa­ra­ble— que ge­ne­ra po­bre­za, agran­da la bre­cha de de­sigual­dad, crea in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y, aña­do yo, be­ne­fi­cia a los peo­res.

In­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, se di­ce. Y po­dría aña­dir, tam­bién, de­sam­pa­ro y da­ño mo­ral pa­ra quie­nes van en­vuel­tos en el mis­mo paquete den­tro de los ma­cro­ca­sos que cin­co, sie­te, diez años des­pués de co­men­zar a ins­truir­se, se ase­me­jan en sus re­sul­ta­dos al par­to de los mon­tes fa­bu­la­do por Eso­po. Años y re­cur­sos pú­bli­cos de­di­ca­dos a se­pa­rar el grano de la pa­ja en­tre los po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios impu­tados/in­ves­ti­ga­dos que ter­mi­nan, co­mo en los Po­ké­mon, Pa­tos u Hor­mi­gón, con un sal­do inasu­mi­ble por el es­cán­da­lo, temor so­cial y da­ño con­cre­to in­fe­ri­do a quie­nes aca­ban ab­suel­tos o desen­cau­sa­dos tras ha­ber­se vis­to des­nu­dos an­te la opi­nión pú­bli­ca y re­vi­sa­dos has­ta el lí­mi­te del pu­dor en sus vi­das pri­va­das.

La con­ce­ja­la vi­gue­sa Isau­ra Abelairas, ex­cul­pa­da re­cien­te­men­te «por fal­ta de re­le­van­cia pe­nal» en el ca­so Hor­mi­gón abier­to en el 2014 por pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, es un ejem­plo más de da­ño co­la­te­ral, que, com­pa­ra­do con la fa­ci­li­dad con que en otras si­tua­cio­nes con gran­des per­so­na­jes en el ban­qui­llo se mi­ra pa­ra otro la­do, da náu­seas. Nuestro sis­te­ma judicial es más que co­rrec­to, pe­ro hay que evi­tar con­se­cuen­cias no desea­das co­mo es­ta for­ma de ani­qui­la­ción so­cial que pro­du­cen su­ma­rios re­sul­tan­tes en na­da. El da­ño mo­ral —y de sa­lud— que de­jan co­mo se­cue­la me­re­cen ser re­sar­ci­dos, no ya eco­nó­mi­ca­men­te, que tam­bién cuan­do pro­ce­da, co­mo con me­di­das de res­ti­tu­ción de la ho­no­ra­bi­li­dad y la dig­ni­dad cues­tio­na­das. En de­mo­cra­cia no hay lu­gar pa­ra los in­to­ca­bles.

Nuestro sis­te­ma judicial es más que co­rrec­to, pe­ro hay que evi­tar con­se­cuen­cias no desea­das co­mo es­ta for­ma de ani­qui­la­ción so­cial que pro­du­cen su­ma­rios re­sul­tan­tes en na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.