An­da la cu­ca­ra­cha en bai­le de ga­lli­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ve­ne­zue­la pa­re­ce la Plays­ta­tion de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, don­de se jue­ga lo que no nos atre­ve­mos a di­lu­ci­dar aquí, que pa­ra al­go so­mos eu­ro­peos —hi­jos­dal­gos de an­ces­tros des­cu­bri­do­res— y no nos man­cha­mos los pies en are­nas pro­ce­lo­sas cuan­do se tra­ta de ele­gir en­tre la bolsa o la vi­da.

Ca­da detalle de aque­lla te­rri­ble si­tua­ción se nos cuen­ta al minuto si­guien­te, opi­na­do y re­to­ca­do en fun­ción del pú­bli­co ob­je­ti­vo que se pro­cu­re... Pe­ro lo que se mue­ve de ver­dad no lo sa­bre­mos has­ta que pa­sen unos cuan­tos años, co­mo en ca­si to­do lo que tie­ne que ver con los gran­des acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos que han ja­lo­na­do la his­to­ria de Amé­ri­ca.

Lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la no se pa­re­ce a na­da. Si la is­la de los Cas­tro hu­bie­ra te­ni­do los mis­mos re­cur­sos na­tu­ra­les y ri­que­za la­ten­te que los que tie­nen a su disposición Maduro y su cua­dri­lla, la his­to­ria del si­glo XX ha­bría si­do otra. Tam­po­co tie­ne que ver con la in­ter­ven­ción ya re­co­no­ci­da de la CIA pa­ra evi­tar el con­ta­gio de la «pe­li­gro­sa» so­cial­de­mo­cra­cia chi­le­na en el Cono Sur. Y mu­cho me­nos com­pa­ra­ción tie­ne con Por­tu­gal, don­de es­tán con­si­guien­do de­mos­trar —de­va­ga­rin­ho— que la iz­quier­da no tie­ne ra­bos ni cuer­nos, e in­clu­so que po­dría ser una op­ción po­si­ble, via­ble, e in­clu­so ne­ce­sa­ria, pa­ra con­tra­rres­tar los abu­sos del ca­pi­ta­lis­mo ram­pan­te que aso­la Europa.

Ve­ne­zue­la tie­ne su pro­pio relato, sus pro­pios an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos y sus erro­res par­ti­cu­la­res que no es­tán en uno so­lo de los la­dos en­fren­ta­dos. Por­que ca­da país y ca­da mo­men­to his­tó­ri­co tie­nen su tex­to, su con­tex­to y su pre­tex­to. En es­te ca­so, Es­pa­ña po­dría apor­tar se­re­ni­dad e in­ter­lo­cu­ción pa­ra to­das las partes en con­flic­to, lo cual no es, pre­ci­sa­men­te, lo que es­tá ocu­rrien­do, con pro­li­fe­ra­ción de ruido y con­sig­nas que so­lo con­si­guen au­men­tar la con­fu­sión.

De­be­ría­mos es­for­zar­nos en pro­mo­ver y con­tri­buir al diá­lo­go por y pa­ra la paz fren­te a cual­quier apro­xi­ma­ción a la exal­ta­ción del gue­rra­ci­vi­lis­mo, que se­ría im­per­do­na­ble des­de es­te país don­de sa­be­mos muy bien co­mo aca­ban es­tas co­sas. En to­do ca­so, de­be­ría­mos ha­cer aque­llo pa­ra lo que sir­va­mos y se nos de­man­de, en vez de an­dar co­mo cu­ca­ra­cha en bai­le de ga­lli­na, co­mo di­cen por allá cuan­do se re­fie­ren a al­guien que se pone fue­ra de lu­gar. Si bien no es me­nos cier­to que no es fá­cil re­co­men­dar pa­cien­cia y mano tem­pla­da an­te los in­sul­tos per­ma­nen­tes que sa­len del pa­la­cio pre­si­den­cial y el po­co éxi­to que ob­tie­ne la lla­ma­da al diá­lo­go de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

To­do ello, su­po­nien­do que lo que mue­ve tan­ta exal­ta­ción en el vo­ce­río po­lí­ti­co-me­diá­ti­co no sea la me­ra preo­cu­pa­ción por los in­tere­ses eco­nó­mi­cos en el otro la­do del char­co de Ibe­ria, Am­per, Te­le­fó­ni­ca, IAG, BBVA, Map­fre o Rep­sol, más que la paz y la pros­pe­ri­dad de un pue­blo hermano y de un país tan re­le­van­te en nues­tro es­pa­cio his­tó­ri­co y cul­tu­ral. Que to­do pue­de ser.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.