Des­ti­tui­do por ri­di­cu­li­zar a Su­sa­na Díaz

El cón­sul de Es­pa­ña en Was­hing­ton se ha­bía bur­la­do de la pre­si­den­ta de la Jun­ta rién­do­se de su acen­to an­da­luz

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

Las re­des so­cia­les abren la puer­ta a que cual­quie­ra pu­bli­que co­men­ta­rios, crí­ti­cas o pen­sa­mien­tos que en se­gun­dos po­drán lle­gar a am­plias au­dien­cias. Cuan­do quien di­fun­de un men­sa­je po­lé­mi­co os­ten­ta un car­go pú­bli­co su re­per­cu­sión es in­me­dia­ta. Son in­con­ta­bles las con­tro­ver­sias po­lí­ti­cas na­ci­das de en las re­des so­cia­les y los úl­ti­mos días son una buena mues­tra. El cón­sul de Es­pa­ña en Was­hing­ton, En­ri­que Sar­dà Valls, pu­bli­có en su cuen­ta de Fa­ce­book un men­sa­je en el que cri­ti­ca­ba a la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz, por lu­cir una in­du­men­ta­ria si­mi­lar a la de la rei­na Le­ti­zia en un ac­to en el que coin- ci­die­ron en Má­la­ga. En el tex­to, el di­plo­má­ti­co em­plea­ba un tono bur­les­co y ri­di­cu­li­za­ba el acen­to an­da­luz de Díaz con frases co­mo «hay q ber q. oza­dia y mar gus­to la de la su­si. mi­ra q po­ner­se iguá q le­tir­zia». Sar­dà Valls eli­mi­nó su pu­bli­ca­ción a raíz de las nu­me­ro­sas crí­ti­cas re­ci­bi­das.

El Ministerio de Ex­te­rio­res anun­ció ayer la des­ti­tu­ción de Valls, de­ci­sión que ha­bía si­do so­li­ci­ta­da por la Jun­ta de An­da­lu­cía si no se re­trac­ta­ba pú­bli­ca­men­te de sus pa­la­bras. El vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta, Ma­nuel Ji­mé­nez Ba­rrios, in­sis­tió en que, co­mo res­pon­sa­ble pú­bli­co, Valls de­be­ría com­por­tar­se «acor­de a la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que se le ha otor­ga­do por el pue­blo es­pa­ñol». Ba­rrios cri­ti­có al cón­sul por ri­di­cu­li­zar a los an­da­lu­ces.

Acu­sa­cio­nes de ma­chis­mo

Los pro­ta­go­nis­tas de otra con­tro­ver­sia, es­ta vez en Twit­ter, fue­ron la pre­si­den­ta de la Comunidad de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, y el por­ta­voz de Po­de­mos en el Se­na­do, Ra­món Es­pi­nar, quien res­pon­dió es­te do­min­go a un tuit de Ci­fuen­tes di­ri­gién­do­se a ella co­mo «gua­pi». La alu­sión fue ca­li­fi­ca­da por la dirigente del PP de Ma­drid co­mo ma­chis­ta y ran­cia, por lo que exi­gió dis­cul­pas por parte de Es­pi­nar. An­te la reac­ción de Ci­fuen­tes, va­rios tui­te­ros han re­cor­da­do que ella mis­ma em­pleó con an­te­rio­ri­dad el tér­mino «gua­pi» pa­ra ca­li­fi­car a usua­rios a tra­vés de la red so­cial.

Ci­fuen­tes afir­mó, ade­más, que el ma­chis­mo es al­go fre­cuen­te en Po­de­mos. Y es que es­te ti­po de acu­sa­cio­nes cons­ti­tu­yen una fuen­te re­cu­rren­te de crí­ti­cas en­tre am­bas for­ma­cio­nes. En el debate de la mo­ción de cen­su­ra de Po­de­mos al Gobierno de Ra­joy, Ra­fael Her­nan­do, por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, re­pli­có a Ire­ne Mon­te­ro ha­cien­do re­fe­ren­cia a su re­la­ción con Pa­blo Igle­sias. Twit­ter se lle­nó con crí­ti­cas a la in­ter­ven­ción de Her­nan­do por la alu­sión fue­ra de lu­gar a la vi­da per­so­nal de la par­la­men­ta­ria. A raíz de los re­pro­ches a Her­nan­do, el vi­ce­se­cre­ta­rio de sec­to­rial del PP, Ja­vier Ma­ro­to, de­cla­ró que Po­de­mos te­nía «la piel muy fi­nal y sen­si­ble» en torno a es­ta cues­tión. Ma­ro­to ejem­pli­fi­có su acu­sa­ción re­cor­dan­do que Pa­blo Igle­sias, du­ran­te el debate de in­ves­ti­du­ra fa­lli­do a Pe­dro Sán­chez, de mar­zo del año pa­sa­do, ofre­ció su des­pa­cho por si que­rían co­no­cer­se a su com­pa­ñe­ro Mi­guel Vi­la y a la dipu­tada del PP An­drea Levy.

Cru­ce de tuits en­tre Ra­món Es­pi­nar y Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.