Do­mar la ni­tro­gli­ce­ri­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La ni­tro­gli­ce­ri­na (1,2,3-tri­ni­tro­xi­pro­pano) es un lí­qui­do vis­co­so, ama­ri­llen­to, ex­plo­si­vo y muy ines­ta­ble. Se ob­tie­ne por reac­ción de la gli­ce­ri­na con una mez­cla de áci­do ní­tri­co y áci­do sul­fú­ri­co con­cen­tra­dos. La des­cu­brió en 1847 el quí­mi­co ita­liano A. So­bre­ro, quien pu­do com­pro­bar su ines­ta­bi­li­dad ex­plo­si­va con so­lo agi­tar el tu­bo de en­sa­yo que la con­te­nía. Es muy di­fí­cil de ma­ne­jar y trans­por­tar. Al­gu­nos lec­to­res re­cor­da­rán la pe­lí­cu­la El sa­la­rio del mie­do, de H. G. Clou­zot, que na­rra el trans­por­te de ni­tro­gli­ce­ri­na en dos ca­mio­nes a lo lar­go de un agres­te país sud­ame­ri­cano. Mues­tra si­tua­cio­nes de sus­pen­se tan al lí­mi­te que ro­zan lo in­so­por­ta­ble. Los aman­tes de es­te gé­ne­ro de­be­rían ver­la.

En 1864, una ex­plo­sión de ni­tro­gli­ce­ri­na ma­tó a cin­co per­so­nas, en­tre ellas al her­mano me­nor del quí­mi­co Al­fred No­bel.

De­bi­do a ello, No­bel se cen­tró en con­se­guir un pro­ce­di­mien­to pa­ra do­mar la ni­tro­gli­ce­ri­na. Tres años des­pués lo con­si­guió mez­clan­do ni­tro­gli­ce­ri­na con un ma­te­rial absorbente (tie­rra de dia­to­meas). Así ob­tu­vo la di­na­mi­ta, un ex­plo­si­vo en pol­vo mu­cho más es­ta­ble que la ni­tro­gli­ce­ri­na, que ne­ce­si­ta­ba un de­to­na­dor pa­ra ex­plo­tar. La co­mer­cia­li­za­ción de la di­na­mi­ta (ni­tro­gli­ce­ri­na do­ma­da) pro­por­cio­nó a A. No­bel una gran for­tu­na, con la que to­da­vía se pa­gan los pre­mios No­bel de ca­da año.

La ni­tro­gli­ce­ri­na tam­bién se do­mó en me­di­ca­men­tos va­so­di­la­ta­do­res, co­mo los que se po­nen de­ba­jo de la len­gua los in­far­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.