Ney­mar, el tri­le­ro de los tras­pa­sos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aes­tas al­tu­ras del par­ti­do, que­da cla­ra la di­men­sión del fút­bol co­mo un ne­go­cio, que los ju­ga­do­res se mue­ven co­mo pro­fe­sio­na­les en bus­ca de un con­tra­to y que los due­ños del chi­rin­gui­to se gas­tan su di­ne­ro co­mo les da la ga­na. To­do re­sul­ta tan cier­to co­mo que el cir­co lo sos­tie­ne el irra­cio­nal sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a unos co­lo­res. La coar­ta­da pa­ra man­te­ner to­do el tin­gla­do. En ese tea­tri­llo, en el que se mien­te más que en el tren del Ase­si­na­to en el Orient Ex­press, na­die en­ga­ña tan­to co­mo Ney­mar Jr. Ni en el cam­po, don­de le mue­ve un jue­go tan lo­co co­mo se­duc­tor, don­de al­ter­na el des­plan­te chu­les­co con el re­ga­te in­ve­ro­sí­mil, ni en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes, don­de aho­ra sa­le co­rrien­do en bus­ca del ta­lón con un ma­yor nú­me­ro de ce­ros. To­da­vía se des­co­no­ce cuán­to cos­tó ves­tir­le de azul­gra­na y có­mo bur­ló al San­tos, al Real Ma­drid y a un pu­ña­do de in­ter­me­dia­rios pa­ra apa­re­cer en el Nou Camp co­mo por ar­te de ma­gia. Un par­ti­do que to­da­vía se dispu­ta en los tri­bu­na­les. Aho­ra la ju­ga­da, con to­dos los che­ques que se van ca­yen­do por el ca­mino, ron­da los 750 mi­llo­nes de eu­ros. Una de esas ci­fras que, por mas­to­dón­ti­cas, no se com­pren­den ni si­quie­ra pa­sán­do­las a pe­se­tas (125.000 mi­llo­nes). Una ju­ga­da obs­ce­na que ter­mi­na dis­tan­cian­do to­da­vía más al pú­bli­co de la gra­da.

La cua­dri­lla de Ney­mar re­nue­va es­ta vez el re­ga­te pa­ra ama­ne­cer en Pa­rís tras unos días de ma­rru­lle­rías, si­len­cios y des­plan­tes. Y en los que el ju­ga­dor lle­gó has­ta a ten­sar la cuer­da mar­can­do de for­ma co­bar­de el te­rreno con una pe­lea con el no­va­to Semedo en un en­tre­na­mien­to. La his­to­ria ter­mi­na con una trai­ción y una no­via des­pe­cha­da, co­mo ca­si to­das las no­ve­las de tras­pa­sos del ve­rano, por­que el fut­bo­lis­ta ca­si siem­pre ter­mi­na ju­gan­do don­de quie­re. El Ba­rça se con­vier­te en el ca­za­dor ca­za­do. Y re­sul­ta pe­no­so su enojo de ul­tra­ja­do. Por­que en la fe­ria de los fi­cha­jes des­cu­bre al fin có­mo due­le ver al pez gran­de co­mer­se al chi­co.

El Pa­rís Saint Ger­main se mue­ve con la ló­gi­ca im­pla­ca­ble del nue­vo ri­co, que jue­ga sus car­tas sal­tán­do­se no ya to­da éti­ca, sino tam­bién las nor­mas de jue­go lim­pio fi­nan­cie­ro que pre­ten­den que la bur­bu­ja del fút­bol no vuel­va a es­ta­llar en la ca­ra de las afi­cio­nes, las ins­ti­tu­cio­nes y Ha­cien­da.

¿Y el fút­bol? A la som­bra de Mes­si, o qui­zá be­ne­fi­cia­do por el bri­llo de ju­gar al la­do de Leo, Ney­mar pro­yec­tó una ca­rre­ra sen­sa­cio­nal. Pe­ro, al mar­gen del di­ne­ro, ¿le ofre­ce Pa­rís la po­si­bi­li­dad de au­men­tar su pe­ga­da co­mo fut­bo­lis­ta?, ¿re­sul­ta la li­ga fran­ce­sa el me­jor lu­gar pa­ra pa­sar sus años de ma­du­rez co­mo fut­bo­lis­ta?, ¿vol­ve­rá a re­pe­tir la ju­ga­da en el PSG con una sa­li­da a la ca­rre­ra? Co­ge el di­ne­ro y co­rre, Ney, pe­ro no pre­ten­das que te quie­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.