Cor­ta­bi­tar­te: «No ha­cía fal­ta» pre­ver un fa­llo hu­mano en la cur­va de An­grois

«Con esa te­sis de­be­ría­mos ce­rrar 12.000 ki­ló­me­tros de lí­neas», le es­pe­tó al fis­cal en un ten­so in­te­rro­ga­to­rio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

El juez de­jó cla­ro a An­drés Cor­ta­bi­tar­te, ex­di­rec­tor de la Se­gu­ri­dad en la Cir­cu­la­ción del ADIF e impu­tado en el ca­so Al­via, que no te­nía por qué de­cla­rar na­da que pu­die­ra per­ju­di­car­le. Pe­ro tras el vi­sio­na­do de los ví­deos de su com­pa­re­cen­cia co­mo in­ves­ti­ga­do, rea­li­za­da el pa­sa­do día 27, pa­re­ce que al­gu­nas de sus afir­ma­cio­nes, a me­nu­do mo­ti­va­das por la vehe­men­cia, po­drían pa­sar­le fac­tu­ra. Cor­ta­bi­tar­te so­lo res­pon­dió a sus abo­ga­dos, al fis­cal y al pro­pio juez, muy ac­ti­vos am­bos du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio, al con­tra­rio que en otras oca­sio­nes. Pe­ro fue el fis­cal je­fe de San­tia­go, Ma­rio Pi­ñei­ro, que asu­mió el ca­so tras la mar­cha de An­to­nio Ro­ma, quien sa­có de sus ca­si­llas a Cor­ta­bi­tar­te. El to­da­vía car­go del ADIF ter­mi­nó la pri­me­ra ho­ra y me­dia de su de­cla­ra­ción muy ner­vio­so, un ner­vio­sis­mo que so­lo apa­ci­gua­rían sus abo­ga­dos en su turno de pre­gun­tas.

El juez An­drés La­go Lou­ro fue di­rec­to al grano, a la ma­triz de la impu­tación, la au­sen­cia de una eva­lua­ción in­te­gral de ries­gos que de­tec­ta­ra el pe­li­gro de la cur­va de An­grois, don­de se pro­du­jo el ac­ci­den­te que cau­só 80 muer­tos y 144 he­ri­dos a las puer­tas de San­tia­go.

Juez. ¿Co­no­ce lo que es una eva­lua­ción in­te­gral de ries­gos?

An­drés Cor­ta­bi­tar­te. No sé lo que es. No exis­te en nin­gún si­tio ese con­cep­to.

Cor­ta­bi­tar­te ex­pli­ca al juez los cua­tro sub­sis­te­mas que com­po­nen el sis­te­ma fe­rro­via­rio (pla­ta­for­ma, vía, se­ña­li­za­ción y se­gu­ri­dad, y ener­gía) y las prue­bas que se llevaron a ca­bo en la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad Ou­ren­se-San­tia­go, tan­to con los tre­nes aus­cul­ta­do­res del ADIF co­mo con los 400 via­jes de si­mu­la­ción co­mer­cial an­tes de la pues­ta en ser­vi­cio. Tam­bién re­cor­dó que on­ce je­fes de ma­qui­nis­tas for­ma­ron a 116 con­duc­to­res en la lí­nea. Y re­cal­có que ca­da sub­sis­te­ma cum­plía con sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas de in­ter­ope­ra­bi­li­dad (ETI).

