En ju­lio, cam­peo­nes an­ti­sis­te­ma

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aco­mien­zos de es­te año el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pre­sen­tó un in­for­me so­bre lo que de­fi­ne co­mo «sis­te­ma eco­nó­mi­co in­clu­si­vo». Sim­pli­fi­can­do: aquel en el que tan­to los más jó­ve­nes co­mo los más ma­yo­res en­cuen­tren po­si­bi­li­da­des cre­cien­tes de una vi­da dig­na.

En Es­pa­ña nuestro sis­te­ma in­clu­si­vo se de­te­rio­ra. Por­que cre­ce­re­mos es­te año al 3 %, el gas­to pú­bli­co no re­cu­pe­ra­rá el pe­so de an­ta­ño, y la Se­gu­ri­dad So­cial au­men­ta­rá su dé­fi­cit. De es­ta ma­ne­ra, las pen­sio­nes ape­nas cre­ce­rán (lo ha­rán seis ve­ces me­nos que la in­fla­ción).

Por­que los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les —se­gún el Ban­co de Es­pa­ña— cre­cen al 11 % mien­tras los sa­la­rios lo ha­cen al 1 %. Y por­que mien­tras los gran­des ban­cos ano­tan cre­ci­mien­tos de sus be­ne­fi­cios en lo que va de año su­pe­rio­res al 20 %, el Es­ta­do asu­me que el FROB per­dió en el 2016 otros 1.700 mi­llo­nes (ca­si 500 de Ban­kia). Que pa­ga­re­mos en­tre to­dos.

Un sis­te­ma in­clu­si­vo tam­bién se de­te­rio­ra cuan­do de los nue­vos ocu­pa­dos en el pri­mer se­mes­tre has­ta el no­ven­ta por cien­to fue­ron tem­po­ra­les. Es así que la ta­sa de aho­rro de los ho­ga­res con­ti­núa dis­mi­nu­yen­do. O cuan­do ca­da vez más ocu­pa­dos (tem­po­ra­les, a tiem­po par­cial) se ven obli­ga­dos a com­par­tir una vi­vien­da, mien­tras los al­qui­le­res no ha­cen más que dis­pa­rar­se.

La guin­da contra un sis­te­ma in­clu­si­vo nos la dio en el mes de ju­lio Intermón: de 35 paí­ses de la OCDE, Es­pa­ña ocu­pa la po­si­ción vi­gé­si­mo cuar­ta en sus es­fuer­zos por re­du­cir la de­sigual­dad.

Pe­ro el más gra­ve pro­ble­ma de tal de­ri­va an­ti­sis­te­ma en Es­pa­ña es que al­gu­nos de nues­tros más al­tos ges­to­res se es­tán re­ve­lan­do co­mo muy ac­ti­vas cé­lu­las dur­mien­tes contra un sis­te­ma in­clu­si­vo.

Es así que nos en­con­tra­mos con que la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va de la Guar­dia Ci­vil de­tu­vo al pre­si­den­te de la, na­da me­nos, Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol du­ran­te dé­ca­das y a se­cua­ces su­yos por co­rrup­ción ma­si­va. Se tra­ta sin du­da de un gru­po ra­di­cal an­ti­sis­te­ma: ad­mi­nis­tra­ción des­leal, apro­pia­ción in­de­bi­da, co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res, fal­se­dad do­cu­men­tal y po­si­ble al­za­mien­to de bie­nes, to­do ello en re­la­ción con la or­ga­ni­za­ción de par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les.

Tam­bién con que un ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña de­cla­ró an­te el Con­gre­so que él no pu­do pin­char la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, na­da po­día contra los an­ti­sis­te­ma eje­cu­ti­vos de las en­ti­da­des. Días más tar­de uno de ellos (de Ban­kia-Ca­ja Ma­drid), des­pués de pa­sar por la cár­cel, y an­te el ries­go de vol­ver a ella, se sui­ci­dó. Sui­ci­da­do y ex­go­ber­na­dor com­par­tían el ser ami­gos de un an­te­rior pre­si­den­te (tam­bién an­ti­sis­te­ma por deu­das con el fis­co) del Gobierno.

Y, ya pa­ra no dor­mir tran­qui­los, des­pués de una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal so­bre la am­nis­tía fis­cal del Gobierno de Ma­riano Ra­joy del año 2012 por ab­di­ca­ción del Es­ta­do de sus obli­ga­cio­nes (ro­tun­da fae­na an­ti­sis­te­ma), el pre­si­den­te se vio obli­ga­do a com­pa­re­cer co­mo tes­ti­go an­te otro al­to tri­bu­nal, en el que se ana­li­za la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción co­rrup­ta de su par­ti­do. Lo di­cho: en ma­nos de cam­peo­nes an­ti­sis­te­ma.

PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.