El sen­ti­di­ño se im­po­ne al seny

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Hu­bo un tiem­po en el que se mi­ra­ba ha­cia lo ca­ta­lán con cier­ta ad­mi­ra­ción. In­clu­so con en­vi­dia. El seny era una palabra má­gi­ca. Ya po­día­mos te­ner to­do el sen­ti­do co­mún del mun­do, que si no éra­mos ca­ta­la­nes ja­más al­can­za­ría­mos la ex­ce­len­cia del seny. Y gra­cias a tal ca­rac­te­rís­ti­ca exis­tían per­so­na­jes co­mo Jor­di Pu­jol, a quien con­si­de­rá­ba­mos hom­bre de Es­ta­do por­que con sus acuer­dos be­ne­fi­cia­ba a Ca­ta­lu­ña re­cau­dan­do mi­llo­na­das con las con­ce­sio­nes del Go­bierno, al mis­mo tiem­po que el ho­no­ra­ble ayu­da­ba a la go­ber­na­bi­li­dad del país. Gra­cias al seny.

Veía­mos a los ca­ta­la­nes co­mo gen­te prag­má­ti­ca, muy in­te­li­gen­te y con una ca­pa­ci­dad pa­ra los ne­go­cios fue­ra de lo co­mún. «La pe­la es la pe­la». Ca­ta­lu­ña era pa­ra to­dos un ejem­plo de sociedad desa­rro­lla­da. De al­gu­na for­ma, ellos eran lo que to­dos que­ría­mos ser en el fu­tu­ro.

Hoy el mi­to se ha de­rrum­ba­do a gol­pe de independentismo. Y la es­tu­pi­dez su­pre­ma ha des­tro­za­do el seny y pues­to en va­lor el sen­ti­di­ño ga­lle­go, nun­ca su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­do. Los Pu­jol ya no son hom­bres de Es­ta­do, sino cua­tre­ros de tres al cuar­to que sa­quea­ron a cua­tro ma­nos mien­tras se en­vol­vían en una se­ñe­ra. Pa­re­ce que la in­te­li­gen­cia ha co­men­za­do a eva­po­rar­se en una sociedad que es ca­paz de sui­ci­dar­se día a día con un en­tu­sias­mo digno de un aná­li­sis psi­quiá­tri­co. El úl­ti­mo epi­so­dio es el ata­que al tu­ris­mo que se es­tá pro­du­cien­do es­pe­cial­men­te en Bar­ce­lo­na. «El tu­ris­mo ma­ta».

Es­te sec­tor cons­ti­tu­ye el 12 por cien­to del PIB ca­ta­lán. El pa­sa­do año una cuar­ta par­te de los ex­tran­je­ros que vi­si­ta­ron Es­pa­ña lo hi­cie­ron en tie­rras ca­ta­la­nas. Más de 18 mi­llo­nes de fo­rá­neos de­ci­die­ron des­can­sar en al­gu­na de sus cua­tro pro­vin­cias. Y se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos ayer mis­mo por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, Ca­ta­lu­ña se ha be­ne­fi­cia­do en más de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros con el gas­to que los tu­ris­tas ex­tran­je­ros rea­li­za­ron en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año. A to­do ello hay que su­mar los es­pa­ño­les, que no son pocos. La in­dus­tria tu­rís­ti­ca ca­ta­la­na em­plea al­re­de­dor de 400.000 per­so­nas de me­dia, lo que re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 13 % del to­tal de trabajadores de su eco­no­mía. Mien­tras, en Ga­li­cia, las ci­fras ab­so­lu­tas son mu­cho más mo­des­tas que en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro el sec­tor tie­ne igual­men­te un gran pe­so, re­pre­sen­tan­do el 11 % del PIB. Afor­tu­na­da­men­te, aquí no le ha da­do a na­die por in­sul­tar a los vi­si­tan­tes, sino to­do lo con­tra­rio. Pa­re­cía que no lle­ga­ría nun­ca ese día, pe­ro el sen­ti­di­ño se im­po­ne al seny por go­lea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.