Ve­rano sin can­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Al Sol - ISAAC PE­DROU­ZO

La re­vis­ta Fu­gas, que se en­tre­ga ma­ña­na gra­tui­ta­men­te con La Voz, lle­va a su por­ta­da y a sus pri­me­ras pá­gi­nas un am­plia cor­ber­tu­ra so­bre el No­roes­te Pop Rock, el gran fes­ti­val ur­bano que se ce­le­bra­rá des­de el pró­xi­mo mar­tes has­ta el do­min­go por di­fe­ren­tes rin­co­nes de A Co­ru­ña. Fu­gas ofre­ce en­tre­vis­tas a dos de los gru­pos más des­ta­ca­dos en es­te cer­ta­men, Kai­ser Chief y Je­sus and Mary Chain, así co­mo un re­por­ta­je so­bre el even­to.

Ade­más, la re­vis­ta de ocio de La Voz de Ga­li­cia se ocu­pa de las no­ve­da­des li­te­ra­rias de los úl­ti­mos días, co­mo la no­ve­la Los amo­res de Nis­hino de la au­to­ra ja­po­ne­sa Hi­ro­mi Ka­wa­ka­mi, con­si­de­ra­da la nue­va Mu­ra­ka­mi, y en­tre­vis­ta a Son­so­les Óne­ga, pre­mia­da con el Fer­nan­do La­ra por Des­pués del amor.

Fu­gas se com­ple­ta con una com­ple­ta agen­da de ocio del fin de se­ma­na y un re­pa­so a lo úl­ti­mo que ha re­vo­lu­cio­na­do la Red Año tras año he vi­vi­do con la suer­te de ha­ber po­di­do es­ca­par de ca­si to­do en la vi­da. In­clu­so de las can­cio­nes del ve­rano. So­lo me sen­tí per­se­gui­do una vez por Jac­que­li­ne de La Ve­ga. Pre­sen­ta­ba con­cur­sos, ga­las, ma­ti­na­les. In­clu­so lle­gó a gus­tar­me du­ran­te unos mi­nu­tos. Los mis­mos que du­ra el amor in­di­vi­dual. Pe­ro tratar de ob­viar al­gu­nas fa­ce­tas de lo co­ti­diano es tan es­tú­pi­do co­mo inú­til.

El Koa­la me per­se­guía a to­do vo­lu­men, des­de la ra­dio del co­che pa­ra­do fren­te a mi ca­sa has­ta el su­per­mer­ca­do. Apa­re­cía de pron­to aco­mo­dan­do si­tio en­tre un nue­vo in­ten­to renovado de Ma­don­na y una Ama­ral em­pe­ña­da en bus­car el amor de los in­dies. Huir de aquel se­ñor que que­ría ha­cer un co­rral era im­po­si­ble.

Mis ami­gos y yo de­ci­di­mos lle­nar las no­ches de ca­lor con fies­tas te­má­ti­cas don­de el guion es­ta­ble­ci­do por ade­lan­ta­do evi­ta­se co­ger un gi­ro equi­vo­ca­do, don­de el enun­cia­do del cartel pu­bli­ci­ta­rio fue­se un no ro­tun­do a mo­do de por­te­ro de dis­co­te­ca que de­ja­se a to­das las can­cio­nes del ve­rano en la puer­ta de lo­cal.

Ape­nas sin fil­tro, con­ver­ti­mos el bar de un ami­go en un guateque, en una pla­ya de Ha­wái o en aquel bar de los 50 con John y Oli­via.

Sin em­bar­go to­do mo­de­lo tien­de a con­ver­tir­se en ob­so­le­to y, a ve­ces, en poco atrac­ti­vo. No nos que­dó otro re­me­dio que re­cu­rrir a lo de to­do el mun­do. Re­cu­pe­rar los 80. Car­da­dos im­po­si­bles, co­lo­res co­lé­ri­cos y hom­bre­ras que con­ver­ti­rían cual­quier es­pal­da en una es­pal­da de ver­dad. In­clu­so la mía.

En el cartel de la fa­cha­da del bar el men­sa­je era cla­ro, un di­bu­jo de una bo­la de es­pe­jos y una fra­se di­rec­ta en co­lor ro­sa so­bre fon­do ne­gro: «Fies­ta de los 80. A par­tir de las 23:30». El bar se lle­nó na­da más abrir de Cindy Lau­pers, los más atre­vi­dos se en­fun­da­ron un mono ro­jo co­mo si de V se tra­ta­se y los más va­gos re­cu­rrie­ron a Tom Crui­se y su ca­mi­sa blan­ca en Risky Bu­si­ness. La vic­to­ria re­sul­ta­ba de­mo­le­do­ra.

A las 12 de la ma­dru­ga­da en­tra­ron dos se­ño­res de aquel pue­blo cos­te­ro ves­ti­dos —sin du­da al­gu­na— con sus me­jo­res tra­jes. Ató­ni­tos y des­con­cer­ta­dos, un poco de­cep­cio­na­dos, se me acer­ca­ron pa­ra pre­gun­tar «¿Dón­de es­tán las de 80?» Los in­vi­té a una cer­ve­za y se volvieron a ca­sa. Aquel año no hu­bo can­ción del ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.