Juez. Al­gún pe­ri­to ha di­cho que es­to no bas­ta. ¿Es ne­ce­sa­rio un pa­so sub­si­guien­te, in­ter­ac­cio­nar to­dos los sub­sis­te­mas y rea­li­zar una eva­lua­ción de ries­gos in­te­gral o com­ple­ta? An­drés Cor­ta­bi­tar­te. Es que... J. ¿Eso es ne­ce­sa­rio o no? AC. No es ne­ce­sa­rio. J. ¿El re­gla­men­to del 2009 lo exi­ge? AC. No. La eva­lua­ción in­te­gral no exis­te ab­so­lu­ta­men­te en nin­gún con­cep­to... J. ¿No lo exi­ge o no era apli­ca­ble? AC. No era apli­ca­ble. [Lo re­pi­te]. J. ¿Ac­tual­men­te lo exi­ge? AC. Es que aho­ra el re­gla­men­to es el 402, no el 352. J. ¿Pe­ro es ne­ce­sa­rio ha­cer la eva­lua­ción in­te­gral? AC. El 402... aho­ra... No se lo pue­do de­cir se­ño­ría, pe­ro lo po­dría mi­rar. Sal­go aquí aho­ra y lo mi­ro... ¿No era apli­ca­ble, o la eva­lua­ción in­te­gral de ries­gos no exis­tía? Cor­ta­bi­tar­te ex­pli­ca que la em­pre­sa pú­bli­ca Ine­co, co­mo eva­lua­dor in­de­pen­dien­te, de­bía ase­gu­rar que nin­guno de los ries­gos fue­ra «no to­le­ra­ble». El juez re­cuer­da que las em­pre­sas en­car­ga­das de la se­gu­ri­dad ela­bo­ra­ron un re­gis­tro de ries­gos. Juez. ¿[En es­tos re­gis­tros] se ha­ce una men­ción es­pe­cí­fi­ca a la cur­va de An­grois? An­drés Cor­ta­bi­tar­te. Pa­ra na­da. Pa­ra na­da. J. ¿Era ne­ce­sa­rio ha­cer­lo? AC. Tampoco. Tampoco. El fis­cal en­tra­ría más tar­de en es­te pun­to, la va­lo­ra­ción del ries­go de la cur­va en una lí­nea rec­ti­lí­nea du­ran­te más de 80 ki­ló­me­tros en la que ape­nas ha­bía otro ries­go. Ma­rio Pi­ñei­ro re­cu­rrió al sen­ti­do co­mún, mien­tras que Cor­ta­bi­tar­te se es­cu­da­ba una y otra vez en la nor­ma­ti­va que obli­ga al ma­qui­nis­ta a res­pe­tar el cua­dro de ve­lo­ci­da­des má­xi­mas co­mo eje de la se­gu­ri­dad en las lí­neas que es­tán se­ña­li­za­das con ASFA y que ca­re­cen del con­trol de ve­lo­ci­dad con­ti­nuo que per­mi­te el ERTMS.

El ex­je­fe de se­gu­ri­dad del ADIF sa­có ba­lo­nes fue­ra res­pec­to a sus fun­cio­nes en la lí­nea. Di­jo que no tu­vo co­no­ci­mien­to ofi­cial del cam­bio de pro­yec­to que de­jó sin ERTMS la en­tra­da a la es­ta­ción de San­tia­go des­de el ki­ló­me­tro 84,116, pe­ro lue­go ex­pli­có con to­do de­ta­lle las razones de ese cam­bio. El fis­cal qui­so sa­ber más so­bre ese so­lo sé que no sé na­da, tras re­cri­mi­nar­le que un ejem­plo que le pu­so al juez —«Si un tren va al do­ble de ve­lo­ci­dad en una recta des­ca­rri­la»— no sir­ve en es­te ca­so, pues el ASFA li­mi­ta­ba la ve­lo­ci­dad a 200. [Los diá­lo­gos es­tán ex­trac­ta­dos].

Fis­cal. Us­te­des ten­drán que eva­luar la in­for­ma­ción de se­gu­ri­dad que les lle­ga de las em­pre­sas, de to­dos es­tos sub­sis­te­mas.

Cor­ta­bi­tar­te. El que de­be eva­luar es el eva­lua­dor in­de­pen­dien­te. F. Pe­ro ten­drán al­gún cri­te­rio so­bre lo que es­tán re­ci­bien­do. ¿O es yo re­ci­bo y no me en­te­ro?

El fis­cal le re­cuer­da que hay pe­ri­tos en la cau­sa que ase­gu­ran que un des­ca­rri­la­mien­to en cur­va por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad «es de lo más evi­den­te». An­drés Cor­ta­bi­tar­te. ¡Va­ya cla­ri­vi­den­cia ese pe­ri­to!

Fis­cal. ¿No es­tá de acuer­do? El impu­tado se re­fu­gia en ex­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas, pe­ro el fis­cal quie­re que se cen­tre en la cur­va. «Yo lo que quie­ro es que me di­ga si el ries­go de una cur­va es al­go más o me­nos cons­ta­ta­ble». Cor­ta­bi­tar­te di­ce que no es cons­ta­ta­ble y re­cu­rre a la es­ta­dís­ti­ca que es­gri­mió pre­via­men­te an­te el juez (2,69 ac­ci­den­tes por mil mi­llo­nes de cir­cu­la­cio­nes).

