La co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Relatos De Verán -

Los náu­fra­gos de es­ta is­la me­di­mos mu­cho las pa­la­bras, es al­go que te­ne­mos muy pre­sen­te a lo lar­go del día. En su mo­men­to lle­ga­mos a ese pacto y, hoy por hoy, es in­ne­go­cia­ble. Sé que mu­chos de no­so­tros (yo el pri­me­ro) he­mos te­ni­do al­gu­na vez la ten­ta­ción de rom­per esa nor­ma, pe­ro de­be­mos con­cien­ciar­nos de que hay que ser muy es­tric­tos con las re­glas. En nues­tra si­tua­ción, no se pue­de te­ner man­ga an­cha, por­que cual­quier atis­bo de fle­xi­bi­li­dad ter­mi­na­ría sien­do una in­vi­ta­ción al anar­quis­mo, al­go in­via­ble en nues­tra es­truc­tu­ra. Ya nos gus­ta­ría ser anár­qui­cos, pe­ro en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias no se pue­de caer en el li­bre al­be­drío. Tam­bién nos gus­ta afei­tar­nos la barba y cor­tar­nos el pe­lo en cuan­to ve­mos que co­mien­za a apro­xi­mar­se a la al­tu­ra de los hom­bros. Pa­ra no­so­tros se­ría mu­cho más fá­cil de­jár­nos­lo cre­cer y des­preo­cu­par­nos de nues­tro as­pec­to, pe­ro lo más fá­cil no siem­pre es lo más co­rrec­to. Po­dría­mos de­sen­ten­der­nos de nues­tro as­pec­to ex­te­rior y se­gu­ro que vi­vi­ría­mos más re­la­ja­dos, y es pre­ci­sa­men­te en la re­la­ja­ción en lo que que­re­mos evi­tar caer. Lo có­mo­do es ser un náu­fra­go y te­ner as­pec­to de náu­fra­go. Lo com­ple­jo es es­tar asea­dos y pre­sen­ta­bles, co­mo si es­tu­vié­se­mos en es­ta is­la de pa­so. De eso se tra­ta: un po­qui­to de dis­tin­ción.

Los náu­fra­gos de es­ta is­la, de­cía al prin­ci­pio, me­di­mos mu­cho las pa­la­bras. Cin­cuen­ta pa­la­bras por día, pa­ra ser más pre­ci­so. Así, a pri­me­ra vis­ta, cin­cuen­ta pa­la­bras por día pue­den pa­re­cer mu­chas, pe­ro te ase­gu­ro que es un nú­me­ro bas­tan­te li­mi­ta­do. En­tre sa­lu­dos, pa­la­bras de cor­te­sías, des­pe­di­das y fra­ses he­chas, te vas que­dan­do sin ellas al caer la no­che.

La ven­ta­ja de me­dir las pa­la­bras es que ra­ra vez te arre­pien­tes de lo que has di­cho. An­tes de abrir la bo­ca, so­pe­sas que lo que va­yas a de­cir no ne­ce­si­te una rec­ti­fi­ca­ción, lo que su­pon­dría un de­rro­che de vo­ca­blos que no te pue­des per­mi­tir. Hay que te­ner en cuen­ta que siem­pre con­vie­ne guar­dar al­gu­na pa­la­bra de re­ser­va pa­ra ex­pli­car­les a los que lle­gan de al­gún naufragio que no son bien­ve­ni­dos en nues­tra is­la. En nues­tra is­la, no.

JO­SÉ MA­NUEL DORREGO SÁENZ 50 años. Ma­drid. Diseñador grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.