Vi­llar: do­ble exi­gen­cia, do­ble mo­ral

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En ese mun­do de pre­sun­tos im­pli­ca­dos, hi­dal­gos o caballeros de ran­cio abo­len­go y mal pa­ga­dos siem­pre en los pues­tos que ocu­pan, sorprende la fa­ci­li­dad y ra­pi­dez con la que son ca­pa­ces de re­unir can­ti­da­des ele­va­das so­li­ci­ta­das co­mo fian­za pa­ra aban­do­nar la pri­sión pre­ven­ti­va. Y en su hi­dal­guía des­ta­can tam­bién por el agra­de­ci­mien­to y ca­ri­ño con el que se pro­nun­cian res­pec­to a quie­nes han de­fen­di­do su inocen­cia y a quie­nes, re­clu­sos co­mo ellos, los han aco­gi­do con ama­bi­li­dad en So­to del Real.

En el ca­so del fút­bol, ese de­por­te que tan­tas ho­ras de so­laz y pa­sión apor­ta a los ciu­da­da­nos, las irre­gu­la­ri­da­des de los clu­bes tie­nen siem­pre di­fi­cul­tad pa­ra ser sub­sa­na­das. Ten­gan es­tas que ver con deudas con la Se­gu­ri­dad So­cial, con las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias de los clu­bes o de los ju­ga­do­res, o in­clu­so con esas re­la­cio­nes du­do­sas en­tre re­sul­ta­dos y apues­tas. Por más que ha­ya clu­bes in­ter­ve­ni­dos y di­ri­gen­tes con­de­na­dos o en­cau­sa­dos con pri­sión pre­ven­ti­va.

Y en es­tas lle­ga el tan­tas ve­ces anun­cia­do y nun­ca pro­ba­do ca­so de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol y su in­tem­po­ral cla­se di­ri­gen­te. Y lle­ga de la mano de la Au­dien­cia Na­cio­nal, que, lue­go de enviar a Vi­llar, a su hi­jo y a uno de los vi­ce­pre­si­den­tes a pri­sión el pa­sa­do 20 de ju­lio, les con­ce­de aho­ra la li­ber­tad con fian­za, aun­que el juez man­ten­ga que de lo in­ves­ti­ga­do si­guen aflo­ran­do mo­ti­vos pa­ra es­ti­mar­los res­pon­sa­bles cri­mi­na­les de los de­li­tos impu­tados.

Cier­to que la si­tua­ción de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol es di­fe­ren­te des­de en­ton­ces. Pe­ro al fren­te de ella se en­cuen­tran los mis­mos que han acom­pa­ña­do a Vi­llar es­tos ca­si trein­ta años. Es de­cir, si­gue la Fe­de­ra­ción sien­do sus­cep­ti­ble a las es­tra­te­gias y ar­ti­ma­ñas de Vi­llar, que el juez ma­ni­fies­ta co­mo usua­les su­yas en el auto de pri­sión pre­ven­ti­va con fian­za.

Y aquí es don­de em­pie­za lo sin­gu­lar del ca­ba­lle­ro y de Es­pa­ña: mien­tras que co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la UEFA, miem­bro de su co­mi­té eje­cu­ti­vo y vi­ce­pre­si­den­te de la FIFA se ha­ce de­vo­to de la mo­ral pú­bli­ca eu­ro­pea —tam­bién por­que sa­be que la UEFA lo ce­sa­ría—, el hi­dal­go es­pa­ñol, en hon­ro­so ges­to, di­mi­te. Al­gu­nos sos­pe­chan que tu­vo la mo­ti­va­ción aña­di­da de evi­tar la pér­di­da de los cua­tro mi­llo­nes de eu­ros que la FIFA le ga­ran­ti­za co­mo ju­bi­la­ción, sin ne­ce­si­dad de sus­cri­bir pla­nes de pen­sio­nes o co­ti­zar a la Se­gu­ri­dad So­cial. Pe­ro, co­no­ce­dor de las prác­ti­cas po­lí­ti­cas y mo­ra­les que se lle­van en Es­pa­ña por una bue­na par­te de quie­nes me­ten mano en las Ad­mi­nis­tra­cio­nes a ellos con­fia­das, no sien­te la ne­ce­si­dad de di­mi­tir de su pues­to de pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. Y ahí si­gue, con una ti­bia sus­pen­sión cau­te­lar de un año de­ci­di­da en el fra­gor del es­cán­da­lo por ese fir­me Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes. Por más que el pro­pio CSD se­ña­le que tal sus­pen­sión pue­de ser re­con­si­de­ra­da en fun­ción de có­mo cam­bien los acon­te­ci­mien­tos (sic). O, lo que es lo mis­mo, en Es­pa­ña co­mo en Es­pa­ña y en Europa co­mo en Europa. Amén. UXÍO LABARTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.