El in­cre­men­to de las adop­cio­nes sal­va a la pe­rre­ra de Ou­ren­se del co­lap­so

El nú­me­ro de adop­cio­nes que se ha­cen en la ins­ta­la­ción mu­ni­ci­pal va en au­men­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - LAURA PA­RA­DA, F. U.

Las pe­rre­ras y pro­tec­to­ras se en­cuen­tran con un gran pro­ble­ma cuan­do em­pie­za la épo­ca es­ti­val: el co­lap­so de sus ins­ta­la­cio­nes por el au­men­to del nú­me­ro de ani­ma­les. Pe­ro en con­tra de lo que se pue­da pen­sar, las vacaciones de ve­rano no son la úni­ca cau­sa del au­men­to. Des­de la aso­cia­ción pro­tec­to­ra de ani­ma­les, Pro­ga­pe, ex­pli­can que es­te in­cre­men­to se de­be, fun­da­men­tal­men­te, a que es épo­ca de par­to de ga­tas y pe­rras, lo que pro­vo­ca que las ca­ma­das in­de­sea­das ter­mi­nen en sus ins­ta­la­cio­nes. Des­gra­cia­da­men­te el aban­dono si­gue sien­do una prác­ti­ca uti­li­za­da por aque­llas per­so­nas que ven a es­tos ani­ma­les co­mo una car­ga.

En la pe­rre­ra mu­ni­ci­pal de Ou­ren­se tie­nen, apro­xi­ma­da­men­te 400 pe­rros y 70 ga­tos, mu­chos de ellos nun­ca han te­ni­do un ho­gar más que es­tas ins­ta­la­cio­nes de la pro­tec­to­ra. Pe­ro es­tas cifras no se pue­de com­pa­rar con las que tu­vie­ron ha­ce sie­te años, en la que la ca­pa­ci­dad má­xi­ma del re­cin­to se tri­pli­có. «Lle­ga­mos a te­ner cer­ca de mil ani­ma­les», co­men­ta la pre­si­den­ta de Pro­ga­pe, Ma­ría del Cam­po Ro­drí­guez. Una si­tua­ción que, por suer­te, con el pa­so de los años se ha re­du­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te, ya que es­tá ha­bien­do un re­pun­te de las adop­cio­nes. La so­cie­dad es­tá em­pe­zan­do a con­cien­ciar­se de lo que con­lle­va te­ner un ani­mal y en mu­chas oca­sio­nes se op­ta por la adop­ción an­tes que por la com­pra. A pe­sar de to­do, la pro­tec­to­ra lle­va a ca­bo un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co an­te la lle­ga­da de una fa­mi­lia que quie­re adop­tar. Lo más im­por­tan­te es co­no­cer co­mo se­ría el am­bien­te del ani­mal pa­ra de­ter­mi­nar que ten­drá unas bue­nas con­di­cio­nes de vi­da. «En mu­chos ca­sos no he­mos apro­ba­do la adop­ción por­que veía­mos que la fa­mi­lia no es­ta­ba con­ven­ci­da; al fi­nal lo que no­so­tros bus­ca­mos es que el pe­rro es­té fe­liz y a gus­to pa­ra evi­tar que en po­co tiem­po vuel­va a la pro­tec­to­ra», ex­pli­ca Ma­ría del Cam­po. Un he­cho que se po­dría evi­tar, di­ce, si to­das las per­so­nas que de­ci­den te­ner un ani­mal fue­sen cons­cien­tes del com­pro­mi­so que es­to con­lle­va.

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

Pe­rros de dis­tin­tas ra­zas con­vi­ven en el mis­mo pa­tio a la es­pe­ra de un nue­vo es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.