Cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El da­to más re­cien­te acer­ca del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la mues­tra que el PIB ha cre­ci­do el 3,1 % en tér­mi­nos in­ter­anua­les, una ci­fra se­me­jan­te a las del 2015 y el 2016. Al mis­mo tiem­po, el em­pleo crea­do au­men­tó el 2,8 % a lo lar­go de los úl­ti­mos do­ce me­ses res­pec­to al año an­te­rior, una ci­fra que es­tá por en­ci­ma de la de los úl­ti­mos cua­tro tri­mes­tres.

La re­la­ción en­tre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y crea­ción de em­pleo es un asun­to de la má­xi­ma im­por­tan­cia cuan­do se tra­ta de in­ves­ti­gar el des­em­pleo; má­xi­me en un país co­mo Es­pa­ña, que tie­ne el du­do­so ho­nor de ex­hi­bir la se­gun­da ma­yor ta­sa de des­em­pleo de Europa, so­lo su­pe­ra­da por la de Gre­cia. ¿Cuán­to ha de cre­cer la eco­no­mía pa­ra que con­si­ga crear em­pleo?

Si ob­ser­va­mos lo que ha su­ce­di­do en los paí­ses oc­ci­den­ta­les a lo lar­go de las úl­ti­mas tres dé­ca­das, se po­dría con­cluir que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es un me­dio pa­ra que au­men­te el nú­me­ro de per­so­nas ocu­pa­das. No obs­tan­te, la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir una ma­yor can­ti­dad de bie­nes y servicios sin ne­ce­si­dad de que tra­ba­jen más per­so­nas tam­bién exis­te, lo cual pone en te­la de jui­cio que el em­pleo sea una con­se­cuen­cia inexo­ra­ble del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En efec­to, que el PIB de Es­pa­ña a día de hoy sea si­mi­lar al del año 2008, mien­tras que el em­pleo con el que se con­si­gue ge­ne­rar di­cha ri­que­za sea sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor ejem­pli­fi­ca a las cla­ras que la re­la­ción pue­de ser muy de­pen­dien­te del ti­po de mo­de­lo pro­duc­ti­vo que pre­do­mi­ne en la eco­no­mía.

Siem­pre que se in­ten­ta re­la­cio­nar cre­ci­mien­to y em­pleo es inevi­ta­ble acu­dir a la ley de Okun. Es­ta ley fue es­ta­ble­ci­da en 1963 por el eco­no­mis­ta nor­te­ame­ri­cano Art­hur Okun a par­tir de los da­tos que ob­ser­vó en la eco­no­mía de EE. UU. du­ran­te la dé­ca­da de 1950. La sen­ci­llez con la que fue enun­cia­da sir­vió pa­ra su rá­pi­da po­pu­la­ri­za­ción. Pa­ra man­te­ner el ni­vel de em­pleo de un país, el PIB de­be cre­cer a un rit­mo anual de al­re­de­dor del 3 %. Cual­quier in­cre­men­to in­fe­rior a esa ci­fra se tra­du­ce en un in­cre­men­to del des­em­pleo por la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad. Y si pre­ten­de­mos ami­no­rar la ta­sa de pa­ro, en­ton­ces es ne­ce­sa­rio cre­cer dos pun­tos por­cen­tua­les más por ca­da pun­to por­cen­tual que se quie­ra re­du­cir el des­em­pleo.

Aun­que es­ta ley se ha ido cum­plien­do de for­ma ra­zo­na­ble­men­te exac­ta a lo lar­go del tiem­po, nun­ca ha po­di­do de­mos­trar­se que sea una re­gu­la­ri­dad teó­ri­ca. De he­cho, Okun aler­tó de que su ob­ser­va­ción so­lo se cum­pli­ría cuan­do la ta­sa de des­em­pleo se si­tua­se en­tre el 3 % y el 7,5 %. Er­go, pa­re­ce que el por­cen­ta­je de cre­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra ge­ne­rar em­pleo de­pen­de del país en cues­tión y del pe­río­do his­tó­ri­co. Por ejem­plo, en Es­pa­ña du­ran­te la épo­ca del bum in­mo­bi­lia­rio, se crea­ba em­pleo con ta­sas de cre­ci­mien­to del PIB del 1 % e in­clu­so me­nos. Es­te sec­tor, in­ten­si­vo en mano de obra, ab­sor­bía mu­cho em­pleo y ade­más era de­ter­mi­nan­te en el cre­ci­mien­to de to­da la eco­no­mía. Des­pués, con el ad­ve­ni­mien­to de la cri­sis, mu­chas de las em­pre­sas que so­bre­vi­vie­ron fue­ron aque­llas más tec­ni­fi­ca­das y que uti­li­za­ban me­nos mano de obra. Co­mo con­se­cuen­cia, se pa­só a una si­tua­ción en la que con un cre­ci­mien­to del 1 % e in­clu­so más no se crea­ba em­pleo, sino que se­guía des­tru­yén­do­se. Es en­ton­ces cuan­do sur­ge el man­tra de que Es­pa­ña ne­ce­si­ta­ba cre­cer, co­mo mí­ni­mo, al 3 % anual pa­ra crear em­pleo.

Los da­tos más re­cien­tes per­mi­ten su­ge­rir que cier­tas me­jo­ras en la eco­no­mía, co­mo el ma­yor pe­so del sec­tor ex­por­ta­dor, po­drían es­tar re­la­jan­do es­te re­qui­si­to. En par­ti­cu­lar, que con un cre­ci­mien­to del en­torno del 3 % se con­si­ga in­clu­so re­du­cir la ta­sa de pa­ro, aun­que sea tí­mi­da­men­te. Lo cual no es ba­la­dí, por­que, ya se sa­be, pri­me­ro es el cre­ci­mien­to, des­pués el em­pleo y, so­lo des­pués, el pa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.