Me­jo­rar un em­brión

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

To­dos us­te­des han ex­pe­ri­men­ta­do un dé­jà vu, ese ins­tan­te per­cep­ti­vo, sú­bi­to y hui­di­zo, en el que cree­mos ha­ber vi­vi­do an­tes lo que aho­ra es­tá ocu­rrien­do. Es un fe­nó­meno in­quie­tan­te por­que desafía las nor­mas de la me­mo­ria y fun­cio­na co­mo un puen­te de con­cien­cia en­tre el pa­sa­do que nun­ca ocu­rrió y el pre­sen­te real. Una fá­bri­ca inaca­ba­ble de dé­jà vus es la cien­cia fic­ción. La ca­pa­ci­dad crea­ti­va del es­cri­tor o del ci­neas­ta nos mues­tra hoy los ecos del pa­sa­do ima­gi­na­do. Di­cho de for­ma fá­cil, aho­ra mis­mo es­tán ocu­rrien­do co­sas que ya se ha­bían per­ge­ña­do ha­ce tiem­po, por muy lo­cue­las que pa­re­cie­ran. Y es es­ca­lo­frian­te des­cu­brir, una vez más, que la pre­ci­sión de lo real so­bre­pa­sa lo ima­gi­na­do y lo con­vier­te, nue­va­men­te, en ar­gu­men­to de fic­ción pa­ra el fu­tu­ro.

Es­te es el ca­so de la gran no­ti­cia cien­tí­fi­ca que ocu­pa es­tos días a los me­dios in­for­ma­ti­vos: es un he­cho que po­de­mos mo­di­fi­car ge­né­ti­ca­men­te un em­brión hu­mano pa­ra evi­tar una en­fer­me­dad que apa­re­ce­ría más ade­lan­te. So­mos ca­pa­ces de cor­tar la par­te al­te­ra­da del ADN, desechar­la y vol­ver a unir­lo pa­ra evi­tar un desas­tre que apa­re­ce­ría en el fu­tu­ro. Te­ne­mos el tí­pex que pue­de co­rre­gir la es­cri­tu­ra de la vi­da pa­ra que la fra­se re­sul­tan­te sea la co­rrec­ta. ¿Mo­la, no?

Una pe­lí­cu­la de 1998, Gat­ta­ca, abor­dó es­te te­ma de ma­ne­ra par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te, no so­lo por la ca­pa­ci­dad de ade­lan­tar­se a la reali­dad en cuan­to a las po­si­bi­li­da­des cien­tí­fi­cas, sino tam­bién por su po­de­ro­sa evo­ca­ción de los ries­gos que con­lle­va. En Gat­ta­ca, a los re­cién na­ci­dos se le pro­nos­ti­can (y mo­di­fi­can) las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas, y la pro­pen­sión a en­fer­me­da­des que ten­drán a lo lar­go de su vi­da. El pro­ta­go­nis­ta des­cu­bre que es un «no-vá­li­do», una per­so­na con­ce­bi­da na­tu­ral­men­te y no me­dian­te di­se­ño ge­né­ti­co. Eso lo des­ti­na a una vi­da de se­gun­da en un mun­do en la que la ma­yo­ría por­ta una car­ga ge­né­ti­ca su­pe­rior a la su­ya. Se abre una es­ca­lo­frian­te bre­cha en la so­cie­dad: los in­di­vi­duos he­chos a la car­ta y los que cum­plen el de­ve­nir na­tu­ral de la exis­ten­cia. Pe­ro, qui­zás, lo más in­quie­tan­te no es la bús­que­da (¡otra vez!) de la su­pre­ma­cía de la ra­za, aquí en­ten­di­da co­mo nue­va e im­pe­ca­ble crea­ción; lo más pe­lia­gu­do es la con­for­mi­dad so­cial, po­lí­ti­ca y gu­ber­na­men­tal, la acep­ta­ción de una nue­va so­cie­dad co­mo si fue­ra fru­to del de­ve­nir evo­lu­ti­vo, y la au­sen­cia de de­ba­te éti­co. Les de­jo pa­ra su re­fle­xión ve­ra­nie­ga un frag­men­to de la pe­lí­cu­la que re­fle­ja el pen­sa­mien­to del pro­ta­go­nis­ta: «So­lían de­cir que un ni­ño con­ce­bi­do por amor te­nía una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ser fe­liz. Aho­ra ya na­die lo di­ce. Nun­ca en­ten­de­ré qué fue lo que em­pu­jó a mi ma­dre a po­ner su fe en ma­nos de Dios en vez de las de su ge­ne­tis­ta. Diez de­dos en las ma­nos y diez en los pies, eso era lo úni­co que im­por­ta­ba an­tes. Ya no; aho­ra, a los po­cos se­gun­dos de vi­da ya se po­día sa­ber el tiem­po exac­to y la cau­sa de mi muer­te…». Sí, creo que nos to­ca ha­blar. De­je­mos que la cien­cia si­ga en su la­bor de en­ten­der la vi­da y, si es ne­ce­sa­rio, me­jo­rar­la, que si­ga crean­do el co­no­ci­mien­to que ali­men­ta nues­tras an­sias de sa­ber y, al tiem­po, pon­ga­mos los ha­llaz­gos en el con­tex­to de los va­lo­res hu­ma­nos y dis­cu­ta­mos el al­can­ce, uni­ver­sa­li­dad y via­bi­li­dad de las pro­pues­tas. ¡El de­ba­te es­tá ser­vi­do! ulio Fer­nán­dez Ga­yo­so se ha pa­sa­do es­tos úl­ti­mos 200 días de su vi­da (va ca­mino de los 86 años) me­ti­do en un mó­du­lo de la pri­sión de A La­ma. No cons­ta en la re­cien­te his­to­ria pe­ni­ten­cia­ria es­pa­ño­la el ca­so de otro ban­que­ro (con la ex­cep­ción de Mario Con­de) que ha­ya es­ta­do tan­to tiem­po en­tre re­jas. Allí si­guen aún quie­nes du­ran­te años fue­ron sus má­xi­mos co­la­bo­ra­do­res en Cai­xa­no­va: Jo­sé Luis Pe­go, Ós­car Ro­drí­guez Es­tra­da y Gre­go­ria Go­rria­rán (es­te, en So­to del Real).

Uno in­tu­ye que Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so no es­ta­ba de hu­mor en A La­ma pa­ra dar­le a los bo­le­ros que (di­cen) tan bien can­ta en pri­va­do. Me­nos aún pa­ra aquel «re­loj, no mar­ques las ho­ras...». Las que ha de­bi­do de con­tar muy bien des­de aquel 16 de enero en el que un juez de­cre­tó su en­tra­da den pri­sión. El tiem­po ha te­ni­do que pa­sar­le des­pa­cio a quien as­cen­dió rá­pi­do has­ta que ayer se vio (se­mi)li­bre.

Ga­yo­so se sa­be ya se­ña­la­do. Se les aca­ba­ron los días de vino y ro­sas, de ge­nu­fle­xio­nes a su pa­so. Pe­ro de­be­ría sa­ber tam­bién que no se­rá el úni­co en pa­sar por ese tran­ce. Hay un cen­te­nar de ban­que­ros, di­rec­ti­vos y con­se­je­ros in­ves­ti­ga­dos por su ges­tión en las an­ti­guas ca­jas. Esos sí que es­tán pi­dien­do que no pa­sen las ho­ras.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.