Quin­ce me­no­res que de­nun­cia­ron a «Pa­pu­chi» co­rro­bo­ran sus acu­sa­cio­nes

El acu­sa­do de ser un de­pre­da­dor se­xual si­gue en pri­sión tras la de­cla­ra­ción de 30 tes­ti­gos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - E. V. PI­TA

En­tre 30 y 40 tes­ti­gos ya han pres­ta­do de­cla­ra­ción a lo lar­go de ju­nio y ju­lio en Vi­go en re­la­ción a los su­pues­tos abu­sos a me­no­res per­pe­tra­dos por un em­pre­sa­rio co­no­ci­do co­mo Pa­pu­chi o el Pa­pi, ac­tual­men­te in­gre­sa­do en pri­sión pro­vi­sio­nal y con­si­de­ra­do por la po­li­cía co­mo el ma­yor de­pre­da­dor se­xual de la ciu­dad. Los 15 de­nun­cian­tes, que eran o son me­no­res de edad, con­fir­ma­ron en su ma­yo­ría los car­gos con­tra el sos­pe­cho­so, que ha­bría ac­tua­do du­ran­te va­rios años con si­gi­lo has­ta que en fe­bre­ro des­per­tó la aten­ción de la po­li­cía.

La de­fen­sa ha pe­di­do la li­ber­tad con­di­cio­nal del arres­ta­do pe­ro las acu­sa­cio­nes y la Fis­ca­lía se opo­nen a di­cha me­di­da. A par­te de la gra­ve­dad de los he­chos, te­men su fu­ga o que bo­rre prue­bas.

Los in­te­rro­ga­to­rios fue­ron to­ma­dos por la ti­tu­lar del juz­ga­do de ins­truc­ción nú­me­ro 6 de Vi­go y se cen­tra­ron en de­ce­nas de ado­les­cen­tes que pro­ce­dían de dis­tin­tas pan­di­llas. En su ma­yo- ría, no se co­no­cían en­tre sí y su úni­co ne­xo en co­mún era la amis­tad con Pa­pu­chi, quien pa­sea­ba a ado­les­cen­tes en su co­che de­por­ti­vo o su lan­cha rá­pi­da por la ría de Vi­go. Se­gún fuen­tes del ca­so, la ver­sión de los dis­tin­tos tes­ti­gos coin­ci­de en mu­chos pun­tos.

Des­de el pri­mer mo­men­to, la po­li­cía se dio cuen­ta de que ha­bía una es­ca­sez de imá­ge­nes in­cau­ta­das en los te­lé­fo­nos mó­vi­les y en el fo­ro de What­sApp que el im­pli­ca­do ha­bía crea­do, su­pues­ta­men­te, pa­ra cha­tear con sus víc­ti­mas y di­fun­dir con­te­ni­dos subidos de tono. Pe­ro al­gu­nas fo­tos ca­re­cían de va­lor pro­ba­to­rio por­que se tra­ta­ba de los tí­pi­cos chis­tes que cir­cu­lan de un la­do a otro en los gru­pos de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea.

La in­ves­ti­ga­ción se ha vis­to ra­len­ti­za­da por­que, se­gún fuen­tes del ca­so, la po­li­cía pa­de­ce una su­pues­ta fal­ta de me­dios ma­te­ria­les pa­ra ana­li­zar to­do el con­te­ni­do de los te­lé­fo­nos de­co­mi­sa­dos, tan­to al sos­pe­cho­so co­mo a las víc­ti­mas. Fuen­tes pró­xi­mas al ca­so ven «sor­pren­den­te» que la co­mi­sa­ría dis­pon­ga de tan po­cos me­dios pa­ra ras­trear y re­cu­pe­rar las imá­ge­nes y men­sa­jes en­via­dos en ese gru­po y que po­drían su­po­ner prue­bas de car­go con­tra el im­pli­ca­do.

Otros guar­dan si­len­cio

El nú­me­ro de de­nun­cian­tes se ha que­da­do es­ta­bi­li­za­do en quin­ce jó­ve­nes pe­ro exis­te la sos­pe­cha de que otros mu­chos ya han cum­pli­do la ma­yo­ría de edad y pre­fie­ren ca­llar y se­guir con su vi­da.

El mé­to­do de Pa­pu­chi o el Pa­pi con­sis­tía en apa­ren­tar un gran tren de vi­da pa­ra im­pre­sio­nar a sus jó­ve­nes ami­gos. Fue ex­per­to en ban­ca y ase­sor fi­nan­cie­ro y lue­go mo­vió ne­go­cios de hos­te­le­ría. Ser un hom­bre de ne­go­cios de éxi­to re­sul­tó ser un imán pa­ra las víc­ti­mas, alum­nos de pres­ti­gio­sos co­le­gios de Vi­go o miem­bros de clu­bes de­por­ti­vos de élite. La in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló que, en los úl­ti­mos me­ses, el sos­pe­cho­so era ase­dia­do por sus acree­do­res.

La po­li­cía ave­ri­guó que el im­pli­ca­do in­vi­ta­ba a un gru­po de me­no­res a ce­nar en su piz­ze­ría, a pa­sear en su de­por­ti­vo o en su lan­cha. Lle­nar un de­pó­si­to de ga­so­li­na pa­ra ir des­de A Laxe has­ta las is­las Cíes cues­ta co­mo mí­ni­mo 60 eu­ros y es­tos pa­seos los ha­cía ca­si a dia­rio, se­gún re­la­tan tes­ti­gos. Tras ga­nar­se la con­fian­za de la pan­di­lla, los in­vi­ta­ba a po­sar des­nu­dos en la barca y los fo­to­gra­fia­ba. Otras ve­ces los lle­va­ba a su pi­so, don­de les ofre­cía al­cohol y, al pa­re­cer, abu­sa­ba de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.