El pre­si­den­te, muy pen­dien­te del re­loj en su pa­seo a ori­llas del Umia

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - B. C.

El pre­si­den­te del Go­bierno vuel­ve a ele­gir O Sal­nés pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes y, có­mo no, apro­ve­cha pa­ra po­ner­se en for­ma ca­mi­nan­do. «Vein­ti­sie­te mi­nu­tos, no es­tá mal», le in­for­ma­ba ayer a Jo­sé Be­ni­to Suá­rez —su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro en los pa­seos ma­tu­ti­nos— al ter­mi­nar el tra­yec­to en Pon­tear­ne­las (Ri­ba­du­mia). Se ve que Ra­joy eli­gió el tra­yec­to cor­to en vez de cu­brir los sie­te ki­ló­me­tros de la Ru­ta da Pe­dra e da Au­ga com­ple­ta. Si­guien­do la cos­tum­bre, los pe­rio­dis­tas y las cá­ma­ras le es­pe­ra­ban al final del ca­mino, en Ar­men­tei­ra, pe­ro el pre­si­den­te cam­bió el iti­ne­ra­rio y eli­gió el tra­mo más llano, al la­do del río Umia.

A los me­dios los aten­dió en Pon­tear­ne­las, al filo de las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na, don­de fue in­ter­pe­la­do por cues­tio­nes de po­lí­ti­ca na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal: Ca­ta­lu­ña, Ve­ne­zue­la, los da­tos del pa­ro..., y es que en un pues­to co­mo el su­yo di­fí­cil­men­te pue­de des­co­nec­tar, aun­que se es­té de va­ca­cio­nes. «Cuan­do uno es pre­si­den­te del Go­bierno tie­ne que es­tar aten­to a to­dos los acon­te­ci­mien­tos, to­dos los días, so­bre to­do si son im­por­tan­tes», in­di­có. Por eso ten­drá que se­guir muy de cer­ca lo que ocu­rre con el re­fe­ren­do ca­ta­lán, no va­ya a ser que ten­ga que in­te­rrum­pir sus va­ca­cio­nes pa­ra pre­si­dir un Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rio.

De mo­men­to, lo que to­ca es des­can­sar y ha­cer un poco de tu­ris­mo vi­si­tan­do un pue­blo de ca­da pro­vin­cia ga­lle­ga, se­gún ex­pli­có. Y el día 7 vol­ve­rá a co­ger el avión rum­bo a Pal­ma de Mallorca pa­ra asis­tir al des­pa­cho ha­bi­tual del ve­rano con el rey. De si des­pués re­gre­sa­rá a Ga­li­cia, no avan­zó de­ta­lles, pe­ro si lo ha­ce, se­gu­ro que vol­ve­rá a cal­zar­se las za­pa­ti­llas pa­ra re­co­rrer los fron­do­sos sen­de­ros de O Sal­nés, don­de sue­le cru­zar­se con otros ha­bi­tua­les de la ru­ta y no es­ca­ti­ma sa­lu­dos, tal y co­mo hi­zo ayer con un gru­po de mu­je­res que, a su pa­so, se apar­ta­ron a un la­do del ca­mino.

Las ri­gi­de­ces de la Mon­cloa que­dan pa­ra el res­to del año. En su tiem­po de asue­to, sea en ve­rano, Na­vi­da­des y al­gún que otro fin de se­ma­na, Ra­joy pre­fie­re el ai­re li­bre y la na­tu­ra­le­za, y ca­si nun­ca de­ja de to­mar­se un ca­fé en un bar de al­dea. Ayer cam­bió el Co­mer­cio por el Ar­ne­las y no fal­tó quien le pi­dió po­sar pa­ra la fo­to. Eso sí, ro­dea­do de un fuerte dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad con agen­tes de pai­sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.