Las tur­bo­glo­rie­tas ate­rri­zan en el plan de mo­vi­li­dad ou­ren­sano

Es­tá pre­vis­to es­tu­diar su implantación en la ca­pi­tal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

El úl­ti­mo pleno or­di­na­rio del Con­ce­llo de Ou­ren­se de­ci­dió es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de co­lo­car tur­bo­glo­rie­tas pa­ra or­de­nar el trá­fi­co ro­da­do e in­ten­tar mer­mar los ac­ci­den­tes de trá­fi­co que sue­len pro­du­cir­se en las ro­ton­das tra­di­cio­na­les. Se­rá el equi­po téc­ni­co del pro­gra­ma Mó­ve­te por Ou­ren­se el que se en­car­ga­rá de ana­li­zar la ido­nei­dad de es­ta so­lu­ción y fi­jar cuá­les de las ac­tua­les es­truc­tu­ras pue­den ser mo­di­fi­ca­das o in­clu­so la co­lo­ca­ción en lu­ga­res don­de has­ta aho­ra no exis­te esa dis­tri­bu­ción cir­cu­lar. En la con­sul­to­ra Ur­ba+, que for­ma par­te de ese equi­po téc­ni­co del plan pa­ra di­se­ñar en nue­vo mo­de­lo de mo­vi­li­dad pa­ra Ou­ren­se ase­gu­ran que «an­tes de sa­ber si real­men­te se­rían efec­ti­vas, ten­dre­mos que ana­li­zar la via­bi­li­dad», se­ña­la En­ma No­rie­ga, una de las ar­qui­tec­tas de la fir­ma. Se­gún ex­pli­can, la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma de­pen­de mu­cho de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ciu­dad y del trá­fi­co. El téc­ni­co Ja­vier Ba­rreal apun­ta que es­tas ins­ta­la­cio­nes no son re­co­men­da­bles pa­ra to­das las ro­ton­das de una ciu­dad. «En mi opi­nión per­so­nal, las tur­bo­rro­ton­das es­tán bien pa­ra vías en las que hay una al­ta afluen­cia de trá­fi­co y en las cua­les se pre­ten­de una ma­yor agi­li­dad en los cru­ces que la que se ob­tie­ne con la ro­ton­da nor­mal», apun­ta. «No me pa­re­cen ade­cua­das pa­ra en­tor­nos ur­ba­nos, sal­vo en las afue­ras de una ciu­dad, pa­ra agi­li­zar el trá­fi­co en po­si­bles ac­ce­sos; pe­ro siem­pre que no sea cer­ca de áreas re­si­den­cia­les, ya que es­te ti­po de ro­ton­das au­men­ta la ve­lo­ci­dad de pa­so y, por lo tan­to, au­men­ta el ruido, la con­ta­mi­na­ción y el ries­go pa­ra pea­to­nes», aña­de.

Vi­go es la ciu­dad ga­lle­ga que li­de­ra la ins­ta­la­ción de es­tos ele­men­tos de or­de­na­ción del trá­fi­co y ya han po­di­do com­pro­bar su efec­ti­vi­dad: un cen­te­nar de ac­ci­den­tes me­nos en ro­ton­das en 2016 con res­pec­to al 2015. A pun­to de cum­plir­se los dos años des­pués de la pues­ta en mar­cha de la pri­me­ra tur­bo­rro­ton­da —en la ac­tua­li­dad hay sie­te—, el mo­de­lo pa­re­ce con­so­li­da­do. El tra­za­do de las glo­rie­tas con mar­cas via­les que or­de­nan la ubi­ca­ción de los vehícu­los ha con­se­gui­do re­du­cir el nú­me­ro de co­li­sio­nes. El Ayun­ta­mien­to de Vi­go es­ti­ma el des­cen­so en un 30%.

La implantación de es­tos nue­vos ele­men­tos en Ou­ren­se ten­dría que ir acom­pa­ña­da, se­gún la mo­ción plan­tea­da por DO, de una cam­pa­ña de di­vul­ga­ción pa­ra que los con­duc­to­res co­noz­can có­mo se cir­cu­la por es­tas zo­nas. Bá­si­ca­men­te, se tra­ta de ele­gir pre­via­men­te a la en­tra­da en la ro­ton­da el ca­rril que co­rres­pon­de a la sa­li­da que se bus­ca. Si no se ha­ce así no hay po­si­bi­li­dad de co­rre­gir la di­rec­ción una vez den­tro, y no que­da otra que sa­lir por un lu­gar no desea­do. Un in­con­ve­nien­te que, se­gún el plan­tea­mien­to he­cho en el pleno, en Ou­ren­se no oca­sio­na­ría gra­ves pérdidas de tiem­po pa­ra bus­car otro lu­gar por el que en­de­re­zar la ru­ta pa­ra ir al des­tino de­bi­do a las di­men­sio­nes de la ciu­dad. Los vi­gue­ses ya han ad­qui­ri­do la cultura de la tur­bo­glo­rie­ta, aun­que en las pri­me­ras se­ma­nas hu­bo mo­men­tos de con­fu­sión. Los pa­sos por esos pun­tos, an­te­rior­men­te con­flic­ti­vos, se ha­cen con más ra­pi­dez y se­gu­ri­dad, es­pe­cial­men­te en los tra­mos en los que los con­duc­to­res po­seen la pre­fe­ren­cia de pa­so. Las tur­bo­rro­ton­das han evi­ta­do fun­da­men­tal­men­te los si­nies­tros pro­vo­ca­dos por con­duc­to­res en el mo­men­to de sa­lir des­de el ca­rril in­te­rior y que aca­ban gol­pean­do al vehícu­lo que cir­cu­la por la de­re­cha, que es el que siem­pre tie­ne la prio­ri­dad. Es el si­nies­tro más co­mún en cual­quier ro­ton­da, pe­ro en Vi­go es­tos ac­ci­den­tes han de­ja­do de ser la se­gun­da cau­sa de si­nies­tros via­les, ba­jan­do al ter­cer pues­to. Las tur­bo­glo­rie­tas se lo han pues­to tam­bién más difícil a las ban­das or­ga­ni­za­das que pro­vo­can ac­ci­den­tes en es­tos cru­ces pa­ra co­brar pos­te­rior­men­te in­dem­ni­za­cio­nes de las com­pa­ñías de se­gu­ros. El mes pa­sa­do re­sul­ta­ron con­de­na­das en Vi­go sie­te per­so­nas por si­nies­tros frau­du­len­tos.

MARCOS CANOSA

La tur­bo­glo­rie­ta de Bei­ra­mar, en Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.