«Mi­rei cin­co ve­ces a lis­ta an­tes de cha­mar á fa­mi­lia»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - TA­MA­RA MONTERO

Ha­ce dos se­ma­nas, el nom­bre de Pau­la San­tia­go Fontáns apa­re­ció en la lis­ta de apro­ba­dos de maes­tros de in­glés «Mi­rei cin­co ve­ces a lis­ta an­tes de cha­mar á fa­mi­lia», re­cuer­da. Y otras dos o tres des­pués de co­mu­ni­car­le que ha­bía apro­ba­do. Era la cuar­ta vez que par­ti­ci­pa­ba en las opo­si­cio­nes de edu­ca­ción, a las que em­pe­zó a pre­sen­tar­se en el 2013. Ha si­do la úl­ti­ma, por­que ha ob­te­ni­do pla­za. Iba mu­cho más pre­pa­ra­da que en otras oca­sio­nes. Se lo ha­bía to­man­do en se­rio, por­que a prin­ci­pios de año aban­do­nó su tra­ba­jo en una aca­de­mia pa­ra cen­trar­se so­lo en es­tu­diar pa­ra es­ta con­vo­ca­to­ria. Ade­más, la ex­pe­rien­cia es un gra­do. «Xa sa­bes máis o que hai», re­co­no­ce es­ta maes­tra que el pró­xi­mo cur­so ten­drá su pri­mer des­tino co­mo fun­cio­na­ria —eso sí, en prác­ti­cas— en Rois. No se­rá la pri­me­ra vez que da cla­se, por­que ya ha­bía rea­li­za­do sus­ti­tu­cio­nes du­ran­te los úl­ti­mos cur­sos. «O pri­mei­ro ano dan­cho pre­to da ca­sa, o pro­ble­ma é o se­gun­do», cuan­do el des­tino pue­de es­tar a mu­chos ki­ló­me­tros de su ho­gar. Des­pués, con el pa­so del tiem­po, ob­tie­nen la pla­za de­fi­ni­ti­va.

«O úni­co ma­lo des­te ano foi que hou­bo tan­ta in­cer­te­za so­bre se ía ha­ber ou non opo­si­cións que ia­mos to­dos moi­to máis ner­vio­sos», re­co­no­ce. Pe­ro «es­te ano deino to­do» y ade­más con­tó con la ayu­da de una ami­ga que es pre­pa­ra­do­ra. El exa­men prác­ti­co le pa­re­ció «máis ase­qui­ble» por­que en otras oca­sio­nes «era moi, moi di­fí­cil». De to­dos mo­dos, «fá­cil non é nun­ca e os ner­vios xo­gan moi ma­la pa­sa­da». Aun­que sea la cuar­ta vez que uno par­ti­ci­pa en el pro­ce­so de se­lec­ción. «An­tes da pre­sen­ta­ción pó­ño­me ma­la», di­ce en­tre ri­sas. «Me­nos mal que xa non te­ño que vol­ver».

Aun­que ella vi­ve en Ames, tu­vo que exa­mi­nar­se en un tri­bu­nal en Lu­go. El día de la pri­me­ra prue­ba via­jó des­de San­tia­go pa­ra exa­mi­nar­se. La co­sa fue di­fe­ren­te an­tes de la se­gun­da prue­ba —la de­fen­sa de la pro­gra­ma­ción an­te el tri­bu­nal—. De­ci­dió dor­mir en Lu­go, cer­ca de don­de se ce­le­bra­ban las prue­bas, «po­lo que pui­de­ra pa­sar».

En su es­pe­cia­li­dad, ocho de ca­da diez apro­ba­dos son mu­je­res. «Xa na fa­cul­ta­de a maio­ría so­mos mu­lle­res», ex­pli­ca es­ta com­pos­te­la­na. ¿Co­men­tan esa ma­yo­ría de chi­cas? «Non, por­que xa é o nor­mal. Den­de a fa­cul­ta­de xa sa­bes» que ellas son más. La ma­yo­ría fe­me­ni­na vol­vió a re­pe­tir­se en su tri­bu­nal, aun­que tam­bién ma­ti­za que «de­pen­de das es­pe­cia­li­da­des». La su­ya, co­mo ma­gis­te­rio en Edu­ca­ción In­fan­til, es ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­ni­na. «De fei­to, nos co­les, as pro­fes de in­fan­til son maio­ri­ta­ria­men­te mu­lle­res». Hay otras don­de los hom­bres son ma­yo­ría, co­mo por ejem­plo Edu­ca­ción Fí­si­ca.

SAN­DRA ALON­SO

Pau­la San­tia­go apro­bó a la cuar­ta vez que se pre­sen­tó a las opo­si­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.