¿Una fá­bri­ca de be­bés de di­se­ño?, em­pie­za el de­ba­te éti­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Pa­ra sus ex­pe­ri­men­tos, los cien­tí­fi­cos tra­ba­ja­ron in vi­tro con 142 em­brio­nes hu­ma­nos en es­ta­dos ini­cia­les de desa­rro­llo (oo­ci­to, blas­to­cis­to) y nun­ca los lle­ga­ron a im­plan­tar. En con­cre­to, em­plea­ron ini­cial­men­te 167 óvulos do­na­dos por mu­je­res sa­nas, de los cua­les con­si­guie­ron fer­ti­li­zar los 142 con el es­per­ma de un so­lo do­nan­te: un hom­bre por­ta­dor de una mutación he­te­ro­ci­gó­ti­ca en el gen MYBPC3, es de­cir, con una co­pia mu­ta­da do­mi­nan­te y otra co­rrec­ta. De es­ta for­ma, sin nin­gu­na in­ter­ven­ción, se es­pe­ra­ría que un 50% de los ovo­ci­tos fe­cun­da­dos es­tu­vie­ran li­bres de la mutación.

Pe­ro cuan­do a una par­te de los em­brio­nes se les apli­có la téc­ni­ca CRISPR Cas9 ese por­cen­ta­je se ele­vó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Se lo­gró cor­tar la se­cuen­cia del gen mu­tan­te y se ob­ser­vó có­mo los em­brio­nes hu­ma­nos eran ca­pa­ces de re­pa­rar el ADN de mo­do co­rrec­to. Uno de los re­sul­ta­dos más sor­pren­den­tes es que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, las ro­tu­ras se re­pa­ra­ron de for­ma efi­cien­te uti­li­zan­do a mo­do de es­pe­jo la pro­pia co­pia no mu­ta­da del gen del do­nan­te, en lu­gar de em­plear co­mo plan­ti­lla un ADN sin­té­ti­co.

Así, se con­si­guió que más de dos ter­cios de los em­brio­nes ob­je­ti­vo con­tu­vie­ran las dos co­pias co­rrec­tas del gen. La tec­no­lo­gía CRISPR con su en­zi­ma Cas9 sec­cio­nó el ADN en la po­si­ción co­rrec­ta en to­dos los em­brio­nes tes­ta­dos en es­ta par­te del ex­pe­ri­men­to, don­de 42 de los 58 (un 72,4 %) ana­li­za­dos no lle­va­ban la mutación de la car­dio­mio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca. La téc­ni­ca in­cre­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de he­re­dar el gen co­rrec­to des­de el 50 % al 72, 4%.

El pre­ce­den­te chino

Cien­tí­fi­cos chi­nos ya ha­bía apli­ca­do en tres tra­ba­jos an­te­rio­res la tec­no­lo­gía CRISPR pa­ra tratar ma­les en em­brio­nes hu­ma­nos, pe­ro de una for­ma in­efi­cien­te.

El avan­ce es im­por­tan­te, pe­ro plan­tea se­rias cues­tio­nes éti­cas dig­nas de Un mun­do fe­liz, de Al­dous Hux­ley, ya que es­ta téc­ni­ca po­dría, en teo­ría, ser uti­li­za­da pa­ra pro­du­cir be­bés ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos con el ob­je­ti­vo de ele­gir el co­lor de sus ca­be­llos o au­men­tar su fuerza fí­si­ca.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre los em­brio­nes hu­ma­nos cuen­ta con una re­gu­la­ción es­tric­ta y no se tra­ta­ba de im­plan­tar los uti­li­za­dos en el es­tu­dio en el úte­ro de una mu­jer pa­ra dar co­mien­zo a un em­ba­ra­zo. Por es­to, los cien­tí­fi­cos no los de­ja­ron desa­rro­llar­se más de unos días. Y tam­bién es­tá le­jos la pers­pec­ti­va de li­brar de en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. «An­tes de los en­sa­yos clí­ni­cos, se­rán ne­ce­sa­rios in­ves­ti­ga­cio­nes su­ple­men­ta­rias y un de­ba­te éti­co», di­jo Pau­la Ama­to, una de las au­to­ras del tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.