Te­mer afir­ma que tie­ne los apoyos su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar ser des­ti­tui­do en el Se­na­do por co­rrup­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MI­GUEL PI­ÑEI­RO

Mi­chel Te­mer quie­re re­ma­char su par­ti­cu­lar bo­la de par­ti­do pa­ra ale­jar una pri­me­ra de­nun­cia por co­rrup­ción pa­si­va que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Brasil pre­sen­tó en su contra. La Cá­ma­ra de Diputados de­ba­ti­rá hoy en una se­sión que se pre­vé ten­sa si va­li­da o no el pro­ce­so judicial contra el pre­si­den­te del Gobierno, quien asu­mió el car­go por la in­ha­bi­li­ta­ción de Dil­ma Rous­seff —víc­ti­ma de una acu­sa­ción por ma­la ges­tión— y quien de ser con­de­na­do se­ría apar­ta­do del pues­to.

El pa­sa­do mes de abril, el ex­dipu­tado y ase­sor más cercano a Te­mer, Ro­dri­go Ro­cha Lou­res, fue gra­ba­do re­ci­bien­do una ma­le­ta con me­dio mi­llón de reales. El fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Ro­dri­go Ja­not, cree que el di­ne­ro pro­ve­nía del gi­gan­te ali­men­ti­cio JBS y que el des­ti­na­ta­rio era Mi­chel Te­mer, quien de­bía ama­ñar unos con­tra­tos de la em­pre­sa con Pe­tro­bras. Es so­lo un epi­so­dio más den­tro de las mu­chas que apa­re­cen en la ope­ra­ción La­va Ja­to, que sa­cu­dió el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño desde su es­ta­lli­do ha­ce ya más de tres años.

El cuó­rum en la se­sión de hoy es el ca­ba­llo de ba­ta­lla en las ho­ras pre­vias. La se­sión abri­rá a las nue­ve de la ma­ña­na y se ne­ce­si­ta que ha­ya al me­nos 342 diputados pre­sen­tes cuan­do arran­quen las de­li­be­ra­cio­nes so­bre el fu­tu­ro del pre­si­den­te.

Te­mer quie­re que ha­ya vo­ta­ción a to­da cos­ta, con­ven­ci­do de que cuen­ta con los apoyos ne­ce­sa­rios pa­ra tum­bar cuan­to antes la de­nun­cia. Pa­ra ello, no du­da­rá en man­dar al Par­la­men­to a los mi­nis­tros que fue­ron ex­cu­sa­dos en su pa­pel de diputados cuan­do asu­mie­ron sus res­pec­ti­vas car­te­ras. La opo­si­ción, por su parte, es­tá di­vi­di­da, pe­ro el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, el blo­que ma­yo­ri­ta­rio contra Te­mer, no ve­ría con ma­los ojos apla­zar lo má­xi­mo po­si­ble la vo­ta­ción pa­ra de­jar san­grar la he­ri­da del pre­si­den­te.

El sis­te­ma judicial bra­si­le­ño dic­ta­mi­na que la de­nun­cia contra el pre­si­den­te de­be pa­sar antes por el Par­la­men­to. Mi­chel Te­mer su­peró el pri­mer trá­mi­te en la Co­mi­sión de Jus­ti­cia, no sin antes aflo­jar par­ti­das pre­su­pues­ta­rias por cer­ca de 16 bi­llo­nes de reales pa­ra re­sol­ver las du­das de aque­llos diputados que las tu­vie­ran. Aho­ra, se en­fren­ta al epi­so­dio de­ci­si­vo en la Cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes. El pre­si­den­te Xi Jin­ping ce­le­bró ayer los 90 años del Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción con la ad­ver­ten­cia de que Chi­na es­tá pre­pa­ra­da «pa­ra vencer cual­quier in­va­sión». Chi­na mos­tró su múscu­lo mi­li­tar e hi­zo coin­ci­dir el aniver­sa­rio con la inau­gu­ra­ción de su pri­me­ra ba­se mi­li­tar de Chi­na en el ex­tran­je­ro, en con­cre­to en Yi­bu­ti.

En su dis­cur­so de 50 mi­nu­tos en el pa­la­cio del Pue­blo, Xi Jin­ping re­afir­mó que «a los chi­nos les en­can­ta la paz... pe­ro tenemos la con­fian­za pa­ra de­rro­tar cual­quier in­va­sión. Nun­ca per­mi­ti­re­mos que nin­gu­na gen­te, or­ga­ni­za­ción o par­ti­do di­vi­da cual­quier parte del te­rri­to­rio chino fue­ra del país en cual­quier mo­men­to, en cual­quier for­ma», di­jo en me­dio de gran­des aplau­sos.

Con ese ob­je­ti­vo pi­dió al Ejér­ci­to leal­tad pa­ra en­trar en gue­rra «si el par­ti­do y el pue­blo lo ne­ce­si­tan». Es el úl­ti­mo mo­vi­mien­to de Xi pa­ra re­afir­mar su au­to­ri­dad antes de una cum­bre po­lí­ti­ca cla­ve que mar­ca el fi­nal de su pri­mer pe­río­do de cin­co años, así co­mo una ad­ver­ten­cia a EE.UU. y los paí­ses ve­ci­nos con los que se dispu­ta las aguas del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal.

Pa­ra demostrar el po­de­río mi­li­tar de la se­gun­da ma­yor eco­no­mía del mun­do, Xi Jin­ping en­ca­be­zó el do­min­go ves­ti­do de mi­li­tar un es­pec­ta­cu­lar des­fi­le con 12.000 sol­da­dos y cien­tos de vehículos blin­da­dos y ca­rros de com­ba­te en Mon­go­lia. El ac­to no ha­bía si­do anun­cia­do con an­ti­ci­pa­ción y fue la pri­me­ra vez que Chi­na reali­zó un des­fi­le con mo­ti­vo del aniver­sa­rio de la crea­ción del Ejér­ci­to Po­pu­lar.

Pri­me­ra ba­se mi­li­tar

Un día des­pués, sol­da­dos chi­nos iza­ron la ban­de­ra de su país en la ba­se na­val de Yi­bu­ti, un pe­que­ño país del Cuerno de Áfri­ca. El cen­tro mi­li­tar ser­vi­rá, se­gún Chi­na, pa­ra dar apo­yo lo­gís­ti­co a «las es­col­tas na­va­les en Áfri­ca y Orien­te Me­dio, las ope­ra­cio­nes de paz de la ONU y de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria».

Pe­ro na­die du­da que es el pri­mer pa­so de Pe­kín pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses le­jos de sus fronteras. Es­ta vez en Áfri­ca. De he­cho, es­te cen­tro mi­li­tar ya cau­sa preo­cu­pa­ción en la India, que te­me que el gi­gan­te asiá­ti­co es­té in­ten­tan­do re­for­zar alian­zas mi­li­ta­res que aca­ben cer­can­do los in­tere­ses in­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.