La gran men­ti­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Tras las elec­cio­nes de EE. UU., y con la pre­si­den­cia de Trump, dos ame­na­zas fun­da­men­ta­les emer­gen con­tra las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Una, mo­der­na: el pe­li­gro de los ci­be­ra­ta­ques y la in­je­ren­cia in­for­má­ti­ca ex­tran­je­ra en las elec­cio­nes de un país. Otra, an­ti­gua: el frá­gil es­ta­tus de la ver­dad.

Un ar­tícu­lo del Was­hing­ton Post de ha­ce unos días do­cu­men­ta­ba 29 fal­se­da­des en las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas de Trump en tan so­lo 26 ho­ras. Se con­fir­ma sim­ple­men­te una ten­den­cia que el can­di­da­to Trump ya mos­tró en cam­pa­ña: que la ver­dad, o no le im­por­ta, o no la per­ci­be con ob­je­ti­vi­dad.

Es­cu­char uno de los mí­ti­nes del pre­si­den­te es un ejer­ci­cio in­quie­tan­te pa­ra el no Trum­pis­ta. La ten­sión en­tre reali­dad y men­ti­ra es cons­tan­te. Inexac­ti­tu­des, hi­pér­bo­les, omi­sio­nes, ma­ni­pu­la­cio­nes o sim­ples men­ti­ras caen una tras otra. Trump es un maes­tro en adap­tar la reali­dad a su men­sa­je.

El cé­le­bre es­tu­dio­so de la pre­si­den­cia Allan Licht­man de­no­mi­na es­ta tác­ti­ca «la gran men­ti­ra»: al re­pe­tir­la una in­fi­ni­dad de ve­ces, la men­ti­ra em­pie­za a con­ver­tir­se en ver­dad en la men­te de los que la oyen. La reali­dad se ma­ni­pu­la me­dian­te la re­pe­ti­ción in­fi­ni­ta de la men­ti­ra.

Un ejem­plo cla­ro son fra­ses de uso muy ex­ten­di­do del es­ti­lo de «Oba­ma­ca­re es un desas­tre» y «es­tá ma­tan­do gen­te». La ley tie­ne evi­den­tes de­fec­tos, que sus pro­pios crea­do­res re­co­no­cen. Pe­ro tam­bién dio nue­va co­ber­tu­ra mé­di­ca a 20 mi­llo­nes de per­so­nas, ex­pan­dió con éxi­to el pro­gra­ma Me­di­caid de ayu­da a los ne­ce­si­ta­dos, re­co­no­ció la ne­ce­si­dad de ofre­cer se­gu­ro mé­di­co a in­di­vi­duos con en­fer­me­da­des cró­ni­cas e in­ten­tó ini­ciar un pro­ce­so de es­ta­bi­li­za­ción de los pre­cios.

Otro ejem­plo es que los emi­gran­tes his­pa­nos son (so­mos) pe­li­gro­sos de­lin­cuen­tes: vio­la­do­res, cri­mi­na­les y pan­di­lle­ros. Las es­ta­dís­ti­cas de­mues­tran que en los ba­rrios de ma­yo­ría in­mi­gran­te, el ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad es más ba­jo que en el res­to del país, y que la eco­no­mía se si­gue be­ne­fi­cian­do de una mano de obra ba­ra­tí­si­ma que re­du­ce cos­tes y au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad. ¿Que los emi­gran­tes tie­nen que res­pe­tar la ley, cum­plir con sus obli­ga­cio­nes cí­vi­cas y en­trar en el país le­gal­men­te? Por su­pues­to: fal­ta­ría más.

No me­nos cho­can­te es el fer­vor con el que los se­gui­do­res de Trump aco­gen sus ideas. Es­tá cla­ro que mu­chos es­ta­ban har­tos de ocho años de pre­si­den­cia de­mó­cra­ta. Pe­ro ¿jus­ti­fi­ca eso que una bue­na par­te de su ba­se no mues­tre nin­gún in­te­rés por co­no­cer la ver­dad? Pa­ra ellos, to­do lo que no sea pa­la­bra de Trump es «fa­ke news»: «no­ti­cias fa­bri­ca­das».

Un ejem­plo: el 45 % de los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos pien­san que Trump ga­nó el vo­to po­pu­lar en las úl­ti­mas elec­cio­nes, aun­que los re­sul­ta­dos ra­ti­fi­ca­dos sin am­ba­ges por los se­cre­ta­rios de Es­ta­do de to­dos los es­ta­dos (incluidos aque­llos con go­ber­na­dor re­pu­bli­cano) dan una di­fe­ren­cia de ca­si 3 mi­llo­nes de vo­tos a fa­vor de Clin­ton.

Ig­no­ran­cia no es la pa­la­bra exac­ta pa­ra de­fi­nir es­te com­por­ta­mien­to. La ac­ti­tud es ca­si más emo­cio­nal que in­te­lec­tual. De­no­ta au­sen­cia de es­pí­ri­tu crí­ti­co y un de­seo de ver la reali­dad so­lo a tra­vés del pris­ma de la de­ma­go­gia de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.