«Es un au­to­gol­pe del Gobierno, pe­ro no creo que es­ta­lle una gue­rra ci­vil»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Car­los Malamud es investigador del Real Ins­ti­tu­to El­cano y catedrático de His­to­ria de Amé­ri­ca en la UNED. Cree que la Constituyente es una suer­te de «so­lu­ción má­gi­ca» del ré­gi­men «pa­ra re­sol­ver la cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca que afec­ta al país».

—¿Qué di­fe­ren­cia a es­ta Constituyente de la an­te­rior en 1999?

—La gran di­fe­ren­cia es que se con­vo­có un re­fe­ren­do pa­ra po­der ce­le­brar­la y es­ta vez no al igual que va­ría el sis­te­ma de elección de los re­pre­sen­tan­tes. En aquel en­ton­ces, el pro­yec­to cha­vis­ta te­nía una ima­gen de re­ge­ne­ra­ción. Chá­vez con­ta­ba con una fi­gu­ra re­co­no­ci­da, go­za­ba del con­trol to­tal de su par­ti­do y su­po re­tra­tar la ne­ce­si­dad de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Jus­to al con­tra­rio que Maduro.

—Es­te mo­vi­mien­to de Maduro, ¿es un au­to­gol­pe de Es­ta­do?

—En lí­neas ge­ne­ra­les se pue­de de­cir que sí. Las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas re­tro­ce­den y es­tá au­men­tan­do el au­to­ri­ta­ris­mo. Ade­más, la Constituyente se ce­le­bra for­zan­do las ex­pli­ca­cio­nes del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, que pos­ter­gó las elec­cio­nes lo­ca­les, re­gio­na­les y pro­vin­cia­les del año pa­sa­do por la cri­sis y sin em­bar­go au­to­ri­zó en un bre­ve pla­zo de tiem­po una elección co­mo es­ta. En las de­ten­cio­nes de Leopoldo Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma se ve cla­ra­men­te el sig­ni­fi­ca­do de es­to.

—¿Cuál es el si­guien­te pa­so pa­ra el ré­gi­men?

—Pre­ten­den ga­nar tiem­po pa­ra in­ten­tar re­sol­ver la cri­sis, pe­ro lo cier­to es que el mar­gen de ma­nio­bra que tie­nen es bas­tan­te es­ca­so. Maduro es­pe­ra li­mi­tar al mí­ni­mo o eli­mi­nar com­ple­ta­men­te a la Asam­blea Na­cio­nal, incluyendo la re­ti­ra­da de la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria a los diputados, así co­mo qui­tar­se de en­ci­ma a la fis­cal ge­ne­ral.

—¿Qué es­ce­na­rio se abre pa­ra la opo­si­ción?

—La opo­si­ción in­ten­ta­rá se­guir man­te­nien­do el pul­so con el gobierno. El pro­ble­ma es que man­te­ner­se en la ca­lle, des­pués de tres o cuatro me­ses de pro­tes­tas, es ago­ta­dor. Pa­ra ellos, la es­pe­ran­za es que los sec­to­res po­pu­la­res que res­pal­da­ban al cha­vis­mo ter­mi­nen por aban­do­nar­lo y se frac­tu­re, fa­ci­li­tan­do así una fu­tu­ra sa­li­da ne­go­cia­da.

—¿Có­mo afec­tan las san­cio­nes y el re­cha­zo de la comunidad internacional?

—A efec­tos de su­per­vi­ven­cia del ré­gi­men, el no re­co­no­ci­mien­to de los re­sul­ta­dos por parte de la comunidad internacional implica po­co. Un ejem­plo de ello es Cu­ba y la dic­ta­du­ra cas­tris­ta. Otra co­sa son las san­cio­nes con­cre­tas. Si EE.UU. de­ja de com­prar pe­tró­leo ve­ne­zo­lano su­pon­dría un gol­pe muy du­ro pa­ra la eco­no­mía del ré­gi­men, pe­ro tam­bién pa­ra su pro­pio pue­blo.

—Tras la Constituyente, ¿exis­te ries­go de una gue­rra ci­vil?

—De mo­men­to no hay mar­gen pa­ra que es­ta­lle una gue­rra ci­vil en Venezuela pues­to que la opo­si­ción ca­re­ce de ar­mas. Lo más que pue­de ha­ber son ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas, un ma­yor gra­do de vio­len­cia, pe­ro gue­rra ci­vil no, sal­vo que ma­ña­na cam­bie to­tal­men­te el es­ce­na­rio y parte de las fuer­zas ar­ma­das de­ci­da aban­do­nar al gobierno. Pa­ra el ré­gi­men, con­tar con el apo­yo mi­li­tar es vi­tal. Se ha de­mos­tra­do que Maduro de­pen­de mu­cho más del Ejér­ci­to que el Ejér­ci­to del gobierno.

—¿Exis­te al­gu­na al­ter­na­ti­va pa­ra que aca­be el con­flic­to, o las pos­tu­ras son irre­con­ci­lia­bles?

—Mar­gen pa­ra la ne­go­cia­ción siem­pre hay. Sin em­bar­go, hoy por hoy la elección de la Constituyente ha com­pli­ca­do la bús­que­da de una sa­li­da ne­go­cia­da. Lo que se vio es­tas úl­ti­mas semanas es que, a me­di­da que el diá­lo­go no po­día con­su­mar­se, los sec­to­res más ra­di­ca­les co­bra­ron pro­ta­go­nis­mo en uno y otro ban­do. Ve­re­mos si en los pró­xi­mos me­ses hay es­pa­cio pa­ra que emer­ja la ne­go­cia­ción y ver cuá­les se­rían las par­tes im­pli­ca­das en ella.

Car­los Malamud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.