La ho­ra de pre­miar desde un se­gun­do plano a sus de­fen­so­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Villar y su hijo Gor­ka tar­da­ron me­nos de 24 ho­ras en re­unir ca­si me­dio mi­llón de eu­ros pa­ra sa­lir ba­jo fian­za de pri­sión. Lo ha­cen, eso sí, obli­ga­dos a cum­plir una se­rie de me­di­das de vi­gi­lan­cia y sa­be­do­res que a la vuel­ta de que les es­pe­ra un pro­ce­so pe­nal que incluye cuatro car­gos co­mo impu­tado. El pro­pio juez San­tia­go Pe­draz, lo de­jó cla­ro en su úl­ti­mo au­to, a pesar de con­ce­der­les la po­si­bi­li­dad de sa­lir de pri­sión ba­jo fian­za: «De lo in­ves­ti­ga­do se des­pren­de que si­guen exis­tien­do mo­ti­vos pa­ra es­ti­mar res­pon­sa­bles cri­mi­nal­men­te de los de­li­tos impu­tados».

¿Villar re­cu­pe­ra sus pues­tos en la Fe­de­ra­ción?

No. El CSD acor­dó sus­pen­der­lo «de for­ma cau­te­lar y pro­vi­sio­nal por un pe­río­do re­vi­sa­ble de un año». Así que no po­drá ejer­cer de for­ma ofi­cial el car­go de pre­si­den­te, ni tam­po­co el de asam­bleís­ta ya que es­te lo os­ten­ta­ba por su pues­to al fren­te del fút­bol es­pa­ñol (car­go na­to no su­je­to a elección). «Di­cha sus­pen­sión pue­de ser re­con­si­de­ra­da en fun­ción de có­mo se va­yan pro­du­cien­do los acon­te­ci­mien­tos», ma­ti­za­ba el acuer­do, por lo que Villar so­lo po­drá re­cu­pe­rar sus fun­cio­nes si el CSD vuel­ve a re­unir­se y re­vo­ca lo an­te­rior. Al­go que se­ría di­fí­cil­men­te en­ten­di­ble da­do que el es­ce­na­rio pe­nal no ha cam­bia­do: si­gue ha­bien­do in­di­cios de sa­queo en la RFEF.

¿Pue­de ma­ni­pu­lar la RFEF?

Esa es la sos­pe­cha que pla­nea so­bre la ins­ti­tu­ción con se­de en Las Ro­zas. Hay que te­ner en cuen­ta que hay du­das so­bre la le­ga­li­dad de la ac­tual jun­ta directiva de la RFEF, pues el día del en­car­ce­la­mien­to de Villar no es­ta­ba nom­bra­da ofi­cial­men­te y la pa­sa­da se­ma­na apa­re­cie­ron una se­rie de per­so­nas otor­gán­do­se los de­re­chos de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que no se ajus­tan a los es­ta­tu­tos de la fe­de­ra­ción. Es­tos ex­pli­can en su ar­tícu­lo 34.7 que «en su­pues­tos de au­sen­cia (...), el pre­si­den­te se­rá sus­ti­tui­do por los vi­ce­pre­si­den­tes». Pe­ro la jun­ta no es­ta­ba ofi­cial­men­te for­ma­da, así que na­die po­dría ha­ber opo­si­ta­do a di­ri­gir la asam­blea, co­mo sí hi­zo Juan Luis La­rrea, te­so­re­ro en el an­te­rior man­da­to. Aho­ra, con Villar en la ca­lle, po­dría in­fluir en la som­bra pa­ra pre­miar a los que más pu­sie­ron la mano en el fuego por su inocen­cia. A ellos se re­fi­rió na­da más sa­lir de pri­sión.

¿Qué pa­sa si Villar in­cum­ple la sus­pen­sión cau­te­lar del CSD?

La sus­pen­sión cau­te­lar del CSD im­pi­de a Villar os­ten­tar re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, asis­tir a reunio­nes o co­mi­sio­nes fe­de­ra­ti­vas ni de­sig­nar di­rec­ti­vos. Si se des­cu­bre que in­cum­ple al­guno de es­tos puntos, se le pon­drá una mul­ta de en­tre 3.000 y 30.000 eu­ros y ade­más se­rá in­ha­bi­li­ta­do «pa­ra ocu­par car­gos en la or­ga­ni­za­ción de­por­ti­va». Así lo re­fle­ja el ar­tícu­lo 21 del Real De­cre­to 1591/1992, que tam­bién ex­pli­ca que la san­ción se­ría im­pues­ta por el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo del De­por­te (TAD).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.