La al­ter­na­ti­va de Ra­joy

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Vis­tos los ca­pí­tu­los de la se­rie mon­ta­da por los se­ce­sio­nis­tas, no es ne­ce­sa­rio in­sis­tir en que lo que pre­ten­den no tie­ne am­pa­ro en la Cons­ti­tu­ción; los pro­pios pro­mo­to­res lo re­co­no­cen. Ape­lar a ella, co­mo reite­ra­da­men­te ha­ce el pre­si­den­te Ra­joy, es una res­pues­ta ju­rí­di­ca im­pe­ca­ble pa­ra im­pe­dir la ce­le­bra­ción del anun­cia­do re­fe­ren­do el 1-O.

Las po­tes­ta­des re­co­no­ci­das al Go­bierno en la Cons­ti­tu­ción son dos, ex­pues­tas de mo­do abre­via­do. Una, el ma­no­sea­do ar­tícu­lo 155: adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra la pro­tec­ción del in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña, pre­vio re­que­ri­mien­to al pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y apro­ba­ción del Se­na­do por ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Una op­ción des­car­ta­da de he­cho por el Go­bierno, al no exis­tir tiem­po pa­ra cum­plir con esas con­di­cio­nes. La otra es la in­ter­po­si­ción de re­cur­sos an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por los pa­sos que se den en el pro­cés. Son ya va­rios y se­rán los que se pre­ci­se. La ope­ra­ción es muy sim­ple por­que la im­pug­na­ción pro­du­ce la sus­pen­sión de la de­ci­sión au­to­nó­mi­ca. Tal co­mo es­tán las co­sas, se­ría irres­pon­sa­ble que los abo­ga­dos del Es­ta­do no ten­gan pre­pa­ra­da la mi­nu­ta del po­si­ble re­cur­so. La for­ma­li­dad de apro­bar­lo en Con­se­jo de Mi­nis­tros po­dría in­clu­so no ser obs­tácu­lo pa­ra la ca­mi­na­ta de Ra­joy por Ri­ba­du­mia.

Es la al­ter­na­ti­va, ju­rí­di­ca­men­te le­gí­ti­ma, asu­mi­da por Ra­joy, ava­la­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el Con­se­jo de Es­ta­do, que en su dic­ta­men con­clu­ye que la re­for­ma ex­prés del re­gla­men­to del Par­la­ment o ca­ta­lán «pue­de su­po­ner una vul­ne­ra­ción del de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la mi­no­ría par­la­men­ta­ria». No es la úni­ca po­si­ble den­tro de la Cons­ti­tu­ción, sin re­for­mar­la, y no me re­fie­ro a la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Lo que jus­ti­fi­có la re­for­ma de la ley del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en el 2015, des­pués del fra­ca­so en el 9N del 2014, apro­ba­da du­ran­te la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP, po­dría ha­ber­se apli­ca­do pa­ra desa­rro­llar el ge­né­ri­co ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción.

Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, Ra­joy asu­me un pro­ta­go­nis­mo per­so­nal in­ne­ga­ble; un ais­la­mien­to de­li­be­ra­da­men­te bus­ca­do en una cues­tión de Es­ta­do, que la opo­si­ción no ha cues­tio­na­do. Se lo jue­ga to­do a la efi­ca­cia de las com­pe­ten­cias atri­bui­das al Cons­ti­tu­cio­nal: mul­tas, sus­pen­sión en sus fun­cio­nes de las «au­to­ri­da­des o em­plea­dos pú­bli­cos» y en «cir­cuns­tan­cias de es­pe­cial tras­cen­den­cia cons­ti­tu­cio­nal», el tri­bu­nal, de ofi­cio o a ins­tan­cia del Go­bierno, «adop­ta­rá las me­di­das ne­ce­sa­rias… sin oír a las par­tes». Unas fun­cio­nes iné­di­tas pa­ra el tri­bu­nal y na­da fá­ci­les de eje­cu­tar pa­ra los po­de­res pú­bli­cos por el am­plio nú­me­ro de po­si­bles afec­ta­dos, in­clui­dos em­plea­dos pú­bli­cos y par­ti­cu­la­res. Des­de el Go­bierno se ha pro­cu­ra­do aco­tar­lo al so­li­ci­tar que la no­ti­fi­ca­ción se ha­ga a con­cre­tas per­so­nas. Se com­pren­de ese in­te­rés que tras­lu­ce al­go de in­con­gruen­cia, por­que lo que el tri­bu­nal de­cla­ra in­cons­ti­tu­cio­nal es un acuer­do de la ma­yo­ría del Par­la­men­to adop­ta­do co­mo un man­da­to al Go­vern. Des­co­ne­xión has­ta el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo es lo que to­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.