La pla­ga de los robles lle­gó al par­que bo­tá­ni­co de Mon­tea­le­gre

Bue­na par­te de la pro­vin­cia es­tá afec­ta­da por un es­ca­ra­ba­jo que se co­me las ho­jas

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ

Bas­ta con ob­ser­var un po­co y es fá­cil­men­te vi­si­ble. La pla­ga de los ro­bes, la al­ti­ca quer­ce­to­rum, ya es­tá ex­ten­di­da por to­da la pro­vin­cia. Des­de la co­mar­ca de Val­deo­rras has­ta O Ri­bei­ro. El tiem­po se­co es uno de los fac­to­res que ayu­da a su pro­li­fe­ra­ción. Y si a es­to se le su­ma la fal­ta de pre­ven­ción, no ha­ber fu­mi­ga­do en pri­ma­ve­ra, el cóc­tel es­tá ser­vi­do. Aho­ra, afir­man los ex­per­tos, po­co se pue­de ha­cer. La pla­ga del es­ca­ra­ba­jo ha lle­ga­do con fuer­za a los al­re­de­do­res de la ca­pi­tal ou­ren­sa­na y por pri­me­ra vez ha en­tra­do en el par­que bo­tá­ni­co de Mon­tea­le­gre, afec­tan­do a mu­chos de los robles que al­ber­ga y que ten­drán que ser tra­ta­dos. Sei­xal­bo, Pe­rei­ro de Aguiar, Bar­ba­dás, Ce­la­no­va y la co­mar­ca de A Li­mia; así co­mo ca­si to­das las lo­ca­li­da­des que cru­za la A-52 es­tán afec­ta­das. Hay que re­mon­tar­se al 2010 pa­ra en­con­trar la úl­ti­ma vez que la Xun­ta de Ga­li­cia reali­zó tra­ba­jos de fu­mi­ga­ción pa­ra evi­tar es­ta pla­ga que, una vez que aca­ba con los robles, pue­de pa­sar a otros ár­bo­les co­mo los ave­lla­nos, los ali­sos, los abe­du­les o los sau­ces. Si los robles se de­bi­li­tan por su pre­sen­cia dan pa­so a nue­vos in­sec­tos que pue­den aca­bar con el ár­bol. La úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir la pla­ga es a tra­vés de tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos que se de­ben rea­li­zar en pri­ma­ve­ra, que es cuan­do la al­ti­ca quer­ce­to­rum ata­ca. Ya que tras comer las ho­jas de los ár­bo­les, hi­ber­nan. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­jan en los ar­bo­les es­tos es­ca­ra­ba­jos es la sen­sa­ción de que las ho­jas es­tán se­cas, que­ma­das co­mo si fue­ra oto­ño. Lo que ha­ce es­ta pla­ga es comer to­da la par­te ver­de y de­jar úni­ca­men­te los ner­vios a la vis­ta.

Tra­ta­mien­to por dron

Uno de los pro­yec­tos que es­tá en­ci­ma de la me­sa de la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral, pe­ro que to­da­vía no se ha pues­to en mar­cha, es la uti­li­za­ción de dro­nes pa­ra po­der fu­mi­gar las pla­gas di­rec­ta­men­te en los ár­bo­les afec­ta­dos. La Es­ta­ción Fi­to­pa­to­ló­xi­ca do Areei­ro es­tá de­trás de es­te pro­yec­to con el que se pre­ten­de en pri­mer lu­gar ha­cer un ma­pa con las zo­nas más afec­ta­das y, se­gui­da­men­te, adap­tar un dron pa­ra que sea ca­par de fu­mi­gar úni­ca­men­te, con mu­cha pre­ci­sión, los robles en­fer­mos.

SAN­TI M. AMIL

Los robles del par­que bo­tá­ni­co de Mon­tea­le­gre se han vis­to afec­ta­dos por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.