Fis­cal. Se trans­mi­te al ADIF que hay un ries­go en una cur­va y que hay que ges­tio­nar ese ries­go. ¿Es co­rrec­to? An­drés Cor­ta­bi­tar­te. No. En nin­gún pa­pel se nos di­ce que hay un ries­go con una cur­va. F. ¿Na­die co­no­ce la tran­si­ción de ve­lo­ci­dad en la cur­va, ab­so­lu­ta­men­te na­die? AC. Na­die. Ese ries­go no es­ta­ba iden­ti­fi­ca­do. F. Pe­ro si se po­ne una re­duc­ción de ve­lo­ci­dad a 80 es por al­go, por­que hay una cur­va. Ese ries­go

se co­no­ce. (...)

AC. Ya le he co­men­ta­do que no. La cur­va tie­ne una ve­lo­ci­dad ti­po pres­cri­ta. Y le po­ne­mos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que [el ma­qui­nis­ta] se­pa dón­de es­tá. Aho­ra, si no se ven los ele­men­tos pa­ra sa­ber dón­de es­tá, evi­den­te­men­te, aun­que le pon­ga­mos un flo­re­ro...

Cor­ta­bi­tar­te vuel­ve a ex­pli­car cuá­les son los de­be­res del ma­qui­nis­ta. El fis­cal le corta, le di­ce que eso ya lo ha en­ten­di­do.

Fis­cal. Va­mos a lo con­cre­to, a ver si con­si­go con­cre­tar, por­que a mi lo que me in­tere­sa es el ac­ci­den­te. El ac­ci­den­te se ha pro­du­ci­do des­gra­cia­da­men­te ¿Por qué se ha pro­du­ci­do?

An­drés Cor­ta­bi­tar­te. Un fa­llo hu­mano del ma­qui­nis­ta (...).

F. ¿Pa­ra ese fa­llo hu­mano ha­bía al­gu­na ba­rre­ra, un me­ca­nis­mo de con­trol?

AC. Cla­ro. 42 pun­tos pa­ra avi­sar­le de que es­ta­ba acer­cán­do­se a un pun­to no­ta­ble de la lí­nea.

F. Me in­tere­sa el pun­to del ac­ci­den­te, par­ti­mos de que el ma­qui­nis­ta tu­vo un des­pis­te...

AC. ¿Pa­ra qué po­ne­mos la se­ña­li­za­ción, se­ñor fis­cal? Es la mis­ma se­ña­li­za­ción que es­ta­mos po­nien­do en 12.000 ki­ló­me­tros de lí­neas. Con esa te­sis se­ñor fis­cal ten­dría­mos que ce­rrar aho­ra mis­mo 12.000 ki­ló­me­tros de lí­neas. Aho­ra mis­mo. Así de sen­ci­llo. (...) F. Apar­te de la se­ña­li­za­ción...

AC. Re­pi­to que to­do ac­ci­den­te a pos­te­rio­ri es evi­ta­ble y po­de­mos elu­cu­brar lo que que­ra­mos.

F. No hi­ce la pre­gun­ta to­da­vía ¿Ha­bía al­go más apar­te de la se­ña­li­za­ción pa­ra evi­tar el error hu­mano?

AC. Con la nor­ma­ti­va que te­nía­mos no es ne­ce­sa­rio ana­li­zar nin­gún ries­go en esa cur­va (…) El ries­go es en to­da la lí­nea, la no pres­crip­ción del cua­dro de ve­lo­ci­da­des má­xi­mas. F. Esa dis­trac­ción...

AC. Esa dis­trac­ción por ha­blar por te­lé­fono, ¿eh?. F. Por lo que sea...

AC. ¿Có­mo que por lo que sea? ¡Si hablo por te­lé­fono en un co­che me pe­go un le­ña­zo!

F. Pe­ro sim­pli­fi­que­mos. Ese ries­go, si el ma­qui­nis­ta fa­lla, ¿no hay na­da que ha­cer?

Cor­ta­bi­tar­te da ex­pli­ca­cio­nes so­bre el mar­gen de se­gu­ri­dad de la cur­va, que to­le­ra­ría el pa­so del tren a más de 120 por ho­ra. Pe­ro el fis­cal in­sis­te. Le re­cuer­da que el tra­za­do es rec­ti­lí­neo du­ran­te más de 80 ki­ló­me­tros.

Fis­cal. ¿No hu­bo pre­vi­sión de un fa­llo hu­mano en es­ta cur­va?

An­drés Cor­ta­bi­tar­te. No ha­ce fal­ta. No exis­te el con­cep­to de eva­luar el ries­go de un pun­to con­cre­to, sino en to­da la lí­nea. No lo pres­cri­be nin­gu­na nor­ma­ti­va.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Cor­ta­bi­tar­te, in­cre­pa­do por las víc­ti­mas tras su de­cla­ra­ción de tres ho­ras del pa­sa­do día 27.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.