«El im­pac­to no es al lle­gar al Con­go; el cho­que ma­yor es cuan­do vuel­ves»

Pro­ta­go­nis­tas Cua­tro jó­ve­nes ga­lle­gos pa­sa­rán tres se­ma­nas tra­ba­jan­do en un or­fa­na­to afri­cano

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - FI­NA ULLOA

Cuan­do us­ted lea es­to, ellos es­ta­rán sur­can­do el cielo rumbo a Áfri­ca. Son Al­ba Fra­ga, ve­ci­na de As Pontes de Gar­cía Ro­drí­guez y es­tu­dian­te de Cien­cias Am­bien­ta­les en Ou­ren­se; Je­sús Ei­rís, un edu­ca­dor te­ra­péu­ti­co com­pos­te­lano; y Ra­fa Mar­tín de Vi­cen­te, un vi­gués li­cen­cia­do en His­to­ria y Pe­rio­dis­mo y que es­tu­dia Ma­gis­te­rio en el cam­pus de Pon­te­ve­dra. Es­tos tres uni­ver­si­ta­rios son los re­pre­sen­tan­tes ga­lle­gos que la oe­ne­gé Coope­ra­ción Internacional des­pla­za es­te ve­rano a la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go pa­ra ayu­dar en el or­fa­na­to y la pe­dia­tría de Kim­bon­do. En ese com­ple­jo, fun­da­do por un mi­sio­ne­ro cla­re­siano, vi­ven más de ocho­cien­tos me­no­res. Al­gu­nos han si­do aban­do­na­dos, pe­ro la ma­yo­ría son lle­va­dos al cen­tro por sus pro­ge­ni­to­res dan­do la ca­ra, sim­ple­men­te por no po­der aten­der­los. Mu­chos na­cie­ron con dis­ca­pa­ci­da­des o en­fer­me­da­des con­gé­ni­tas.

Pa­ra los tres jó­ve­nes ga­lle­gos que con­for­man la ex­pe­di­ción a es­te des­tino —la oe­ne­gé, fun­da­da en 1993, co­la­bo­ra con más de 120 pro­yec­tos en 30 paí­ses del mun­do, ade­más de tra­ba­jar en el ám­bi­to lo­cal con co­lec­ti­vos des­fa­vo­re­ci­dos—, es­te se­rá su pri­mer con­tac­to con el con­ti­nen­te afri­cano. Van, se­gún cuen­tan, lle­nos de ilu­sión y ga­nas, aun­que con in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que se van a en­con­trar.

«En reali­dad el ma­yor im­pac­to no lo tie­nes al lle­gar al Con­go, el cho­que lo tie­nes cuan­do re­gre­sas. Cuan­do vas ya te has pre­pa­ra­do y te has he­cho una idea men­tal de lo que te vas a en­con­trar, aun­que siem­pre va a ha­ber co­sas que te sor­pren­dan. Pe­ro nun­ca se­rá co­mo cuan­do te ba­jas de un avión y te en­cuen­tras en un ae­ro­puer­to oc­ci­den­tal po­cas ho­ras des­pués; en­ton­ces no vie­nes pre­pa­rán­do­te men­tal­men­te pa­ra el im­pac­to, y ocu­rre: te das cuen­ta de que hay dos mun­dos, te­rri­ble e in­jus­ta­men­te dis­tin­tos». Quien así ha­bla es Pa­blo Va­re­la, coor­di­na­dor de la en­ti­dad en Ga­li­cia, que ya ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de vi­vir la ex­pe­rien­cia so­bre el te­rreno y de acom­pa­ña es­te año a Al­ba, Je­sús, Ra­fa y a dos jó­ve­nes ma­dri­le­ños que com­ple­tan la ex­pe­di­ción.

En las ma­le­tas, ade­más de lo tí­pi­co que cual­quie­ra me­te en el equi­pa­je cuan­do via­ja —ro­pa, cal­za­do y en­se­res de aseo— lle­van un im­por­tan­te lo­te de ma­te­rial es­co­lar re­co­gi­do por un vo­lun­ta­rio de la oe­ne­gé en el co­le­gio pú­bli­co nú­me­ro 2 de Tui. «La ver­dad es que la res­pues­ta ha si­do tan fan­tás­ti­ca que es­ta­mos des­bor­da­dos y no po­de­mos lle­var to­do en es­te via­je», ex­pli­can. Otra ma­le­ta va car­ga­da con 228 pares de za­pa­ti­llas de ve­rano de pri­me­ra ca­li­dad, do­na­das por una fá­bri­ca de La Rio­ja que pre­fie­re per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to. Un tor­neo de vo­lei pla­ya or­ga­ni­za­do por el club Mel­ga­chos lo­gró re­cau­dar tam­bién 500 eu­ros pa­ra es­te via­je en el que ade­más lle­van kits de su­tu­ra.

Es­te ma­te­rial les ser­vi­rá pa­ra uno de los pro­gra­mas que van a desa­rro­llar y que tie­ne que ver con el fo­men­to de cui­da­dos bá­si­cos de hi­gie­ne. «Uno de los pro­ble­mas que tie­nen es con un pa­rá­si­to que se me­te de­ba­jo de las uñas de los pies y pone allí los hue­vos ba­jo la piel; cuan­do cre­ce es muy mo­les­to. Se lo qui­tan en­tre ellos, pe­ro ha­cen una des­fei­ta tre­men­da y tie­nen los pies he­chos pol­vo», re­la­ta Va­re­la. Los vo­lun­ta­rios les en­se­ña­rán a evi­tar­los y a re­ti­rar­los co­rrec­ta­men­te sin pro­vo­car­se más da­ños.

Las tres se­ma­nas tam­bién ten­drán que dar pa­ra pin­tar va­rios pa­be­llo­nes del cen­tro y pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en las es­cue­las de fút­bol y rug­bi que son al­go más que ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, ya que sir­ven de la ba­se de un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo con otros ob­je­ti­vos. «Lo en­fo­ca­mos a desa­rro­llar com­pe­ten­cias per­so­na­les y so­cia­les. Allí, por ejem­plo, la cos­tum­bre es que un par­ti­do de fút­bol no em­pie­ce a una ho­ra, sino que em­pie­zan cuan­do es­tán to­dos por­que el con­cep­to de pun­tua­li­dad o de com­pro­mi­so con lo fi­ja­do es muy la­xo», ma­ti­za. Tam­bién se or­ga­ni­za­rán va­rios tor­neos abier­tos a otros ni­ños del ba­rrio «pa­ra que se acos­tum­bren a la con­vi­ven­cia con ellos y com­par­tan reali­da­des, por­que en el or­fa­na­to es­tán muy cui­da­dos y pro­te­gi­dos, pe­ro a los 16 años van a te­ner que ir­se y se en­cuen­tran de gol­pe con otra vi­da», di­ce Pa­blo Va­re­la. Ra­fa Mar­tín, con ex­pe­rien­cia en am­bos deportes, se­rá el en­car­ga­do de dar con­ti­nui­dad a es­tas es­cue­las por­que no re­gre­sa­rá con sus com­pa­ñe­ros; con­ti­nua­rá en el Con­go unos me­ses más.

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

Los uni­ver­si­ta­rios ga­lle­gos se reunie­ron en el Cam­pus de Ou­ren­se an­tes de ini­ciar el via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.