Nue­va York no lo­gra fre­nar el aco­so de las «des­nu­das»

Las mu­je­res tras­pa­san las zo­nas aco­ta­das pa­ra su ac­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Ha­ce ya va­rios años que al na­ked cow­boy (va­que­ro des­nu­do) que ca­bal­ga­ba por la po­pu­lar pla­za neo­yor­qui­na de Ti­mes Squa­re le sa­lió com­pe­ten­cia. Un gru­po de mu­cha­chas en cue­ros co­men­za­ron a pa­sear sus cuer­pos de­co­ra­dos con los co­lo­res de la ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na por la que es una de las pla­zas más fo­to­gra­fia­das del mun­do. Su re­cla­mo: un cuer­po exu­be­ran­te cu­bier­to úni­ca­men­te por pin­tu­ra, un tan­ga y unas plu­mas blan­cas, azu­les o ro­jas (los co­lo­res de la ban­de­ra) de­co­rán­do­les la ca­be­za. Ese as­pec­to es la red con la que atra­pan la aten­ción de los tu­ris­tas. Una fo­to a cam­bio de un pu­ña­do de dó­la­res. La cues­tión es que hay al­gu­nas mu­cha­chas que no acep­tan un no por res­pues­ta, co­mo cons­ta­tó un re­por­ta­je pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na por The New York Post. No en­tien­den que los fo­ras­te­ros no cai­gan ren­di­dos a la idea de lle­var­se una ins­tan­tá­nea junto a ellas co­mo re­cuer­do. No les gus­ta sen­tir­se re­cha­za­das.

Pue­den lle­gar in­clu­so a in­sul­tar o ca­zar, li­te­ral­men­te, a los tu­ris­tas que no en­tran en su jue­go. Lo mis­mo ha­cen los que se dis­fra­zan de al­gún pro­ta­go­nis­ta de di­bu­jos ani­ma­dos.

Esa ap­ti­tud lle­va tiem­po in­co­mo­dan­do al al­cal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, que el año pa­sa­do es­ta­ble­ció ocho zo­nas res­trin­gi­das don­de po­dían po­sar a cam­bio de di­ne­ro. No so­lo ellas, tam­bién las per­so­nas dis­fra­za­das de mu­ñe­cos.

Ac­ti­tud de pu­ro aco­so

Pe­ro el re­por­ta­je de The New York Post mues­tra co­mo las des­nu­das sal­tan la ba­rre­ra mar­ca­da por el al­cal­de. Y los agen­tes que con­tro­lan que to­do es­té bien en la ciu­dad pa­re­cen no po­der ha­cer na­da. Ale­gan que la ma­yor parte son in­mi­gran­tes no re­gu­la­dos. La ac­ti­tud ha mo­les­ta­do tam­bién al res­pon­sa­ble de Ti­mes Squa­re Allian­ce. Por­que lo que ha­cen no hay du­da de que mo­les­ta. No de­jan de aco­sar. Y pa­re­ce que na­die ha­ce na­da.

CAR­LO ALLEGRI REUTERS

Una «des­nu­da» ro­dea­da de agen­tes en la pla­za neo­yor­qui­na de TI­mes Squa­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.